CLÁSICA

Crítica: a través de Mahler, la Ossodre demostró que está en franco ascenso

La Orquesta Sinfónica y el Coro Nacional del Sodre ejecutaron la Segunda Sinfonía de Gustav Mahler, llamada “Resurrección”

Diego Naser muestra su valía como director. Foto: Ariel Colmegna

La Segunda Sinfonía de Gustav Mahler denominada “Resurrección”, fue estrenada en Berlín por el compositor el 13 de diciembre de 1895. Cincuenta años después, la Orquesta Sinfónica y el Coro Nacional del Sodre, conducidos por el maestro alemán Fritz Busch, la estrenó en Montevideo el 23 de junio de 1945, teniendo como solistas a la soprano Vilma Foder y a la mezzosoprano Ercilia Quiroga. Posteriormente, en mayo de 1987, fue el director brasileño David Machado el encargado de hacerla resurgir, después de muchos años de ausencia en la programación del Sodre.

Pasarían 27 años hasta que el maestro norteamericano Stefan Lano interpretara, en noviembre de 2014, esta sinfonía como despedida del público montevideano de su cargo como director estable de la Ossodre. Y después de cinco años, el maestro Diego Naser emprendió el gran desafío de retomar esta sinfonía monumental.

Esta obra, dadas sus enormes dimensiones, requiere para su ejecución una soprano, una mezzosoprano, un conjunto adicional de instrumentos de metal, además de todos los integrantes de la Orquesta y Coro del Sodre. La interpretación de esta gigantesca sinfonía hizo necesaria la conjunción del esfuerzo denodado del director, con las solistas y todos los componentes del equipo sonoro.

Diego Naser demostró una vez más su serio compromiso con la querida Ossodre, volcando todos sus conocimientos para que la orquesta volviera al sitial que tuvo en el pasado. Su estilo personal, sobrio, preciso y vigoroso, hizo que los músicos volvieran a tener más confianza en sí mismos y volcaran, en esta sinfonía, todo su entusiasmo y dedicación.

Naser respetó todos las indicaciones que el compositor exige en su partitura, para brindar una interpretación fidedigna. La orquesta le respondió con una extraordinaria ductilidad, lográndose una cohesión perfecta así como una infinita gama de matices.

El pequeño ensemble de metales tuvo un excelente desempeño donde la expresividad y el dominio técnico estuvieron equiparados. La soprano Jaquelina Livieri hizo gala de su hermosa y potente voz, dominando a la perfección la exigente y difícil parte que el autor le asigna, ya que su canto debe sobresalir por encima de toda la masa coral e instrumental.

La mezzosoprano Eugenia Fuentes confirió a la poesía “Primera luz”, belleza y dignidad. El dúo final de las solistas fue sumamente emotivo y equilibrado. El Coro del Sodre, preparado por Esteban Louise, tuvo una actuación brillante y eficaz, luciendo una afinación digna del mayor elogio.

El público tributó merecidos aplausos al director y a todos los que participaron en esta magnífica reposición. Indudablemente, el nivel de la Ossodre está en franco ascenso.

FICHA

Resurrección

Orquesta Sinfónica y Coro Nacional del Sodre. Director: Diego Naser. Solistas: Jaquelina Livieri (soprano) y Eugenia Fuentes (mezzosoprano). Director del Coro Nacional del Sodre: Esteban Louise. Programa: Sinfonía nº 2 en Do menor, “Resurrección”, de Gustav Mahler. Dónde: Auditorio Nacional del Sodre. Cuándo: 7 de septiembre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)