MÚSICA

Crítica: Ruben Rada dio un recital histórico en el Teatro Solís

En "Parte de la historia", Ruben Rada repasó las canciones de El Kinto, Totem y Opa con entradas agotadas

Ruben Rada repasó las canciones de El Kinto, Totem y Opa en el Teatro Solís. Foto: Marcelo Bonjour.
Ruben Rada repasó las canciones de El Kinto, Totem y Opa en el Teatro Solís. Foto: Marcelo Bonjour.

El show que Ruben Rada ofreció el martes en el Teatro Solís quedará en la memoria del público que agotó las entradas con semanas de anticipación. En Parte de la historia, el músico repasó durante dos horas y media los clásicos de El Kinto, Totem y Opa, tres grupos esenciales del candombe-beat, el estilo musical autóctono que une al candombe con el rock y la influencia beatle.

Al ver al público, se notó que desde el momento en que se levantó el telón de la sala principal del Teatro Solís, una gran parte del público se reencontró con aquellas canciones que acompañaron su adolescencia y que, luego de décadas, volvían a sonar en el escenario.

Cuando sonaron los primeros acordes de “Esa tristeza” (con Matías Rada en voz principal y guitarra homenajeando a Eduardo Mateo), “Don Pascual”, “Heloísa” y “Orejas”, en la platea se notaba la emoción del público que coreó las letras y aplaudió para celebrar cada momento. Seguramente más de uno estuvo en el recital que Totem ofreció en esa misma sala en 1972, tal vez vio a El Kinto en alguna de las Musicasiones o asistió al show de Opa de 1981 en el Cine Plaza. Para ellos, escuchar esas canciones fue como reencontrarse con un viejo amigo y se notaba en sus expresiones o con la intensidad que coreaban las letras.

También fue una ocasión especial para las nuevas generaciones, que pudieron escuchar por primera vez en vivo “Suena blanca espuma”, “Qué me importa” (con un cierre beatle construido por una armonía vocal a cinco voces) y “Muy lejos te vas” (que incluyó una improvisación con un teclado al estilo Opa). Es que para los amantes de la música uruguaya, que Rada -un artista cargado de nuevos proyectos- haya ofrecido un show dedicado a las canciones de El Kinto, Totem y Opa genera la sensación de que se trató de una ocasión histórica. Es que en el Teatro Solís se pudo ver a uno de los protagonistas de la evolución de la música uruguaya cantando sus clásicos.

Acompañado por una banda formada por Lucila y Julieta Rada (coros), Gustavo Montemurro (teclados y coros), Nacho Mateu (bajo), Tato Bolognini (batería) y Matías Rada (guitarra), Fernando “Lobo” Núñez, Noé Núñez y “Bocha” Martínez (percusión), el show estuvo centrado en el respeto por los arreglos originales, aunque también incluyó espacios para largos desarrollos instrumentales en la sección dedicada a Opa.

Naturalmente, la voz de Rada -de 75 años- no es la misma que cuando grabó “Montevideo”, “Mejor me voy” y “Muy lejos te vas”, donde emocionaba con su enorme rango vocal. Sin embargo, su interpretación, que acompañó tocando las tumbadoras, no defraudó. Acompañado del diálogo con el público, recordó varias anécdotas y nombró a los músicos con los que forjó su historia musical (como Urbano Moraes, Eduardo Useta, Eduardo Mateo, “Chichito” Cabral, Ringo Thielmann, Hugo y Osvaldo Fattoruso).

Cuando encaró los clásicos de Totem como “Dedos”, “Biafra” y “Negro” -que desde hace años forman parte de su repertorio en vivo-, el público coreó y acompañó el ritmo. Más adelante, con las canciones de Opa, la banda que lo acompañó brilló en “Groove” -que hizo bailar a Rada - y “Mind Projects”. Pero fue en “Montevideo” donde el grupo se ganó la ovación absoluta. Con una versión centrada en la voz de Julieta y Lucila -la voz de Rada ya no alcanza esas notas agudas-, y la base de Montemurro, Mateu y Bolognini, la canción se extendió por 10 minutos y terminó con los tambores a todo volumen.

Tras los aplausos, Rada regresó al escenario para repasar otra etapa de su vida y cantó “Ayer te vi” y “Candombe para Gardel”. También le dio espacio a algunas canciones del disco ¿Quién va a cantar? (2000) y cantó “Cha Cha, muchacha”, “Morir de plena”, “¿Quién va a cantar?”. Para terminar, llegó “No me queda más tiempo”, que finalizó con el público de pie y entonando el estribillo junto al músico .

El show fue filmado y grabado, por lo que no quedará únicamente en la memoria del público. También se planea repetirlo próximamente, una gran noticia para los asistentes, porque lo que pasó el martes es uno de los recitales a los que se querrá regresar varias veces.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)