Crítica

Deerhunter deja de mirarse el ombligo

La banda americana tiene un nuevo disco y es distinto a los ocho anteriores

Deerhunter
Deerhunter, sensación indie que también se renueva

Al igual que el nuevo disco de Sharon Van Etten, lo nuevo de Deerhunter, Why Hasn’t Everything Already Disappeared? corre el riesgo del madrugador: a fin de año muchos no recordarán en sus balances, lo bueno que está. Formados en 2001 en Atlanta y liderados por Bradford Cox, la banda se ha mantenido experimental, popular y constante, tres características cuya simultaneidad es cada vez más difícil de preservar. Las tres condiciones están en este nuevo disco. Producido por Ben Allen, es un album variado y que, a diferencia de otros de la banda, intentan mirar para el mundo que lo rodea en lugar del ombligo de Cox, un compositor inteligente y un personaje carismático. Los sonidos siempre arrancan para el lado de un pop con variaciones que van desde los 80 al pop de cámara británico en el que, una vez más su fuerte está en las canciones. Es interesante cómo Deerhunter encontró la vuelta para mantenerse válidos. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)