Balance

Eté & Los Problems y Casafúa tienen los mejores discos del año: la lista completa

Este es el top 10 de El País en cuanto a la música nacional editada en 2018

Eté & Los Problems
Eté & Los Problems. Foto: Ernesto Ryan

Como cualquier otra, esta selección de los 10 discos uruguayos de 2018 es subjetiva y a criterio de quien escribe, pero sobre todo, es honesta. Habrá buenos discos que quedarán afuera, porque 10 es un número bastante acotado, pero la lista, centrada en el rock y el pop, incluye varios primeros discos y ediciones independientes.

Esta es la lista de los 10 discos del año.

1. “Hambre”
Eté & Los Problems
Eté y los Problems. Foto: Marcelo Bonjour

Desde Malditos banquetes, Eté & Los Problems vienen superándose y mutando en cada paso que dan. Hambre no iba a ser la excepción, se sabía desde que se empezaron a escuchar los primeros esbozos de las canciones sucesoras de El éxodo, pero no se sabía o no se esperara que el cambio fuera tan profundo. Por un lado, el disco de Ernesto Tabárez y compañía da un salto cualitativo. La variedad tímbrica, la atención puesta en los arreglos de instrumentos y sobre todo de voces, la definición minuciosa de cada pieza, la poesía directa y al pecho, la abundancia de silencios, la concreción de un mejor sonido, todo eso hacen al disco uno muy bueno. Además, tiene una narrativa rica, que empieza y termina en un mismo espacio físico, mientras que recorre un camino de transformación, de refundación personal, a partir de la fundación de un, digamos, pueblo.

Pero la forma en la que todo está presentado, en la que todo ese banquete está servido, hace de Hambre un disco grande, un disco con peso histórico. Si el que escucha se entrega a la experiencia, no sólo verá cómo se le remueven un montón de emociones adentro, sino que saldrá transformado para siempre. A alguno le parecerá exagerada la información, pero no es más que un intento de poner en palabras lo que me pasó, y me sigue pasando, desde la primera vez que lo escuché. Y que un disco tenga todo eso para dar, es muchísimo

Hambre está en Spotify y YouTube.

Las favoritas: “Newton”, “Hombrelobo”, “Leine”, “Hambre”, “Bailemos” (por no poner todas)

2. “Caudillo”
Sebastián Casafúa
Sebastián Casafúa. Foto: Guzmán Montaño

Hasta que apareció el disco de Eté, el de Sebastián Casafúa era mi disco del año. Había escuchado buena parte de las canciones en 2017, cuando el proceso todavía estaba en marcha, y se me habían quedado prendidas. La autorreferencialidad viene al caso porque eso es lo que pasa cuando las canciones son lindas en su más pura esencia: se quedan para siempre en el que las escucha. En Caudillo, Casafúa deja de lado la austeridad de su debut solista, Las causas del siniestro, y se impone con un disco ambicioso, otra vez producido por Max Capote, lleno de detalles que enriquecen al cuerpo de la obra. Acá los invitados y los instrumentos adicionales (mandolina, teclados, samples, acordeón) están porque son necesarios, no por puro capricho o para llenar el ojo/oído. Están porque refuerzan por distintos frentes esa poética visual del cantautor, cronista moderno con ganas de hablar sobre algunas situaciones, personajes y emociones del vertiginoso mundo que nos rodea. Lírica y melódicamente, es un disco hermoso.

Caudillo está en Spotify.

Las favoritas: “Racimo de ojos”, “Barba de abejas”, “La de Dios”, “Hombre bengala”, “Little Miss Antropía” (por no poner todas)

3. “Cruzar la noche”
El Astillero
El Astillero

Después de una aparición repentina y efectiva, con un disco de versiones propias y ajenas, Diego Presa, Garo Arakelian y Gonzalo Deniz consolidaron a El Astillero con Cruzar la noche, un álbum de grandes canciones propias. Arranca justamente con “Cruzar la noche”, que es muchas cosas en una: una especie de mantra punk, una oración, una declaración de principios o una promesa, una convicción. Y sigue en esa línea de versos que son como máximas, y de un perfecto entramado de guitarras acústicas y de voces. Los arreglos tienden a lo folclórico/criollo o la música popular uruguaya, pero la intensidad es más bien rockera, por lo que el disco queda ubicado en un extraño limbo en el que sus canciones son capaces de ocupar todos los espacios, de tocar todas las fibras. Es esa parte de la música que, parafraseando a Buceo Invisible, dura para siempre.

Cruzar la noche está en Mus y en Spotify

Las favoritas: “Cruzar la noche”, “Un día cualquiera”, “Todos tus héroes”, “Camiones”, “La luz dorada”, “Los adioses”

4. “Bien por las heridas”
Piel
Piel. Foto: Difusión

El de Piel salió en julio de este año, y fue el primero que me hizo sentir que estaba ante EL disco del año. Independiente pero con un sonido pulido, con el eje puesto en el disco anterior pero con una búsqueda mucho más precisa y acertada en todos los aspectos, los hermanos Vivas demostraron que están para mucho. El disco, un trabajo a medias entre Gonzalo y Gastón (en vivo los acompañan varios músicos más), gira en torno a la contradicción de lo cotidiano, y las tensiones y giros musicales son parte de ese concepto. Hay mucho riff y mucha estructura que se repite, pero también hay cierta espontaneidad que tanto responde a un pop fresco, como a una perturbadora intención psicodélica. Bien por las heridas es un disco que corre riesgos, representativo de una nueva generación del rock uruguayo en la que entran varios de los que figuran en esta lista.

Bien por las heridas está en Bandcamp y Spotify.

