“Villazul” es para niños con capacidades diferentes

Un disco para crecer

El sello Bizarro publicó Villazul, música para crecer, un álbum que reúne lo musical con lo terapéutico, dirigido por el músico uruguayo Fabián Marquisio, padre de un niño con TEA, y pensado especialmente para ayudar a niños con capacidades diferentes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Carátula del álbum "Villazul". Foto: Archivo El País

El álbum recorre a través de canciones las actividades de un niño, desde levantarse, comer o ir a la escuela hasta las necesidades fisiológicas o el control de rabietas.

Veintiséis canciones sencillas y de corta duración, fueron grabadas por intérpretes de Uruguay, Argentina, Venezuela y España.

Las letras fueron creadas para que resulten útiles a padres, familiares y educadores que ayudan a los pequeños en la realización de sus actividades cotidianas.

Sin embargo, Villazul no es solamente para niños especiales, sino que puede ser disfrutado por todos los niños, así como por maestros, musicoterapeutas y padres. Los temas fueron grabados y producidos por Estela Magnone y Fabián Marquisio, quienes se reunieron con terapeutas, psicólogos, psiquiatras y, especialmente, niños.

La lista de cantantes que participaron en el proyecto es extensa y en ella aparecen nombres como Sandra Mihanovich, Malena Muyala, Fernando Cabrera, Ruben Rada, Alejandro Balbis, Claudio Taddei, Emiliano Brancciari, Laura Canoura, Jorge Nasser, Pitufo Lombardo, Pinocho Routín, Martín Buscaglia, Mariana Ingold, Popo Romano, Tabaré Rivero, Fata Delgado, entre muchos otros.

Una vez, Antonio y Fabián fueron a la playa. Cuando llegaron, a Antonio le llamó la atención una señora y fue a verla. Se paró frente a ella y la observó. Ante la incomodidad de la señora, Fabián fue a buscar a Antonio y le pidió disculpas a la mujer. Antonio, inconforme, se acercó nuevamente a la señora y la miró. Fabián volvió a retirarlo. Antonio corrió una vez más a observarla. La señora, esta vez indignada, le dijo al padre: "Habría que educar mejor". Fabián la miró y le contestó: "Perdón por la molestia. Tiene mucha razón, hay que educar mejor. Antonio es autista".

Fue entonces que decidió emprender este proyecto que ahora concreta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados