Entrevista

Cuatro Pesos de Propina: "El grupo es, en sí mismo, un mensaje de resiliencia"

La banda lanzó nuevo disco, La llama, y lo toca en vivo en Brasil, y el 6 de julio en Sala del Museo

Cuatro Pesos de Propina 2019. Foto: Jennyfer Piazza
Cuatro Pesos de Propina 2019. Foto: Jennyfer Piazza

“La primera dificultad que estamos teniendo es pasar el disco al formato en vivo. Estamos ensayando a morir, porque hay temas que tienen 150 pistas y hay que tratar de traducir todo. Pero el sueño más grande es ya tenerlo todo digerido, tocado, pero sabemos que para eso hace falta mucho escenario”, dice el percusionista Gastón Pepe en charla con El País, sobre lo que se le viene a Cuatro Pesos de Propina, su banda, a partir de La llama, el disco editado hace apenas días. “Que ahora nos vayamos a Brasil es fundamental para el show de Montevideo, que llamamos ‘lanzamiento’, porque hay temas que no van a estar”, agrega.

El lanzamiento del que habla será el 6 de julio en Sala del Museo (Rambla y Maciel) a las 21.00, y ya hay entradas en venta en Abitab y Redtickets. Antes de eso, Cuatro Pesos tocará los temas de La llama en Brasil (hace cuatro shows entre este viernes y el 22), y en julio repetirá en Buenos Aires, y también en Córdoba como banda invitada de La Vela Puerca.

A más de dos años de la salida del cantante Diego Rossberg, y tras un proceso largo de trabajo que devino en un disco potente, sensible y de buenas canciones, la banda está “en un lindo momento”, dicen sus integrantes: “Van a pasar cosas”.

El año pasado decían que, por la nueva forma de componer, había canciones del nuevo disco que iban para lados bien distintos, lo cual se nota en La llama. En el resultado final, ¿encuentran a Cuatro Pesos de Propina, o a otro Cuatro Pesos?

Gastón Pepe:
Yo creo que Cuatro Pesos está reflejado en este disco. Y creo que en cada disco que ha salido te podrías preguntar eso, en el sentido de lo cambiante. Del Se está complicando a Juan hay una distancia, una búsqueda estética distinta, más montevideana, y después saltamos a Surcando con producción de (Francisco) Fattoruso. Obviamente este marca una diferencia grande, porque a todo eso se suma una composición distinta.

—De La llama me quedé con una sensación de un sonido global más “internacional”. ¿Fue algo buscado?

Gastón Puentes:
En realidad no (se ríe). Si miro hacia atrás, pienso bastante en el Juan, un disco más íntimo; Surcando lo pienso como un disco más para afuera, más de la piña. A este, en todo el proceso, lo sentí más íntimo: un disco que busca más la raíz.

—Bueno, pero si bien lo vi como un disco que podría funcionar en la región más que otros, a la vez, y para mí tiene que ver directamente con el cambio en las voces, es un disco que está más cerca de su origen: de Milongas Extremas, de Julián Marchante, de Los Roques...

Gastón Pepe:
Es cierto que en los últimos años, los viajes nos han influenciado un montón. La necesidad de la banda de comunicarse con gente que habla otros idiomas, hace que hayan surgido otras urgencias musicales, a la hora de cómo sonar: algo más power, o un reggae bien definido, o un punk rock pero con el “cupá cupá” típico de Cuatro Pesos. Y nos hemos nutrido un montón de artistas y bandas amigas, que han jugado inclusive en lo escénico, en la propuesta estética. Como que en esta nueva etapa, todo el mundo le dio una vuelta de tuerca a su rol en el escenario.

Gastón Puentes: Claro. Pienso en “La tropa loca”, temas del disco en los que quisimos practicar como un nudismo: exponerse, aunque sea brutamente, aunque no quede bonito. Exponerse y buscar la raíz aunque nos incomode. Yo lo hablaba pila con Rodrigo (Baleato), que compuso “Seguir siendo”, y todo el tiempo él estaba dudando. Y esa es la medida de lo que es correcto, para mí: que te ponga incómodo porque te sentís expuesto. Y me pasó también con “La tropa loca”. Está esa cuestión de animarse, que de repente no está tanto en el Surcando y sí en el Juan, en lo más inicial de la banda.

—“Seguir siendo” es como una declaración de esta nueva etapa, una especie de: “Esto somos”.

Gastón Puentes:
Sí, y lo expone de una manera muy clara, simple y directa. Es un lenguaje que también practica la banda, y es un tema del cual dudábamos, y a mucha gente le gustó. Estamos en concordancia con la gente en cómo decir las cosas, en dónde es que es Cuatro Pesos.

—En los comentarios de YouTube encontré un apoyo bastante unánime al disco, por parte de su público, que realmente me sorprendió.

Gastón Pepe:
A nosotros también (se ríe). Pero sí, zarpado. Hace poco me agarró un pibe después del toque y me dice: “Porque todos somos la tropa loca”. Es sentirse identificado con las vivencias del grupo, inclusive con “Umpa”, que es una electrónica, que nunca habíamos hecho.

