NOVEDAD

Dany López abre su reino personal en un disco escrito en Europa y editado en Brasil

El uruguayo lanzó "Kingdom of Me", su nuevo disco solista

Dany López. Foto: Difusión
Dany López. Foto: Difusión

"Escribir y cantar en otro idioma son experiencias de mucha libertad”, dijo Dany López a El País meses atrás, en el estudio, cuando todavía estaba trabajando sobre las canciones que formarían parte de su disco, el flamante Kingdom of Me que ya está en plataformas digitales.

El sucesor de Polk, que a su vez fue el sucesor de Acuario, se demoró un rato pero llegó para mostrar otra cara de un artista que atiende en una cantidad de rubros. López es un cantante, instrumentista, compositor, arreglador y productor montevideano. Ha hecho su aporte al trabajo de varios artistas locales (de Daniel Drexler a Carmen Pi), lo cual un poco ha enlentecido el desarrollo de su propio proyecto, que igual siempre está creciendo.

Kingdom of Me es muestra de ese crecimiento. Es el compendio de 10 nuevas canciones de un uruguayo, que son íntegramente en inglés y están llenas de referencias musicales anglosajonas, y que han sido editadas en Brasil. Esa triangulación trilingüe da cuenta de la variedad que hay en la personalidad, las intenciones y la obra de López, que en cualquier forma, se mantiene linda. Como avisa en la biografía de su fanpage, lo suyo son las “canciones de cualquier origen y prácticamente todo lo que tenga que ver con música, sin restricción de género”.

En líneas generales, el álbum nuevo está más tirado al pop rock que los dos anteriores, y la voz del cantautor es presentada en un registro más grave. Es su disco menos latinoamericano, lo que no quiere decir que no hayan ritmos regionales marcando presencia. “Clock Balloons”, por ejemplo, que dice haber compuesto tras un sueño, es básicamente una milonga, pero la guitarra eléctrica la deforma generando un clima que la acerca a “My Sweet Lord” y ese sonido tan George Harrison. También hay algo muy criollo en los arpegios de “Sheep World”, y “The Realm of the Soul”, que tiene quizás la interpretación vocal más contundente del disco (y un final bellísimo, en coro a capella), es bien folk estadounidense, pero el autor asegura que hay algo de carnavalito metido en ese trabajo guitarrístico.

Pero más que música de raíz de esta parte del mundo, las vibras que cruzan Kingdom of Me son de Leonard Cohen, de David Bowie -en varios momentos, pero en la inicial “The Astronaut” sobre todo, tanto en la poética como en la producción-, de Mark Knopfler. Son, quizás, vibras de U2 cuando hay tensiones in crescendo, como en el caso de “Empirical Fool” o en la forma de cantar “Say Something”, y son también de Queen en “The Writer”, donde el piano es estrella. Y así.

Ese es, de alguna forma, parte del universo musical que rodea a Dany López, pero además está el detalle de que mucho de este disco fue compuesto por calles y rutas europeas, tras haber hecho París - Londres (o al revés) en ferry. O sea que el paisaje sonoro del disco estuvo directamente presente en su proceso de gestación. “Son todas canciones de viaje”, dice López, y de ahí el barniz nostálgico que tiene la nueva obra.

De “Say Something” hay que decir, además, que es un gran cierre de disco. Acá se lucen el trabajo de baterías y unos coros femeninos bien potentes, que le aportan luz y color a un disco melancólico. La canción se va volviendo una cosa medio fitopaística, como para no olvidar que el cantautor es del sur del mundo, aunque el reino personal que abre en Kingdom of Me suene a otro hemisferio. Pero el espacio, al final, no importa tanto: importa que López otra vez dio con un disco clásico y moderno, de acá y de allá, personal y colectivo. En definitiva, un buen disco.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)