Clásica

La despedida de un maestro con un solista de lujo y a puro Brahms

Crítica al concierto de despedida del maestro Martín García con un repertorio de Johannes Brahms

Martín García
Martín García. Foto: Ariel Colmegna

El director de la Ossodre, Martín García eligió un programa compuesto por dos importantes obras de Johannes Brahms como su concierto de despedida, ya que a partir del año próximo su cargo será ocupado por el maestro Diego Naser.

En primer lugar se interpretó el Concierto nº 1 para piano y orquesta op.15 siendo el solista el pianista compatriota Homero Francesch. Esta obra fue estrenada el 22 de enero de 1859 en la ciudad de Hanover con la orquesta dirigida por el violinista Joseph Joachim y teniendo como solista al propio autor. Este concierto de Brahms se caracteriza por su marcado clasicismo y por las grandes exigencias interpretativas que requiere del pianista.

La versión que ofreció Homero Francesch fue de indudable jerarquía, sumando a su musicalidad admirable, excelentes medios técnicos y una potente sonoridad. El pianista fraseó magistralmente los tres movimientos del concierto en una notable línea de canto y sensibilidad y supo profundizar las acentuaciones rítmicas realzando sus valores de sonoridad y colorido.

Así, su virtuosismo fue sorprendente y brillante. A pesar de algunas falencias que presentó el acompañamiento orquestal, Francesch triunfó con su nobleza expresiva, logrando efectos sonoros de riqueza emotiva extraordinaria.

Al igual que cuando interpretó las brillantes Variaciones Goldberg de Johann Sebastian Bach, Francesch volvió a deslumbrarnos con su excepcional talento. En la segunda parte se interpretó la Cuarta Sinfonía la cual fuera estrenada el 25 de octubre de 1885 en Meiningen (Austria) bajo la conducción del compositor.

Con esta obra Brahms cierra el ciclo de sus cuatro grandes sinfonías. En ella el autor se plantea de modo definitivo el problema de la dualidad del mundo preclásico y el ensueño melancólico del romanticismo. Brahms intenta en ella el restablecimiento de los clásicos, volviendo la vista por lo menos hacia dos siglos atrás.

La versión que ofreció Martín García fue en líneas generales satisfactoria, notándose que hubo compromiso de ambas partes en la preparación de esta imponente sinfonía.

El público despidió calurosamente con sus aplausos no sólo la interpretación de esta obra sino la labor desempeñada por Martín García al frente de la Ossodre.

FICHA

Orquesta Sinfónica del Sodre

Director: Martín García. Solista: Homero Francesch (piano). Programa: Concierto para piano y orquesta nº 1 op.15 y Sinfonía nº 4 op.98 de Johannes Brahms. Dónde: Auditorio Nacional del Sodre. Cuándo: 25 de noviembre..

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)