—“Umpa” es el tema que menos tiene que ver con Cuatro Pesos, en la estética.

Gastón Pepe:
Claro, pero más allá de la propuesta estética que se haya elegido, es siempre sincera. No es algo traído de los pelos. Y la gente capta eso, capta la sinceridad.

Gastón Puentes: La gente está comulgando con el grupo y la actitud, con lo que está proyectando desde la salida de Diego (Rossberg), por cómo reacciona el grupo y qué disco propone, que es un disco jugado, de repente. En eso, el grupo es, en sí mismo, un mensaje de resiliencia, que la gente adopta para su vida.

—Ya nombramos a "Umpa". ¿Cómo era esa canción cuando apareció?

Gastón Pepe: Un hip hop muy lento que yo había hecho. Entonces, en un momento, Rodrigo tenía otro tema que decía "Se corta el rollo..." (tararea), y después se iba para otro lado que no gustaba tanto, pero yo siempre me iba en la bicicleta con eso en la cabeza, me llegaba a un lugar que estaba bien. Y ahí Gastón y Calza (Rodrigo Calzada, el bajista), que fueron los productores, propusieron hacer un híbrido, empezamos a subir el tempo, y ahí entró el rap. Y en un inicio, la idea era invitar a unos amigos alemanes, porque hacen un hip hop electrónico y era como servido en bandeja, pero la fueron dilatando, no pudimos, y con Sara Hebe tenemos una amistad de años, ya nos había dicho que le encantaría hacer un tema con nosotros, y está en un momento muy prolífico. Y hace poco vino a tocar, se quedó en casa, en un asado salió el tema, y Calza me dijo: "Me parece que es acá". Y empezó a cobrar más preponderancia, y terminó como el track 3, porque se lo fue ganando y porque juega a ser algo atípico, no sólo de Cuatro Pesos: atípico en la vuelta, porque no está saliendo ese perfil híbrido, de electrónica que después cae en un dubstep.

—En el disco, "Umpa" se engancha con "Milonga para recordar", que también es nueva para ustedes, pero como es milonga y son uruguayos...

Gastón Puentes:
Exacto, tiene que ver con nuestra historia, que a veces se manifiesta más en los discos que otras. Pero está esa historia de milonga, lo que decías de Milongas Extremas, la búsqueda de la banda en lo uruguayo. Hay un candombe en el Surcando, que fue buscado; hay un coro de murga en el Se está complicando...

Gastón Pepe: En Juan está "La sopa" de Lazaroff. Y yo salí en murga, Rodrigo Calzada ahora salió en Valores de Ansina, Miguel Leal salió en carnaval, covers de El Príncipe hicimos toda la vida... Siempre tuvimos el ancla en la música uruguaya y montevideana, particularmente. De hecho, "La tropa loca" es un toco de Mateo. Es absorber una escuela de la que somos parte, y que nos afecta en las composiciones, en toda esa subjetividad.

—¿Y qué tanto pesa el contexto social para que este disco se reciba de esta manera? El mensaje final del disco es esperanzador, de levantarse y seguir, ¿y está pensado así por el afuera también?

Gastón Pepe:
Sí, la banda habla mucho de eso, y es una urgencia que tiene desde el vamos. Siempre nos pareció que el mundo estaba muy complicado, “e’ un mondo difficile”, y Cuatro Pesos siempre tuvo una mirada de: “vamo’ arriba”. Este disco no es la excepción; “Umpa” plantea cosas, pero también te dice: “Yo de mi alegría no les entrego ni esta”. Pero la región está cada vez más complicada, y ahí es donde la música hace sus magias.

"Siempre nos pareció que el mundo estaba muy complicado"

Gastón PepeCuatro Pesos de Propina

—¿Alguna vez les ha pesado eso de ser para su público, una especie de sostén?

Gastón Puentes:
(Piensan) En lo personal, no. Muchas veces me dicen: “Vos no tenés ni idea de lo que representa la banda”, cosas así, porque uno siempre es menos consciente del alcance de la música y de las cosas que podés llegar a transformar. Entonces creo que me abrazo un poco de esa inconsciencia (sonríe). De hecho este disco no es muy poguero, no sostiene el “Vamo’ arriba” desde ese lugar, e igual a la gente le gusta.

Gastón Pepe: Salieron los primeros tres cortes y ya veíamos tatuajes.

Gastón Puentes: Sí, a mí eso me da cosa.

Gastón Pepe: “Mi enemigo es la resignación”, dice “La embestida”, un tema que hicimos con él. Después vas, lo ves en un brazo y decís: “Fucking shit, man”. Lo que te puede llegar a hacer mal al coco es ponerte una mochila atrás de eso; y creo que un gran error de la música en general es diosificar y poner expectativas en el músico, esto de “genio”, “crack”, no sé qué. Ni genio ni crack, estamos muy lejos de eso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)