Las favoritas: “Lo bien que hiciste en venir”, “Cuento de los buenos amigos”, “Mejor conocer”

5. "Virtudes"
Algodón
Algodón

Paul Higgs es una de las figuras más talentosas de la nueva generación de rockeros uruguayos, pero eso, sumado a su compulsión compositiva, venía decantando en obras desordenadas, a veces excesivas. Pero Virtudes, el último disco que editó con su banda Algodón, cambia la jugada y permite ver de forma definitiva la magia que hay detrás de este proyecto que tiene una solidez como para trascender fronteras: es su material definitivo. Virtudes es una sucesión de canciones hermosas, en la que lo naif, lo lúdico y lo sensual encuentran el equilibrio entre influencias del rock clásico y el blues, y un buen trabajo de arreglos. El sonido es limpio y claro, y a través de eso, todo lo que se ve es belleza. Hay un par de temas en los que uno podría quedarse a vivir para siempre, y eso es más que satisfactorio. La nota con Algodón por Virtudes saldrá en las próximas semanas.

Virtudes está disponible en Bandcamp y en Spotify.

Las favoritas: “Taj Mahal”, “Hoyo en uno”, “Tarántulas”, “Samurai de flores”

6. "El encanto"
Boomerang
Boomerang

Con El encanto, Boomerang alcanzó su mejor forma, y tras 15 años de recorrido en la escena uruguaya, logró su álbum más parejo y definido. El disco gira alrededor de temas definidos (el paso del tiempo y la urgencia de hacer antes que sea tarde, y la contradicción) y de una tímbrica que ya se puede reconocer como propio de la banda, pero experimenta algunos cambios que no hacen más que sumar. Hay un mayor trabajo de teclados, una entrega absoluta al pop y una variación en los tempos que enriquecen a El encanto, que redefine a Boomerang sin quitarle su esencia. Y además está “Vigilia”, gran canción.

El encanto está en Mus y en Spotify.

Las favoritas: “Equivocado”, “No me parece mal”, “Campari”, “Vigilia”.

7. "Obsesa" y "Gris"
Romina Peluffo y Lali Gaspari
Lali Gaspari. Foto: Difusión

Me permito la misma trampa que el año pasado, para darle un "puesto" compartido a dos mujeres que debutaron como solistas este año, y lo hicieron a lo grande. Romina Peluffo pasó de la órbita cinematográfica a la musical, y en Obsesa se descubre como una mujer rockera de voz hipnótica que habla y canta en partes iguales, sobre una instrumentación que es de un minimalismo lúgubre, y que está envuelta en un aire de mar, de arrabal, de ciudad. Es un disco que no podría haber sido concebido en otro lugar.

Y por otro lado, Lali Gaspari, de la banda Desayuno Continental, comparte esa presencia montevideana en su primer trabajo en solitario, que se impone sobre un puñado de composiciones entre las que hay canciones y piezas instrumentales, todas preciosas, todas cargadas de sentimientos muy profundos y de arreglos finos. Es un gran debut.

Obsesa y Gris están en Bandcamp y Spotify.

Las favoritas: de Obsesa, "Obsesa" + "Pobre el diablo"; de Gris, "Volver a casa", "Nuestro acorde favorito", "A salvo"

Romina Peluffo. Foto: Difusión
Romina Peluffo. Foto: Alejandro Mazza
8. "Faros ciegos"
La Mujer Pájaro
La Mujer pájaro

El segundo disco de La Mujer Pájaro suena a rock y pop, pero en el fondo tiene una cuestión punk que lo impulsa. Faros ciegos es como una banda sonora para todos los que están atravesando alguna crisis existencial, de esas en las que el paso del tiempo y su velocidad juegan un factor clave. De melodías agradables, estribillos pegadizos y cierta pasta de clásico, el álbum marca un salto de calidad respecto a La calma de las cosas quietas, sin perder la impronta frontal y despojada.

Faros ciegos está en Spotify.

Las favoritas: "Cadenas", "Violenta ansiedad" y "Faros ciegos" 

9. "El problema de la forma"
La vuelta de Hermanos Láser
Hermanos Laser, Los Prolijos, Hablan por la Espalda, Boomerang, entre otros integran bestiario.

Capas y capas de sonidos hacen a El problema de la forma, el esperado regreso de Hermanos Láser, que aunque plantea este trabajo desde un lugar más conceptual que su antecesor, vuelve a regalar unas cuantas canciones preciosas. Pero el cuadro general es rico en climas, en arreglos y en producción, y es el reflejo de la consolidación de una banda que en su primer trabajo tenía más urgencia y drama. Ahora, las melodías y las letras vienen desde un lugar más profundo, y se convierten en una unidad que funciona como espacio de reflexión y de alivio.

El problema de la forma está en Bandcamp y Spotify.

Las favoritas: "Tormentas", "Selva", "Panorámica"

10. "Defectos especiales"
Empecinado Flores
Empecinado Flores. Foto: Sol Infante

En un año de varios debuts promisorios y de discos independientes que destacaron (y es probable que de acá a fin de año aparezca alguno más), Empecinado Flores fue de una de las bandas nuevas que logró sorprenderme. Lo que plantean en Defectos especiales es una mezcla de rock and roll, psicodelia, noise y un sonido bien indie, prolijamente desprolijo. Las guitarras son furiosas y las canciones son directas, y dan tantas ganas de bailar como de subirse a un auto a toda velocidad, para hacer un viaje largo a ningún lugar. Y un disco que acompañe una aventura así, siempre es un gran disco.

Defectos especiales está en Bandcamp y en Spotify.

Las favoritas: el combo "El dilema de los erizos" + "Horizonte en movimiento"

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)