Guía de música

Cumbia argentina que hace bailar al ritmo del sur

La orquesta Delio Valdéz trae su fiesta a la Sala del Museo

La Delio Valdez
Manuel Cibrian y Pedro Rodríguez  de La Delio Valdez. Foto: Darwin Borrelli

Divertirse, hacer bailar y usar la música como una herramienta social son los tres puntos que mueven, desde hace casi 10 años, a La Delio Valdéz, una orquesta de cumbia argentina que viene por cuarta vez a Montevideo y presenta su fiesta El cumbión, hoy en la Sala del Museo a las 23.30.

Hoy, además, es un día especial para el grupo, porque mientras festejan con los uruguayos, en La Plata (Buenos Aires) sale su primer disco con composiciones propias. Sonido Subtropical es un trabajo que surge después de años de afianzarse, de hacer versiones de cumbia colombiana y encontrar, por fin, un sonido que los haga sentir cómodos y que hable con un lenguaje más de “este pedazo de sur”, destacan el percusionista Pedro Rodríguez y el guitarrista Manuel Cibrian a El País.

Igualmente, en el show van a hacer pocas canciones del disco, porque “es todo una búsqueda nueva y estamos esperando a que la gente lo mastique un poco para sacarlo entero”, explica Cibrian. También sucede que a la hora de tocar les gusta responder al público, así que entre otras cosas, harán versiones de canciones de Gilda, un repertorio que sacaron hace dos años y los uruguayos les vienen pidiendo desde hace tiempo en redes sociales. “Hace un año no las tocamos, pero si lo piden, lo hacemos, porque queremos volver”, afirma el guitarrista.

En 2015, cuando se separó la cantante que tenían para seguir otros ritmos, decidieron profundizar más en la parte instrumental y darle las voces a artistas invitados que, desde hace un tiempo, vienen siendo Black Rodriguez, padre del percusionista, e Ivonne Guzmán, la ex Bandana que hoy estará en la misma sala que sus excompañeras visitaron a mediados de mayo.

Ser parte de una orquesta con 15 músicos -de entre 25 y 50 años- no es cosa fácil, por eso desde los comienzos decidieron que sería una cooperativa donde cada uno cumple tareas desde lo musical y en lo organizativo. Rodríguez dice que en una banda de tres, “empieza a pesar más cada opinión, pero al ser tantos encontramos un punto medio”. Hasta al componer, “cada compás lleva a una votación, lo que hace el camino un poco lento, pero con más filtros para un mejor resultado”, agrega Cibrian.

Desde su pensamiento de colectivo social es que también tratan de devolver un poco de lo que hacen. Así, acompañan con música manifestaciones de causas en las que creen -las marchas por la despenalización del aborto en Argentina, un tema tan boga por estos días, o por la educación, son ejemplos recientes -, y así “acercar un poquito de calor a la gente que está en la calle reclamando”. Además creen “que la cultura y la educación pueden llegar a curar cualquier tipo de enfermedad de la sociedad. Hemos ido a tocar a reformatorios, a una cárcel y vimos que aunque sea por esa media hora que estuvimos, la cabeza de los tipos se libera y dejan de pensar que están encerrados. Es una herramienta muy grande para concientizar”, narra el percusionista.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º