ACÁ Y ALLÁ

La cuestión de ser o no ser latinos

Sobre los uruguayos y ese extraño vínculo con la música y la identidad latina.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Carlos Vives canta La Bicicleta. Foto: AFP

Todos los años es lo mismo: incluso quienes trabajamos en áreas culturales o de espectáculos y por ende tenemos que estar actualizados a la fuerza, conocemos a más cantidad de artistas en los Grammy internacionales (los de verdad, dirá alguno) que en los latinos, que son los que por exclusivas circunstancias geográficas "nos corresponden".

Parece que lo que sucede en los Grammy Latino, más allá del beso entre Jennifer Lopez y Marc Anthony, nos interesa tan poco que incluso la ceremonia se transmite en televisión abierta dos días después de ocurrida. Será la noche más importante de la música latina, como la presentan, pero acá no hace demasiado ruido.

Eso, aunque algún uruguayo siempre logra colarse al menos en las nominaciones y aunque ya pasaron cuatro años desde que El Cuarteto de Nos, aquella banda que proclamó casi como estamento que "no somos latinos", se viniera de Las Vegas con dos gramófonos en la mano. Qué ironía.

Es un vínculo raro el que tenemos con "lo latino", por así decirlo. Viene Ricky Martin y agota dos veces el Velódromo, viene Maluma y hace lo mismo, viene Marc Anthony frecuentemente y siempre van más de 10.000 personas a cantar con él a donde sea, preferentemente la Tribuna Olímpica. ¿Pero cuántos, y no vale googlear, sabían quién era Juan Gabriel cuando murió este año? ¿Cuántos conocen a Manuel Medrano o Carla Morrison, dos ganadores de esta última edición? ¿Y cuántos identifican por el nombre a J Balvin, hoy el reggaetonero más original?

Sin embargo, "La bicicleta" de Carlos Vives y Shakira suena en todos lados: en el supermercado, en el ómnibus, en los festivales de fin de año de las escuelas... Es como si el gusto de los uruguayos por "lo latino" se remitiera a lo que circula en las radios y en los rankings, y se quedara sólo ahí: como algo que se baila y se mira pero con lo que casi ninguno se siente identificado.

Y esa cosa de bichos raros hace que nos perdamos de mucho, desde la magnitud de Juan Gabriel hasta el encantador paso de la cantante iLe por Montevideo, y que sigamos escuchando lo que más cerca está apenas de costado, como si en el fondo no fuéramos latinos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados