LO NUEVO EN DISCOS

Con "Daddy's Home", St. Vincent muestra la enriquecedora nueva faceta de su carrera

Inspirada en la salida de su padre de la cárcel y de los discos de los setenta con los que se formó, St. Vincent grabó un repertorio que cautiva de inmediato  

St. Vincent. Foto: Difusión.
St. Vincent. Foto: Difusión.

La estadounidense Annie Clark necesitó apenas un par de meses después de la salida de Masseduction —uno de los discos más celebrados del 2017— para confirmar que su alter ego, St. Vincent, necesitaba un cambio. “Ese álbum estaba muy estructurado, era muy rígido. Y todo lo que me ponía era muy encorsetado, controlado y anguloso”, le reveló a Apple Music.

Es por es que decidió tomarse una pequeña pausa antes de tomar el impulso necesario para darle un nuevo rumbo en su carrera. La primera muestra llegó en octubre de 2018, cuando lanzó MassEducation, un álbum con versiones reimaginadas de Masseduction. Se despojó de las guitarras distorsionadas, los beats y los sintetizadores para ofrecer versiones íntimas, lentas y desnudas de esas canciones tan personales.

Y ahora, en 2021, llegó el cambio definitivo. Se trata de Daddy’s Home, su sexto álbum, que muestra la nueva faceta de una de las artistas más celebradas del rock alternativo. A diferencia de Masseduction, sus nuevas canciones tienen un único objetivo: la libertad.

Inspirada en aquellos discos de los setenta que nutrieron su educación musical —como Talking Book, de Stevie Wonder, y Ajá, de Steely Dan— Clark grabó un álbum con aires retrofuturistas. “Quería crear nuevas historias con viejos sonidos”, aseguró en la ya citada entrevista para Apple Music. Y una gran parte de los capítulos del disco están inspirados en un hecho que marcó su vida: la salida de su padre de la cárcel, luego de haber pasado 10 años entre rejas a causa de una manipulación en la bolsa de valores.

Y si Strange Mercy, aquel disco de 2011 que impulsó su carrera, abordaba el dolor y la rabia que le causó el arresto de su padre, Daddy’s Home —“Papá está en casa”, en español— es todo lo contrario. Hay un clima cálido, íntimo y hasta hogareño. Pero no se dejen engañar, las letras de St. Vincent presentan una mirada crítica y cruda de la vida en los tiempos que corren.

Por ese lado va la blusera y relajada canción que le da título al álbum. “Todos nacemos inocentes, / Pero algunos buenos santos se joden, / Pero, diablos, ¿a dónde vas a correr?/ Cuando el forajido está dentro de ti”, canta sobre un riff repetitivo de un órgano Wurlitzer. Detrás de las descripciones sobre sus visitas a la cárcel, se esconde un mensaje sobre el momento en que los roles entre padre e hija se intercambian.

La influencia de los discos que escuchó en su infancia aparece en varias de las canciones de Daddy’s Home. Una de ellas es la psicodélica “The Melting Of The Sun”, que se enriquece gracias al aporte de un coro femenino. Allí reflexiona sobre todas esas que han sido maltratadas en la industria del entretenimiento: desde Marilyn Monroe hasta Joni Mitchell.

Y si “The Melting Of The Sun” se nutre de la psicodelia de mediados de los setenta, el ejemplo más claro es el de “Live In The Dream”, de seis minutos y medio, que toma todos esos elementos que hicieron a The Dark Side Of The Moon uno de los mejores discos de la historia: se oye una voz susurrada y un arpegio de guitarra tan sombrío y seductor como el de “Us and Them”, coros femeninos similares a los de “Eclipse”, y una batería a paso lento y firme que recrea el clima de “Breathe”. Con esos ingredientes, canta sobre los peligros de marearse con la fama.

Lo mejor llega con “Down”, una irresistible canción sobre la venganza. El aporte del productor Jack Antonoff —que ha trabajado con Lorde, Taylor Swift y Lana del Rey— es esencial: sobre un riff de órgano que recuerda a “What I’d Say” —de Ray Charles— y el ritmo bailable que marca la batería, Clark deja las cosas bien claras: que nadie se atreva a meterse con ella.

Daddy’s Home es uno de esos discos que cautivan de inmediato. Es un viaje musical de 45 minutos del que es difícil salir tras haber ingresado. Anímese a sumergirse en su propuesta y lo comprenderá enseguida.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error