Entrevista

Cuatro Pesos de Propina hace su nueva revolución

La banda adelanta su próximo disco, el sábado en Montevideo Music Box

Cuatro Pesos de Propina
Videoentrevista a Cuatro Pesos de Propina, en el estudio donde trabajan

Les queda un mes aproximado de trabajo y, al momento de esta nota, todavía no se habían grabado las voces y algunos instrumentos, aunque ya había mucho trabajo adelantado. Sin embargo, los Cuatro Pesos de Propina están un poco recelosos de su trabajo: no quieren mostrar demasiado y mucho menos si el registro está sin terminar, y tampoco quieren que se grabe demasiado de lo que está sonando en la vuelta. Y lo que suena es una especie de marimba, que Gastón Pepe está generando desde una percusión electrónica. Es una melodía que genera ese tipo de calma que da el himno de los Cuatro Pesos, “Mi revolución”, una de las canciones del rock uruguayo más importantes de la última década.

Lo que no mostrarán para la entrevista sí lo mostrarán en vivo, este sábado a las 20.30 en Montevideo Music Box. Allí, en un show que irá hacia temas que nunca tocan y a los habituales de su repertorio, la banda que se prepara para su primer disco sin Diego Rossberg, mostrará por lo menos cinco canciones inéditas, además de los cortes ya lanzados, “Hardcore el mambo” y “Sigo creyendo”. Abre la banda española Maruja y Otras Hierbas, y quedan entradas en Abitab a $ 380.

De lo que se viene y desde el estudio, hablaron el guitarrista y cantante Gastón Puentes, y el saxofonista Rodrigo Baleato.

—¿Hay algo que pueda definir a este grupo de canciones?

Gastón Puentes: Son canciones actuales, frescas. No sé si te puedo decir que tienen una misma línea, pero sí que son muy representativas de un momento de la banda, y eso marca el concepto hondo del disco.

—¿Eso hace que el vínculo que se genera sea diferente?

G. P.:
No. Siempre está esta cuestión de que llega y se magulla grupalmente. Hay una gran apropiación de la canción por parte de la banda, entonces para mí, todas juegan por igual.

—Están en un momento en el que hay que revalorizar la identidad de Cuatro Pesos, pero a la vez tienen toda la libertad. Que tengan que aparecer nuevos compositores les da cierta piedra libre. ¿Aparecieron cosas que no tenían nada que ver con la banda?

G. P.:
Por supuesto. Nos damos esa licencia de tirar la pelota lejos y ver hasta dónde va, por eso hablamos de ir depurando y encontrarle la forma a lo más representativo de este momento. Siempre se patea bastante el tablero en busca de nuevos lugares. En este disco hay una milonga, que nunca habíamos tocado, y parecía algo como de fuera; más allá de que seamos uruguayos y la tengamos curtida, era ajeno al universo con el que la gente o uno mismo fantasea. Igual fuimos a ver qué había, y encontramos algo que era milonga, en ese lenguaje, dentro del universo.

Rodrigo Baleato: Igual siempre nos tomamos la libertad de hacer lo que quisiéramos, no hay límites en cuanto al género. El disco pasado tiene un reggaetón, que supuestamente queda afuera de lo que está normalmente aceptado en el rock uruguayo. Y está bueno jugar con eso, ver cómo podés apropiarte de ciertos ritmos que son ajenos, pero según como las contextualices dentro de la banda, pueden funcionar.

Cuatro Pesos de Propina
Gastón Puentes y Rodrigo Baleato, de Cuatro Pesos. Foto: Darwin Borrelli

—Pienso también en las cosas nuevas que pueden aparecer no sólo en lo musical, sino en cómo decirlas, dado que la figura central ya no está y las voces que estaban más relegadas, al menos a los ojos del público, tienen que ganar lugar.

R. B.:
Igual a mí me sorprende como lo contrario, lo identitario: siguen siendo temas de Cuatro Pesos, quizás porque nosotros lo vivimos desde muy adentro y vemos de dónde salen las canciones. Yo lo veo bastante cerca, en cómo decir y en los temas también. Siempre hay un cambio, pero esto sigue siendo Cuatro Pesos de Propina para nosotros.

—Ya pasó un tiempo desde que sacaron “Hardcore el mambo”, que fue la primera canción de esta nueva etapa. ¿Qué les trajo ese tema, qué significó para ustedes, a la distancia, haberlo conseguido?

G. P.:
Algo muy lindo, porque la gente lo recibió muy bien, y ya estábamos vivenciando este proceso de cosas nuevas: disco nuevo, canciones nuevas. Nos trajo adrenalina, obviamente, muchas dudas, pero lo importante fue hacerlo como lo hicimos, sentido, laburándola mucho y siendo insistentes en la canción. Eso creo que fue lo que dio resultado, y hoy ya es un tema más, ya está.

—Más allá de lo musical y luego de un año de transición tras la salida de Diego Rossberg, ¿hay una palabra que defina lo nuevo de este Cuatro Pesos?

R. B.:
(Piensa) Una palabra es muy difícil. En el vivo, hay un poco más de energía en general, y una muestra de unidad en la banda. Estamos todos más participativos, quizás, y encendidos al momento de tocar. Lo otro era una energía que estaba un poco trancada hacía un tiempo, y eso desgasta un poco, ¿viste? El acostumbrarse desgasta, ir a hacer siempre lo mismo. Este proceso de reinventarse lleva a sacar cosas nuevas, y a que se vea eso.

En proceso

El primer álbum tras el cambio

En enero de 2017, Cuatro Pesos de Propina oficializó la salida de Diego Rossberg, el cantante y principal figura de un grupo que siempre tendió a un funcionamiento muy colectivo, de roles repartidos en todos sus frentes. “Por razones personales, siente la necesidad de abrirse camino”, decía aquel comunicado que, hasta ahora, sigue siendo la única versión. Y tras un 2017 de reestructura interna, redistribución de roles y de composición, este año Cuatro Pesos de Propina encara el lanzamiento de un nuevo disco, que llegará en meses y que traerá cosas nuevas, como una milonga a lo Cuatro Pesos, pero también canciones que reflejan la identidad de la banda. Habrá vetas nuevas y algunas exploradas en lo profundo, dijo Gastón Puentes que, como Rodrigo Baleato, dejan en claro que hay ganas de mostrar lo nuevo ya.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)