Show

Diego Macadar y Pedro Dalton, con la música como punto de encuentro

Chillan las Bestias y Tráfico tocan este sábado en La Trastienda

Chillan las Bestias. Foto: Difusión
Chillan las Bestias. Foto: Difusión

Diego Macadar y Pedro Dalton se conocen hace tanto, que la versión detallada de su vínculo sería demasiado larga. La resumen en que juntos han hecho “de todo”, hasta que llegaron a la música, un espacio de encuentro constante.

Supieron tener un dúo que devino en trío, que tocaba en los veranos en La Paloma y que, curiosamente, tenía a la voz de Buenos Muchachos como percusionista además de como cantante. Y se cruzaron en distintos proyectos musicales, incluso en Tráfico, la banda que Macadar ha mantenido viva con ciertas intermitencias en la última década. En su único disco (Tráfico, de 2013), Dalton figura como voz invitada y como compositor de un par de letras, “Selima” y “Miro al viento”, y entonces, es natural que ahora vuelvan a encontrarse sobre un mismo escenario.

Lo harán este sábado, desde las 21.00 en La Trastienda: Macadar estará al frente de Tráfico, con formación renovada y que dará su primer show en tres años; y Dalton estará con Chillan las Bestias, la banda argentina que integra hace ya algunos años, y que atraviesa una etapa de renovación tras el fallecimiento del guitarrista Marcelo Chiachiare y el ingreso de Luis Filipelli. Las entradas están en Red UTS desde 500 pesos.

Tráfico. Foto: Marcelo Bonjour
Tráfico. Foto: Marcelo Bonjour

Además de por los cantantes y sus voces rasposas, que en la charla hasta se confunden, Tráfico y Chillan, o al revés, se unen a través de una sonoridad arrabalera (aunque una es más arraigada al tango que la otra) y de una impronta teatral en cuanto a la interpretación, que tiende a la catarsis.

“Pero me gustó hacer de este recomienzo algo mucho más austero, apartarnos un poquito de eso para centrarnos en la canción, y sacarle el adorno”, dice Macadar respecto a esa teatralidad de la que, de algún modo, espera que Tráfico se distancie en esta etapa.

“Todo este dolor se llevó para la música, porque la música es sanadora, y más cuando está hecha con el alma”, dice Dalton hablando del futuro, de Chiachiare y las nuevas canciones de Chillan, que aparecerán en este recital del sábado.

Más allá de este cruce que habrá en La Trastienda y de su historia en común, Macadar y Dalton son parte de un colectivo sin estructura ni nombre. En tiempos de trabajo grupal en la música uruguaya, ellos suelen mezclarse en propuestas artísticas en las que, entre otros, hay más de los Buenos Muchachos, Federico Deutsch o Pablo Sónico, entre varios otros.

“Es tal cual”, dicen los dos, y Dalton apunta: “venimos de una misma estética musical, con pequeñas variaciones; somos gente que escucha mucha música, que la mete en una licuadora y después la escupe. Y hay cosas que te das cuenta que querés hacer con aquel y no con el otro, porque con aquel rueda. Pero están muy buenas esas situaciones”.

El lunes, la mayoría de ese colectivo amorfo se encontró viendo a una referencia suya, Mark Lanegan, en ese mismo escenario donde ahora irán a hacer lo suyo Tráfico y Chillan las Bestias.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º