LO NUEVO EN DISCOS

Crítica: En "Papi Juancho", Maluma presenta varios éxitos y unos cuantos temas de relleno

El 21 de agosto, Maluma publicó "Papi Juancho", un disco sorpresa con 22 canciones que el cantante definió como un "renacimiento musical".

Maluma
Maluma con disco nuevo

Días antes de lanzar el disco Papi Juancho, Maluma cerró su cuenta de Instagram. Los portales y las redes sociales se llenaron de especulaciones sobre la razón de la decisión del colombiano. Se aseguraba que su ausencia en la red social estaba ligada a la publicación de fotos de su exnovia junto al futbolista brasileño Neymar. Pero no, el cantante se estaba preparando para lanzar un disco sorpresa y quería generar expectativa.

Y , al final, la campaña le salió bastante bien. El viernes de la semana pasada, cuando publicó Papi Juancho, todos estaban hablando de él. A través del álter ego que propone el título, el colombiano lanzó un álbum de 22 canciones que funciona como un agradecimiento a quienes lo “han inspirado”.

A su vez, definió a Papi Juancho, grabado durante la cuarentena por el COVID-19, como un “disco de renacimiento musical”. Y, apenas comienza la primera canción, se nota ese cambio. “Medallo City”, que fusiona el trap y la salsa, es bastante auspicioso. A través de un fraseo relajado, se inspira en unos cuantos términos de su ciudad natal para resaltar la belleza de Medellín y tratar de dar por cerrado el oscuro pasado del lugar. “Que Medallo no es Pablo Escobar, hay una historia mejor que contar”, asegura.

Tras ese prometedor comienzo, uno espera que el músico profundice en la búsqueda de nuevos sonidos y temas en las letras, pero apenas llega la segunda canción, “Bella-k”, se pierden todas las expectativas. Claro, con el irresistible ritmo del reggeatón y el aporte de Randy, el tema es un éxito asegurado para la pista de baile, pero no se ven rastros de nuevos terrenos musicales.

Junto a “Medallo City”, “Hawái”, con un estribillo ingenioso —ideal para cantarle a todo volumen a una expareja—, se gana un lugar entre lo más interesante y pegadizo del álbum.

Papi Juancho deja otros buenos momentos, como la acústica y romántica “ADMV”, y la optimista y pegadiza “Parce”, pero, con el resto de las canciones (son 22 en total), queda la sensación de que ese álbum “de renacimiento” se convierte en una hora y cuarto en la que, básicamente, se repiten tres temáticas: las indirectas en las redes sociales, los triángulos amorosos y el sexo sin compromiso.

A falta de matices, Papi Juancho cae en una constante repetición y no logra diferenciarse de su antecesor, 11:11 (2019). Así, termina convirtiéndose en un disco excesivo que parece haberse creado con el objetivo de sumar millones de reproducciones en plataformas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados