carnaval 2018

Descollante actuación de Los Muchachos en la penúltima noche

Luis Alberto Carballo tuvo una función magistral y se perfila como la figura del año; Doña Bastarda ratificó gran libreto.

Los Muchachos
El Gucci y Luis Alberto Carballo en Los Muchachos. Foto: Captura de YouTube

Los Muchachos brillaron en la penúltima noche del Concurso Oficial en la reñidísima categoría de parodistas, yendo a más y alcanzando la mejor función de las trece que han pasado hasta el momento, si se contabilizan todas las del género en primera, segunda y tercera rueda
El grupo de la familia Yern se esperaba con altas expectativas por el valor de su espectáculo.

Sin embargo, los pronósticos no auguraban una actuación tan desequilibrante, en especial en la obtención del humor, donde no hubo fisuras.

El espectáculo contó con la actuación sobresaliente de Luis Alberto Carballo, gran candidato a la mayor distinción individual, tras haber representado al personaje “Cacho de la Cruz” en la parodia del mismo nombre.

También con un elenco que pisó firme en escena, de la mano de actores como Danilo Mazzo y Gastón González, ambos en una función inspiradísima.

Los Muchachos tuvieron muchos agregados y mechas para esta instancia y todos ellos generaron una permanente devolución de la platea.

El espectáculo tiene como punto distintivo la coexistencia de sus dos parodias en un solo relato, haciendo interactuar escenas y personajes dentro de una misma historia, pero sin perder las autonomías y las tramas propias de ambas representaciones.

Mientras que “Luna de Avellaneda” obtiene sus mayores réditos en la construcción de personajes singulares y desopilantes, “Cacho de la Cruz” sube la temperatura gracias a la reproducción de los viejos schetches protagonizados por el mayor ícono de la televisión uruguaya, algunos de los cuales, como el inolvidable Julio Pedemonte, fueron especialmente deliciosos.

El show dispuso de una impecable producción visual y musical, redondeando una liguilla de lujo

Si el jurado decide premiarlos con el campeonato será una elección plenamente justificada, tomando en cuenta la potencia de su última presentación.

Murgas

A tercera hora actuó la murga Doña Bastarda, que obtuvo una muy buena nota global, a partir de uno de los textos más elogiables de la categoría.
La murga volvió a plantarse firme en escena manteniendo una comunicación continua gracias a la fusión de humor, crítica y reflexión.

Se trata de un libreto muy pensado, de alto nivel de elaboración y con ideas claramente expresadas, sobre cuando busca temas trascendentes, donde no se improvisa.

Hubo una solvente puesta en escena e interpretación colectiva, a la que solo puede observársele algún desajuste coral transitorio, dentro de un área -la musical- que tiene aen Camilo Abellá a un director de gran proyección.
El cuplé de “La Cárcel” es el más logrado del repertorio.

Otro sobre la niñez tuvo muy buenos momentos de risa, aunque sin perder de vista la transmisión de su mensaje.

A dichos pasajes debe sumársele un marco visual que apoya permanentemente el relato.

Es que el vestuario caracteriza a 17 monstruos que, como salidos de los cuentos infantiles, llegaron a trazar una mirada ácida y crítica sobre el acontecer social del día a día.

Si bien Doña Bastarda no es considerada dentro de las favoritas, su aspiración de meterse en el grupo de las cinco primeras no parece descabellada.

Independientemente de la ubicación que le asigne el jurado, hay acuerdo sobre un punto: es la propuesta revelación de la temporada, un juicio que pone la vara alta para su regreso del 2019.

A primera hora, en tanto, actuó La Clave, grupo que no logró mantener el nivel de la segunda rueda, ocasión en la que plantó su mejor pasaje.

Hubo desajustes corales que fueron importantes a la hora del comienzo. A la murga le costó acomodarse en escena y lograr fluidez, pese a la buena construcción de sus libretos, que tienen un piso más que satisfatorio.

Sin ser exhuberante en el humor, vale el reconocimiento a un texto que propone muchas situaciones reideras.

Cuenta con una de las mejores realizaciones estéticas, un punto que sostuvo el repertorio cuando el libreto no fue tan contundente.
No se la espera entre las definidoras.

Humor

A segunda hora actuaron los humoristas Sociedad Anónima, que continuaron mejorando su actuación, aunque la propuesta se situó a mitad de camino entre una primera rueda despareja y una segunda muy bien resuelta.

La humorada de “Los Gauchos Patones” fue el momento de mayor efectividad, mientras que la segunda humorada basada en los conventillos estuvo en una zona intermedia, con altibajos.

Independientemente del rendimiento del humor, los dirigidos por Carlos Barceló tienen muchos méritos en los rubros técnicos, así como en sus intérpretes, que son siempre de primer nivel.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º