ENTREVISTA

David Lebón: "Si no hubiese sido por la música, no sé si seguía vivo"

Este viernes a las 21.30, David Lebón se presenta en Medio y Medio con  un repertorio lleno de clásicos. Antes del show, habló con El País

David Lebón. Foto: Francisco Flores.
David Lebón. Foto: Francisco Flores.

"Buenas noches, el Lobo comenzó a hablar, / Estoy aquí, sentado en Uruguay”, canta David Lebón en un breve video publicado en sus redes sociales. Se acompaña de los arpegios de guitarra Gibson y se ríe mientras le cambia la letra a “San Francisco y el Lobo”, el clásico que grabó junto a Serú Girán a finales de los setenta.

El guitarrista está de vuelta en Uruguay y se lo ve bastante feliz. Es una tarde de mediados de enero, hace calor y de fondo se ve la piscina del complejo turístico donde pasó una semana de cuarentena preventiva que lo habilita a presentarse en tierras locales. La cita será a las 21.30 en Medio y Medio (entradas en RedTickets), y Lebón ofrecerá un repaso por su repertorio solista y por todos esos éxitos que grabó junto a Charly García, Pedro Aznar y Oscar Moro.

Es más, tan contento está de volver a Uruguay que unas horas más tarde de publicar esa versión de “San Francisco y el Lobo”, volvió subió otro video en sus redes sociales. La canción es otra —se trata de “Cuánto tiempo más llevará"—, pero la energía es la misma: sonríe sin parar e interpreta esa canción de 1980 como si recién la estuviera estrenando.

“Estoy muy contento de volver a Uruguay”, le dirá luego a El País, vía telefónica. Sigue en el complejo turístico, pero ahora que terminó su aislamiento preventivo, está aprovechando para encontrarse con viejos amigos. “Acá estamos, comiendo y charlando de lo lindo con Huguito Fattoruso”, dice.

Para Lebón, las visitas a Punta del Este son un clásico. Es una relación que empezó en los ochenta, cuando todavía tocaba con Serú Girán, el último supergrupo del rock argentino. “Vinimos a un estadio que estaba cerca de la playa”, recuerda. Pero este vínculo excede la música. El guitarrista de 68 años tiene varios nietos en el país, así que todos los años se embarca en lo que suele definir como una “gira nietal”.

Se ríe mientras dice que acá siente que vuelve a ser joven. “Es un placer venir. Yo me crie en Miami y me pasé la vida en el agua. Cuando vengo me siento igual”. Es por eso que durante años vino de visita cada vez que podía descansar. “Los padres de María, una de las tres mujeres que me dio hijos, tenían una casita acá, así que cada vez que no tenía shows nos veníamos a la playa a pasarla bomba”.

¿Y qué le pasa con el público uruguayo?“Me quieren y es increíble”, asegura. “Todos me dicen que soy bueno y no porque toque bien, sino por ser una buena persona. Pero yo soy una persona normal que tuvo el don de tocar y que aprendió que para que la gente te quiera tenés que encontrar la sencillez”.

David Lebón en el Teatro Gran Rex. Foto: Luciana Verini.
David Lebón en el Teatro Gran Rex. Foto: Luciana Verini.

Y eso es lo que define la atemporalidad de su obra. Ya sea en clásicos de Serú Girán como “Seminare” y “Mundo agradable”, o en éxitos de su obra solista como “El tiempo es veloz” y “Parado en el medio de la vida”, el combustible siempre fue el uso de un lenguaje directo que se basa en el amor y en el optimismo.

El combo se completa con su manejo virtuoso de la guitarra y su voz privilegiada —junto a Litto Nebbia comparte uno de los mejores falsetes del rock argentino—. Es por eso que no sorprende que Lebón & Co. (2019), el álbum con el que reversionó su obra, haya tenido tanto éxito.

Acompañado de leyendas como Fito Páez, Andrés Calamaro, Julieta Venegas y Ricardo Mollo, tomó la esencia de sus canciones, les puso una nueva vestimenta y las llevó a una nueva generación. En apenas un año, ganó el Gardel de Oro, fue nominado a los Grammy, llenó el Gran Rex y el Teatro Colón y pasó a tener 375 mil oyentes mensuales en Spotify.

“La música es algo que adoro”, asegura Lebón, que ni siquiera se plantea la idea de retirarse. “Si no hubiese sido por la música, no hubiese llegado a ningún lado. No sé si vivo, mirá lo que te digo”. Para él, las canciones fueron una verdadera salvación. “Chupé mucho y me divertí de más. No hice todo... paré en el momento justo”, le dijo a El País en 2019.

Y ahora que los excesos quedaron atrás, el foco son las canciones, Lebón está más concentrado que nunca en su música. Ahora se presenta en Medio y Medio, ya tiene un show anunciado para el 13 de febrero en el Estadio Obras de Buenos Aires y está planeando el segundo volumen de Lebón & Co.

“Estoy muy contento con todo lo que está sucediendo”, asegura. Y esos breves videos donde sonríe sin parar mientras reinventa sus clásicos lo demuestran.

"rompan todo"

Una respuesta a las críticas contra Gustavo Santaolalla

David Lebón es como Rodolfo Orozco, uno de los personajes de “Ojo con los Orozco”, de León Gieco: “tocó con todos”. Pasó por Pappo’s Blues, Pescado Rabioso, Serú Girán y Polifemo. Por eso tuvo presencia obligada en Rompan todo, la serie documental de Netflix sobre el rock latinoamericano. Sobre las críticas sobre el protagonismo de Gustavo Santaolalla, dice: “Pasó lo mismo que con los programas de Rial. Empezaron a gastarlo y se sintió triste, pero él es una estrella. Es un excelente músico y una gran persona. No sé por qué carajo lo tratan tan mal”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados