ENTREVISTA

David Lebón: "Chupé mucho y me divertí de más"

El guitarrista argentino publicó "David Lebón & Co.", un disco con nuevas versiones de sus clásicos, y charló con El País 

David Lebón. Foto: Francisco Flores.
David Lebón. Foto: Francisco Flores.

Al escuchar el nombre de David Lebón, es inevitable asociar al guitarrista y cantante argentino con algunas de las bandas fundamentales del rock de su país de las que formó parte: Pappo’s Blues, La Pesada del Rock and Roll, Color Humano, Pescado Rabioso y Serú Girán. Con más de medio siglo dedicado a la música, se ganó un lugar respetable en la música del país vecino.

En 1973 empezó a construir un repertorio solista que incluye éxitos como “El tiempo es veloz”, “Dos edificios dorados”, “Parado en el medio de la vida” y “Hombre de mala sangre”, que fueron adoptados por toda una generación de músicos.

Ahora, con su nuevo disco, David Lebón & Co., el guitarrista invitó a 12 artistas a reversionar esas canciones para darles una nueva vida. Durante una visita a Montevideo, Lebón charló con El País.

David Lebón está feliz y lo demuestra. A los 66 años, el músico argentino alcanzó un nivel de sabiduría y de entusiasmo por la vida que se ve reflejado en su sonrisa, en su tono calmo al momento de hablar y, especialmente, en sus ojos. Aunque haya estado todo el día recibiendo periodistas en el bar del Hotel Radisson Victoria Plaza, Lebón se toma un tiempo para recibir a cada uno con un cálido saludo y repite las mismas anécdotas con el mismo nivel de entusiasmo.

Durante su charla con El País, hablará de su relación con su música, con su familia y con Dios casi sin la necesidad de hacerle preguntas. Es más, en ocasiones responderá lo contrario a lo que se le pregunta, pero se lo ve tan entusiasmado y alegre, que uno se deja llevar por sus palabras y lo escucha atento, como si estuvira en una sesión de terapia de 30 minutos.

Según explica, la causa de esta plenitud es su disco Lebón & Co., donde revisita 12 clásicos de más de 45 años de música junto a artistas invitados como Andrés Calamaro, Fito Páez, Julieta Venegas, Pedro Aznar, Coti y Ricardo Mollo. “El disco tiene a la gente que tenía que estar y el amor que tenía que tener: hubo chistes, risas, mucha emoción y lágrimas”, es lo primero que dice Lebón tras presentarse.

En seguida habla de su sobriedad para dejar en claro que las épocas de reviente quedaron en el pasado. “Ya voy a cumplir 67 años. Ya pasó la noche y el boliche”, asegura. “Chupé mucho y me divertí de más. No hice todo... paré en el momento justo”, agrega entre risas. En la mesa del bar, a centímetros de la copia en vinilo de Lebón & Co. hay un taza con té que irá tomando a lo largo de la charla. Minutos después, se pedirá una bebida dietética.

Según explica, la actitud de sexo, drogas y rock and roll “ya pasó”. Lebón lo comprobó al tocar con sus “nuevos amigos”: Lisandro Aristimuño y el power-trío Eruca Sativa, quienes aportan su sonido en su nuevo disco. “Son toda gente joven, limpia y con un buen mensaje”, dice.

Tras hacer referencia a su sobriedad al comienzo de la charla, ahora el argentino lleva el hilo hacia el terreno espiritual, una temática que atraviesa varias canciones de sus últimos dos discos de estudio antes de Lebón& Co.Déjà vu (2009) y Encuentro supremo (2016)—.

El músico asegura que no es “muy religioso” pero que ama “mucho a Dios”. A partir de esa frase, su voz adopta un tono reflexivo y empieza a mirar a los ojos del cronista, como si estuviera buscando complicidad y comprensión.

“En un momento me di cuenta de que el mundo estaba buscando algo que nunca perdió: el amor”, asegura. “Empezamos a buscarlo en autos, en parejas, en hijos y en edificios, pero todo es un problema” agrega. Luego dice —terminando de generar una complicidad con este cronista—: “hay gente como vos y como yo... (hace una pausa) Bueno, no te conozco, pero por tus ojos me doy cuenta de que pensamos parecido; nosotros queremos estar en paz y no complicarla”.

Para Lebón “estar en paz y no complicarla” implica relacionarse con Dios, compartir con su familia -dice que en Uruguay tiene siete nietos y que vino al país para una “gira nietal”- y no dejar de tocar música. “Un gran amigo me dijo una frase que no voy a olvidar nunca: ‘la música es el perfume de Dios’”, dice el guitarrista, que formó parte de algunos de los grupos más importantes del rock argentino.

david lebón & co.

Nuevo disco

En David Lebón & Co., se juntó con 12 músicos para darle una nueva vida a sus canciones. Según explica, la idea de este disco de duetos surgió de su esposa y del presidente de Sony Music, su discográfica. “Quería hacer algo al estilo de Santana, que grababa con otros artistas”, dice el guitarrista, que es considerado uno de los mejores del rock argentino.

Mientras mira el banner que está colocado en frente a los sillones del bar del hotel —que muestra la tapa del disco y los nombres de los participantes—, Lebón le dedica unas palabras a cada uno de los invitados. Mientras relata cómo fue la grabación de “Parado en el medio de la vida” junto a Andrés Calamaro, no deja de sonreír. “Andrés no se quería ir del estudio y me contó que estuvo toda su vida preparando esa canción. Fue mágico”, dice. También habla de su relación con Fito Páez, con quien grabó “El tiempo es veloz”, que cierra el disco con un “te quiero” de David y un “yo más” de Fito.

David Lebón & Co. también incluye una nueva versión de "Suéltate rock and roll", que marcó la reunión de Polifemo, la banda que Lebón formó junto a Rinaldo Rafanelli y Juan Rodríguez a mitad de los setenta. "La grabamos juntos en vivo y la tocamos igual que hacía 40 años. Nos cagábamos de la risa.", dice. "Cuando uno es grande es como si fuese un tocadiscos: ¿qué tema querés escuchar? (se ríe) Ya lo dejás salir, sobre todo con los amigos".

Otra de las nuevas versiones es "Puedo sentirlo" (grabada originalmente en 1986), que tiene a Julieta Venegas como invitada. "No la conocía y fue hermosa. Se estudió muy bien su parte e hizo su performance en dos tomas", explica el músico. "Me hubiera gustado grabarla así", asegurando que le gusta más esta relectura con un tempo más lento y arreglos más suaves. 

A un mes de haber editado su nuevo álbum, Lebón dice que ya está pensando en el próximo. "Yo con uno más estoy. Después a lo mío con la banda", dice. Le gustaría que participaran Ruben Rada, Hugo Fattoruso (“Con él tocaría una de The Beatles o de Los Shakers”, dice), Daniel “Alambre” González y Augusto “Gringui” Herrera.

Cuando se le consulta si planea grabar con Charly García, su antiguo compañero en Serú Girán, responde: “Vamos a hacer un simple, como en los viejos tiempos, para ver qué pasa. Si le gusta a la gente, tal vez hagamos un show”. Con 66 años, David Lebón no quiere parar.

trayectoria

Tres discos, tres bandas

ficha
Pappo's Blues Vol.1.
Pappo's Blues
Disco:Pappo's Blues Vol. 1
Año:1971
¿Está online?Sí.

Gracias al debut de Pappo’s Blues (el power trío formado por Pappo Napolitano, Black Amaya y David Lebón, que tocó el bajo) el blues argentino de principios de los setenta tuvo un nuevo héroe. El sonido crudo de “El viejo” y “Adónde está la libertad” se transformaron en himnos para toda una generación.

ficha
Pescado Rabioso 2
Pescado Rabioso
Disco:Pescado 2
Año:1973
¿Está online?Sí.

En este disco doble, la banda de Luis Alberto Spinetta grabó el White Album argentino. Entre el sonido centrado en la constante experimentación, en Pescado 2 resalta “Hola, pequeño ser!”, una zapada de nueve minutos con aires lisérgicos. Con “Hola dulce viento”, Lebón grabó su primer clásico.

ficha
La Grasa de las capitales.
Serú Girán
Disco: La grasa de las capitales
Año:1979
¿Está online?

En su segundo disco, el grupo de Charly García, Pedro Aznar, Oscar Moro y David Lebón terminaron de consolidar su estatus de “Los Beatles argentinos”. En una obra conceptual dedicada a las presiones de la vida en la ciudad, Lebón resalta con “Frecuencia modulada” y “Noche de perros”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)