Crítica

Ed Sheeran le ganó al calor y tuvo al Centenario cantando a coro todos sus éxitos

El cantante británico tocó por primera vez en Uruguay. El show empezó con Castle On The Hill y terminó con You Need Me, I Don't Need You.

Ed Sheeran en el Estadio Centenario. Foto: Gerardo Pérez
MIRÁ UNA DE
LAS CANCIONES DE ED SHEERAN
EN URUGUAY

Con esa pinta de sapo de otro pozo de remera roja y vaqueros que le daban ese aspecto tan alejado de ser la estrella mundial de la música que es, Ed Sheeran se paró frente a las 20.000 personas que repletaron la tribuna Olímpica del Estadio Centenario solito con su guitarra. Y los entretuvo a lo grande

Ed Sheeran cerró a puro rojo el concierto en el Centenario. Foto: Nicolás Pereyra
Ed Sheeran cerró a puro rojo el concierto en el Centenario. Foto: Nicolás Pereyra

"Solo" es, en realidad un decir: lo acompañaban algunas de las canciones más exitosas de estos tiempos y unas pantallas utilizadas con una originalidad pasmosa por lo menos para estas partes tan provincianas del mundo. También vino con todo el protocolo demagógico de un show de su clase incluyendo elogios al público, al vino y a la comida uruguayos, hacer corear y participar a la parcialidad, y hasta salir con la camiseta y la bandera de Uruguay.

Ed Sheeran en el Estadio Centenario. Foto: Nicolás Pereyra
ED SHEERAN INTERPRETA CASTLE IN THE HILL 

Todo eso será demoagógico pero al público le encanta.Todo lo completó con una complicidad de chico común tocado por la magia de la popularidad y ahí contó, por ejemplo, cómo pasó de cantar para 20 personas en su ciudad a 40 en Canadá y ahora a todo esta cantidad de uruguayos. También habló de su incomodidad de pueblo chico en los premios Grammy y frente a todo el oropel de la gran industria donde, sin embargo, ha demostrado saber moverse como pez en el agua.

En el medio y en la que fue seguramente una de las noches más transpiradas de su gira, hizo todas y cada una de sus canciones conocidas en una lista que fue completándose a medida que avanzaba el show. Tras dos horas de espectáculo, no le quedó nada afuera (quizás "Happier") y los momentos más aplaudidos fueron "Love Yourself", "Galway Girl" (con unos efectos visuales acojonantes), "Thinking Out Loud", "Photograph", "Perfect", y, obviamente, "Shape of you".

Ed Sheeran este miércoles en el Estadio Centenario. Foto: Nicolás Pereyra
Ed Sheeran este miércoles en el Estadio Centenario. Foto: Nicolás Pereyra
Ed Sheeran en el Centenario. Foto: El País
Ed Sheeran en el Centenario. Foto: El País

Algunas de ellas provocaron sino los pogos, sí los karaokes más grandes del mundo. Sheeran es un compositor sensible con buen oído principalmente en las baladas románticas que seguro anoche provocaron alguna proposición furtiva de matrimonio. Echénle la culpa a algunas de esas lentas fulminantes que son marca de fábrica del pelirrojo.

El público acompañó al cantante Ed Sheeran en el Centenario. Foto: El País
El público acompañó al cantante Ed Sheeran en el Centenario. Foto: El País

Porque más allá de que las 17 pantallas llenaban el ojo y aportaban un marco visual individual a cada momento del show, lo de Sheeran ahí solito con su guitarra tan pequeño ante tanto despliegue fue una celebración de la canción como un elemento único de comunión. Porque, vamos, no hay nada más democrático y emotivo que un par de decenas de miles de voces coreando la misma canción. Y de esos momentos en el Centenario, Ed Sheeran aportó un montón.

Fanáticas de Ed Sheeran en el Estadio Centenario. Foto: Nicolás Pereyra
Fanáticas de Ed Sheeran en el Estadio Centenario. Foto: Nicolás Pereyra
teloneros

Meri Deal y Passenger abrieron la fiesta

El punta pie inicial de la velada, cuando la noche aún era tardecita, lo dio Meri Deal, que debutó como solista con un repertorio de canciones propias y dos covers que hicieron lucir su voz: "Let It Be" de The Beatles y "Hallelujah" de Leonard Cohen que había interpretado un tiempo atrás en la redacción de El País. Deal pasó una prueba difícil y con un sonido que tiene poco que ver con el de #TocoParaVos, su banda. Acá son canciones acústicas e intimistas que sonaban bien con el único acompañamiento de Felipe Sardina en teclados y guitarra. En su show debut fueron aplaudidas con cariño y apoyo.
Passenger, el británico que acompaña a Sheeran en este tramo de su gira Divide, sorteó con simpatía y buenas canciones la ansiedad de una Olímpica ya repleta y un calor bochornoso. Consciente de que su figura se limita a una canción —"Let Her Go"— incluso bromeó con la circunstancia. Passenger cumplió con solvencia el ingrato rol del telonero. Claro que el momento más esperado fue el que animó a la parcialidad, una versión de "Sound of Silence", y dos o tres canciones propias que le ganaron una ovación y toda una tribuna coreando canciones que seguro no conocía tanto. Pidió volver.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)