música 

Discos que andan en la vuelta

Reseñamos lo último de Santana, Zayn Malik y Brian Eno

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Eno, Santana y Zayn Malik

POR LOS VIEJOS SENDEROS

Título: IV
¿Está online? Sí. Se puede escuchar acá, por ejemplo.
¿Está bueno? Es el regreso a los orígenes de un artista que supo ser revolucionario.

Ya desde el título, Carlos Santana ubica de qué se trata su nuevo disco: Santana III es de 1971 y este IV, 45 años después, retoma el sendero donde lo había dejado. Para hacerlo reunió a buena parte de su banda cuando Woodstock, en 1969. El disco es una suerte de deja vu pero que coloca a Santana en un lugar que le va mucho mejor (artísticamente, al menos) que aquellos inventos (muy exitosos) como Supernatural con sus duetos pop. En este contexto su guitarra suena mejor que nunca y el sonido es respetuosamente actualizado. Fernán Cisnero.   

Título: The Ship
¿Está online? Por ahora, solo este adelanto (que dura como 20 minutos por otra parte)
¿Está bueno? Sí. Es una experiencia fuera de lo común entrar en el mundo sonoro de Eno. 

NO SOLO EN UNA DIRECCIÓN  

Título: Mind of Mine
¿Está online? Si, acá por ejemplo.
¿Está bueno? Las fans de One Direction deberían escucharlo

Antes era muy difícil lograr trascender la fama de una “boy band” para hacerse un nombre propio en la industria pop. Pero luego de que Robbie Williams, Justin Timberlake y Nick Jonas demostraran que hay vida más allá del poster en el dormitorio de la chica adolescente, Zayn Malik debe haber pensado que si ellos pudieron, ¿por qué no él? Tiene la voz, la juventud y la pinta para lograrlo. Solo le faltarían las canciones. Si bien en su primer disco intenta y logra distanciarse de la “onda One Direction”, los temas no llegan a identificarlo de manera inequívoca. Como primer paso en solitario está bien pero la falta un poco. Fabián Muro..

LA NAVE SONORA DE ENO

El maestro de la música “ambient” editó, sin hacer demasiada publicidad, este disco de cuatro composiciones. A tono con esa algo silenciosa campaña de marketing, la música en este disco es introspectiva, reflexiva y, como casi siempre en caso de Eno, difícil de definir. Él tiene más en común con compositores de música académica o electrónica contemporáneos (como, por ejemplo John Metcalfe, que El País entrevistó el año pasado) que con la plétora de estrellas del rock que ha producido durante años y años. A lo largo de algo más de 45 minutos, la voces y los sonidos van y vienen como sobre un lienzo en cual la pintura se mueve constantemente. Fabián Muro

 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados