VIDEO

Un disco que viene con recuerdos

Los Nocheros vienen a presentar su nuevo disco a Uruguay en Montevideo y Paysandú.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los Nocheros. Foto: Nora Lezano

Tienen disco nuevo y como es costumbre Nocheros, lo vienen a presentar en Uruguay. Habrá dos oportunidades para verlos: el 14 de octubre en el Anfiteatro del Río Uruguay en Paysandú y el 15 en el Teatro de Verano de Montevideo (a las 21.00, con entradas entre 1.000 y 1.500 pesos).

El disco, en cuestión es 30 años en el que la banda integrada por Kike, Alvaro y Mario Teruel y Rubén Ehizaguirre, repasa algunas canciones no muy conocidas de su repertorio, además de un par de inéditas, con nuevos arreglos y un sonido que como siempre parte del folklore y se acerca al pop, al melódico y al rock.

Tiene todo para seguir conquistando públicos y abriendo su espectro musical, un objetivo cumplido pero que igual nunca los deja satisfechos. Su irrupción en el negocio musical revolucionó la escena folklórica argentina, trayendo mayor profesionalismo, puesta en escena y amplitud musical: 30 años empieza más cerca de un disco de rock que de folklore en un primer surco que, en realidad es un medley de tres chacareras.

Sobre el disco, cómo cambiaron el panorama del folklore y de su relación con Uruguay, El País habló con Kike Teruel (en la foto, el primero a la derecha).

Si no puede ver el video haga click aquí.

—En una entrevista con Soledad Pastorutti, ella me hablaba de la revolución que representaron Los Nocheros para el folklore argentino. ¿Cómo era antes de ustedes?

—Era muy básico en matería técnica y estética, que no en cantores y compositores. Había una costumbre de subir a cantar con una guitarra, un bombo, pocas luces y poco sonido. A nuestro entender habia que darle un giro a eso porque el folklore se había sectorizado y perdía popularidad. Los tiempos estaban cambiando. Nosotros hicimos el pasaje de letras más paisajistas a otras donde había sensualidad y además, pasamos a exigir condiciones como los otros géneros y los festivales pasaron de ser rudimentarios a escenarios con pantallas y buenos sonidos y luces. Y eso hace que el folklore hoy pueda compartir escenario con el rock y otros géneros.

—Mucho de Los Nocheros me resulta similar a la línea que en la década de 1970 desarrolló Aldo Monges en el folklore. ¿Se sienten parte de esa tradición romántica?

—Tal cual. A nosotros, nos podés comparar con la parte poética y la inclinación romántica de Aldo Monges. Le hemos cantado a eso: a la mujer, el amor y le hemos puesto otros ritmos y otras bases más pop. Pero, sí, Daniel Toro, Aldo Monge, Carlos Torres Vila, eran grandes cantores románticos.

—Pasar de ser un grupo de amigos que cantan, a uno de los números más fuertes de la música argentina debe haber sido un paso fuerte, ¿cómo te manejaste con el ego?

—Creo que lo manejé bien pero hay que preguntarle a mi entorno, que es mi familia y me ha visto lograr un objetivo, que es la manera de ser famoso. Yo no sé lo que es la fama porque hay muchos que son más mediáticos que yo y otros que considero muy "grossos" que no son mediáticos. Pero sí he cumplido un objetivo: he llegado a un lugar que no pensaba ya que nunca pensamos trascender nuestra ciudad. Sigo con la misma familia y he visto a mis hijos crecer, que no es poco, y ellos me vieron luchar por lo que me gustaba sin bajar los brazos. Y seguimos todos juntos. Y sigo en mi pueblo, de donde nunca me fui. Estuve un tiempo en Buenos Aires y después volví.

—Cuando vivía en Buenos Aires hiciste de jurado en shows de talentos en televisión. ¿Cómo recuerda esa experiencia?

—Yo amo Buenos Aires, me gusta su urbanidad, tanta gente metida en lo suyo, tantos que vienen a buscar sus sueños, como lo hice yo alguna vez. Buenos Aires tiene lo catastrófico de toda gran ciudad, eso de que te levanta o te destruye. Con la tele conocí otra ambiente del espectáculo al que nunca pensé que iba a llegar. Y estuveen un jurado con una actriz como Cathy (Fulop) y con un bailarín de nivel internacional como Maximiliano Guerra en un canal líder. Aprendí muchísimo.

—Eso de irse a Buenos Aires a cumplir los sueños y conseguirlo, es una suerte de modelo para mucha gente. Y una responsabilidad extra...

—Así lo vi siempre. Los Nocheros hemos conseguido una mezcla justa de mediáticos y perfil bajo: podemos estar un día en un programa top de rating y al otro día estar en Salta comiendo en familia; cantar en el Colón o en un festival.

—¿Cómo es el vínculo de Los Nocheros con Uruguay?

—Muy grande. No ha quedado ningún disco nuestro sin presentar allí. Hicimos teatro, teatros de verano, vamos a un montón de festivales. Uno de nuestros shows más multitudinarios fue en una ciudad uruguaya que ahora no recuerdo el nombre. Cortamos la ruta, me acuerdo. Uruguay es nuestra segunda casa artística.

—El disco 30 años no es necesariamente una antología. ¿Cómo eligieron las canciones?

—Creimos que había canciones que habían quedado de secundarias porque en sus discos había otros éxitos y merecían otra oportunidad. Hay muchas que Alvaro (Teruel) las canta por primera vez y tenemos una canción inédita de Axel, "Gracias, lo siento, te amo" que le dio la personalidad y el motivo al disco que era agradecer estos 30 años de Nocheros. Y hay una canción de Jimena Teruel, la hija de Mario que creo que es la segunda canción de desamor de nuestra carrera. Siempre le cantamos al amor pero hemos creído que hoy es natural separarse de la persona que ama y la gente está sufriendo mucho.

—Los primeros acordes del disco parecen el de una banda de rock.

—Eso es idea de Mario que quería sonar así y está buenísimo porque tiene que ver con nosotros que siempre hemos andado planteando nuevos sonidos.

OTRAS ACT.

Signos - 1998.

Es uno de los megaéxitos de la banda que a esta altura ya tenía casi 12 años de carrera y varios sucesos anteriores. Pero Signos vendió más de 500.000 unidades lo que, de acuerdo al sitio oficial de la banda, le mereció dos discos de diamante. Es el gran disco de la formación del grupo en la que estaba Jorge Rojas e incluye canciones como "Entre la Tierra y el Cielo" y "La Yapa" (esa que dice que "aparte del corazón, te pido la yapa"), dos clásicos de su repertorio.

Vivo - 2005.

Es el último disco con Jorge Rojas (quien encaró una exitosa carrera en solitario) y fue anunciado como su despedida de la banda. Está grabado en un repleto estadio de Ferrocarril Oeste, ocasión en que se aprovechó para presentar al nuevo integrante, Alvaro Teruel. Los Nocheros despliegan toda su fuerza en vivo y los gritos de los fanáticos tienen un claro protagonismo. Es una banda, claramente, que había trascendido el folklore para convertirse en un aceitado número pop. Fue otro tremendo éxito.

Nocheros 30 años - 2016.

Para este disco producido la propia banda y por Alejandro Varela, quien ha estado vinculado a Nocheros desde hace mucho tiempo. Las canciones no son las más conocidas e incluye un inédito de Axel ("Gracias, lo siento, te amo") que cierra el disco. A pesar de que sigue siendo un cuarteto vocal, el disco está producido a lo grande, con arreglos instrumentales interesantes aunque, claro, bien comerciales. No hay manera que un fanático se decepcione con su amplitud de ritmos que parten del folklore pero salen para todos lados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)