ENTREVISTA

Diego Drexler habla sobre su nuevo disco: "Nadie tiene la fórmula para hacer hits"

Esta noche, Diego Drexler presentará las canciones de "Pampero", su nuevo disco, en Magnolio Sala; antes del show, el músico habló con El País

Diego Drexler. Foto: Leonardo Mainé.
Diego Drexler. Foto: Leonardo Mainé.

"El viento como motor creativo, un fenómeno climático que inspiró nuevas canciones", escribe Diego Drexler en el libro que acompaña Pampero, su segundo disco solista, para definir el punto de partida de este nuevo proyecto. Sumado a la emoción de haber encontrado filmaciones de 1979 donde se lo puede ver bañándose por primera vez en las canaletas del faro de La Paloma en brazos de su madre, el nuevo trabajo discográfico de Drexler mezcla la inspiración en fenómenos meteorológicos con miradas introspectivas.  

A su vez, el músico colaboró con otros creadores para componer tres canciones. La que nombre al disco nació de una conversación con Juan Carlos López, uno de los máximos exponentes del arte de la payada en Uruguay. "Sueño" es un poema musicalizado del español Fernando Valverde y "Realidad absoluta" fue compuesta junto a Rodrigo Vicente.

Antes de la presentación de Pampero, que se celebrará esta noche en Magnolio Sala (entradas en Tickantel), Diego Drexler habló con El País sobre su nuevo disco.

En el libro que acompaña el disco, mencionás que la idea del viento como motor creativo. ¿De qué manera te inspiró para este disco?

—Los que hacemos surf estamos esperando a que venga el pampero porque es el que trae las olas. Lo primero que empezás a entender cuando te enganchás es tratar de comprender cuál es el fenómeno climático que va a traer las olas. Te levantás y lo primero que hacés es mirar las señales. Te das cuenta de que hay un viento característico de la región que, cuando se desata y viene bien, va a traer la ola, y ese es el pampero. Todos adoramos al dios Pampero porque si entra bien va a haber una buena ola. Me pareció que ahí había un hilo conductor para desarrollar un concepto de disco y le di para adelante. 

La canción "Relatividad absoluta" está inspirada en Homodeus, de Yuval Noah Harari. ¿Qué te interesó del libro?

—Harari me partió la cabeza y me quedé pensando en cosas que vengo leyendo de hace tiempo. Hay toda una discusión que tiene que ver con la condición humana y la creatividad; somos seres que son replicados por algoritmos y nuestras acciones por algoritmos. Entonces, me pasó de hablar con cierta gente que me relativizó el acto creativo. Es como que está todo bien, pero hacer canciones es un acto algorítimico y de elementos que ya están ahí. Para mí no. Hablo de respetar la creación como algo único, irrepetible y sagrado. 

¿En qué sentido?

—En un momento podés empezar a hacer música para que el curador de Spotify o el algoritmo lo incluya en su playlist. Antes lo hacías para que el programador de la radio lo pusiera y el que la discográfica te tomara en cuenta. Pero, al final de cuentas, nunca pasó. Yo empecé a hacer música en 1996 y en 1999 salió el primer disco de Cursi, Del 2 al 70. Ahí estaba "La pachanga falsa", que era un tema que nos decían que tenía que salir del disco. Incluso, un sello importante argentino nos ofreció un contrato bueno y con plan de desarrollo, pero teníamos que sacar ese tema del disco. Los mandamos a la mierda. Al final, ese tema que no tenia nada que ver con el disco fue el que le abrió las puertas a la banda. Lo mismo pasó con "Corazón de hotel". Andrés (Sanabria) decía que estaba bueno el tema, pero quería sacarlo y que arrancáramos con "Cada noche mía", que iba a ser el tema más importante del disco. Salimos con "Corazón de hotel" y arrasó. Si alguien tuviera la fórmula sería más fácil hacer hits, pero nadie tiene la fórmula; no sabés porqué una canción conecta con el inconsciente colectivo.

—Además de "Pampero", el disco sigue la línea narrativa del verano con "Solar" y "Garronero de verano". También incluís "Invierno sinestésico", un tema muy Spinetta...

—Sí, es un tema que tenía hace un tiempo pero no lo terminaba. Es muy perceptivo: la sensación del calor y del invierno más duro. El sol que está bien bajo tiene un color especial y te dan ganas de querer estar adentro. Para mí esos días tienen un color raro, como un amarillo verdoso. Son días muy cortos, pero tienen una belleza saber que es como la belleza de la agonía. Esos acordes son la belleza de la muerte.

—Le encontrás poesía a los fenómenos climáticos.

—Sí, tengo un EP para hacer que se va a llamar Las cuatro estaciones. Cada temporada tiene una forma de sentir distinta y un estado de vibración. Me parece importante hacerlo porque los ciclos me marcan. En ese EP, las canciones se van a llamar: "Invierno de las sombras largas", "Otoño de las hojas que vuelan", "Verano de los estudios nocturnos" y "Primavera de los vientos fuertes". Van a ser dos canciones con el piano y dos con guitarra. También va a haber coautorías con diferentes autores. Hay una con una autora mexicana que se llama Mónica Vélez. Lo que hace es muy interesante. Tiene varios Grammy Latinos y compone para bandas pop mexicanas. Me tiró re buena onda y va a haber dos canciones con ella.

—¿Cómo es la experiencia de compartir el proceso creativo con otra persona?

—Está buenísimo porque cuando trabajás con otra persona vas hacia lugares impensados. Hay veces que tenés canciones que están bárbaras y otras que no las podés concretar. Entonces quedan guarradas y otra persona te abre panoramas. Hay diferentes maneras de colaborar, con la música, o con la letra. En "Pampero" le conté lo que quería hablar a Vicente López y él interpretó lo que yo quería hacer en versos. Otra cosa es musicalizar un poema, que es el caso de "Sueño", de Fernando Valverde. En todos esos casos, el hecho creativo es totalmente diferente. Es un aprendizaje increíble poner música a cosas que ya están escritas. La primera canción, "Las palabras hablan", está inspirada en el poema "Amar hasta fracasar", de Rubén Darío, que está escrito todo con la letra A. ¿Por qué no inspirarse en eso? Te dejan la cuerda para que sigas tirando.

—El disco incluye "Solar", una canción que retoma el sonido de Cursi.

—Sí, tiene esa forma de tocar el bajo y unas bases que programaba yo. Básicamente fue abrir un universo que forma parte de mí. Los  sintetizadores le agregan un sonido más funk y pop; abrí la compuerta de los bajos funkeros con bases. Hasta ahora es el tema que más suena. Entró en la playlist de Novedades Indie de Spotify y fue seleccionada por Radio Cero para el ránking. 

Esta noche vas a presentar el disco en Magnolio Sala. ¿Cómo va a ser el show?

—Voy con la banda. El disco lo grabé con Nico Constantin, incorporo a Federico Buono en el bajo, Leandro Dufau en guitarra, Maxi Suárez y. Mariana Lucía como corista en varios temas. También va a estar Leonardo Rodríguez en percusión. Va a ser un sexteto.Voy a tocar una canción nueva, una de Ludique y una de los Travelin' Irivns. Van a ser todas las facetas de mi espectro creativo.

—¿Qué esperás del show?

—Que sea un sincero y que la gente nos vea en vivo tocando esto. Son músicos tocando y tratando de tocar de la mejor manera. Federico Ruíz va a estar revelando fotos en vivo y mostrando el proceso de revelados. Mi hermana Paula va a estar pasando música que tiene que ver con el entorno sonoro del disco. Es la partida de nacimiento del disco. Quiero disfrutar el toque.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)