Lanzamiento

La discoteca de unos maragatos con viveza criolla

AFC resalta sus virtudes con Murgang

AFC 2018
"JUANA$", el segundo videoclip del disco Murgang

Los AFC insisten en que son los mejores de todos, y hay algo de veracidad y también algo de personaje en esa afirmación. Los raperos maragatos que lideran este proyecto lo saben, lo admiten y se divierten con eso, pero ante todo están convencidos de su potencial, del que ya habían dado cuenta en Grandes valores del hardcore y A.N.T.R.O, sus dos primeros discos.

Murgang, el editado este mes, es el tercero y es la reafirmación plena de lo mostrado hasta ahora, al mismo tiempo que es una bisagra, un quiebre hacia una nueva búsqueda y un nuevo sonido. Porque AFC, la banda más rockera del hip hop local, ahora se anima a jugar abiertamente en el terreno del pop y, cómo no, lo hace bien.

Porque los AFC insisten en que son los mejores, y más allá de la pose o el personaje, hay veracidad en esa afirmación, incluso cuando lo que quieren es hacer bailar a todos en la pista, con rimas bonitas y con su empuje más electrónico.

Hay muchas virtudes para resaltarles a los raperos maragatos. Tienen una técnica muy pulida y el rap que proponen Joaquín Martínez y Felipe Cracel, que se presentan como Rapkholismo y Dönfelipe respectivamente, es muy distinto y a la vez complementario. Son sagaces, filosos, inteligentes, y a eso lo visten con una banda que está a la altura de la búsqueda rockera, y con un buen trabajo de producción a cargo de Sebastián Peralta, que destaca en esos costados más pop e incluso con el trap que aparece en el disco, y que es un subgénero casi no trabajado en la producción uruguaya.

Pero lo más interesante es, se podría decir, la viveza criolla. Porque AFC ha generado un léxico propio, que toma una cantidad de frases del lenguaje popular y les da un giro de ingenio —“Get down the pony”, “Por la teca siempre baila el monkey” y así— y otra cantidad enorme de imágenes de la cultura pop, para construir todo un universo de palabras que es rico y entretenido. A eso se le suma el recurso de “disfrazar” en inglés los versos más subidos de tono, que están y son muchos, aunque tal vez no tantos como en los discos anteriores.

Todo en "Murgang" —el hilo conductor, los cambios sonoros y las letras— son parte de un relato que AFC cuenta de manera más que convincente.

Y su disco, que llega justo en la mitad del año, no sólo sirve para reafirmar el nivel de AFC como ente único, sino para demostrar cómo han mejorado el rap y el hip hop local. El disco de Arquero, el EP de Eli Almic y el simple nuevo de Santi Mostaffa se alinean en la misma sintonía y hacen de vidriera para lo que hay detrás: un circuito cada vez más poblado de talentos e inquietudes, que tienen mucho que mostrar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º