MÚSICA

Un cubano virtuoso y con un estilo cosmopolita

Pedrito Martínez se presenta el martes en Montevideo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Pedrito Martínez. Foto: Difusión

Pedrito Martínez atiende el teléfono y al principio se confunde. Dice que es la primera vez que va a venir a tocar a Uruguay, pero enseguida se corrige: "No, no, perdón, ¡ya he ido con Paquito!", agrega en referencia al saxofonista D’Rivera, cubano como él. Es que este percusionista, compositor y cantante ha estado con tantos solistas y bandas, y en tantos países, que se le perdona una confusión así.

Lo cierto es que Martínez estará el martes con su banda —en la que actualmente está el uruguayo Sebastián Natal en el bajo— en La Trastienda para hacer un concierto que tendrá, como dice él, mucha "bulla". O sea, fiesta. "Bailar, claro. Pero también escuchar. Las dos cosas. ¡Mucha energía! Ya van a ver", agrega sobre su propuesta musical.

Nacido en La Habana hace algo más de 40 años, Martínez arrancó de niño en la música. Con 11 años, ya cantaba, bailaba y cantaba en público, en el Teatro García Lorca.

Y a los 25 años llegó a Nueva York, lugar en el cual sigue residiendo. "Llegué luego de hacer una gira con Jane Bunnett, y esa ciudad ha sido una escuela para mí. Gran parte de mis conocimientos musicales los adquirí ahí, tocando con grupos de jazz, de música latina, y eso también me abrió las puertas para tocar con artistas como Paul Simon, Elton John, Bruce Springsteen... Ha sido muy beneficioso porque incorporé muchas cosas a mi estilo. Uno conoce y toca con gente de todo el mundo, y últimamente he conocido más de la música uruguaya, por Sebastián, que está en mi banda. Mi estilo sigue siendo de raíz afrocubana, pero es una música cosmopolita".

Si bien tocó con muchos artistas de gran renombre, hay uno en particular que fue significativo para Martínez: Wynton Marsalis. Junto a él —y una gran orquesta— hizo un espectáculo llamado Ochas en el Teatro Lincoln Center de Nueva York, que puede verse en su totalidad en YouTube. "Pues imagínate que un músico de su categoría, tan célebre, me haya tenido en cuenta para arreglar con él los cantos afrocubanos. Fue, la verdad, un sueño hecho realidad", dice Martínez.

Pero más allá de lo que Nueva York significa para él como artista y profesional, lo más reciente de Martínez tiene que ver con su país de origen. No es coincidencia que su último disco, publicado el año pasado, se llame Habana Dreams, con una palabra en español y otra en inglés. "Definitivamente es una vuelta a mis raíces. Fue una gran oportunidad volver a Cuba y grabar en los Estudios Egrem, tan importantes para la música de mi país, donde grabaron grandes orquestas como Los Van Van e Irakere. Ahí pude reecontrarme con mis raíces musicales, con mis amistades de la infancia. Fue una dicha".

Y como ahora es más fácil que en mucho tiempo ir y venir de Cuba a Estados Unidos, para Martínez es una situación "win- win". "Es algo muy bueno, el pueblo cubano estaba esperando una cosa así. Y no todos los que salen de Cuba lo hacen por motivos políticos, ¿me entiendes?", dice.

También su camino en la música tiene buena dirección, porque como dice, está siempre ocupado, y toca con mucha gente. "Llevo como seis años con Elton John y Sting en un proyecto, hace poco estuve tocando con una artista africana, Angelique Kidjo, voy a salir de gira con Snarky Puppy. Me mantengo ocupado", dice entre risas y luego se despide.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados