SONIDOS QUE ANDAN EN LA VUELTA

Crítica: En "Ordinary Man", Ozzy Osbourne presenta el disco más honesto de su carrera

El viernes, Ozzy Osbourne lanzó "Ordinary Man", su primer disco solista desde 2010, y logró uno de los mejores resultados de su carrera solista

Ozzy Osbourne y Sharon Osbourne. Foto: AFP
Ozzy Osbourne y Sharon Osbourne. Foto: AFP

"La verdad es que no quiero morir como un hombre común”, canta Ozzy Osbourne en Ordinary Man”, la emocionante balada que da nombre al último disco del padre del heavy metal, editado el viernes a través de Epic Records. A los 71 años, el británico sorprende a sus oyentes con una letra protagonizada por la autocrítica y la honestidad con la que habla sobre su temor a ser olvidado. Acompañado del piano y la voz de Elton John, la guitarra de Slash y la batería de Chad Smith, Osbourne logró una de las mejores canciones de su carrera.

Y, como ya habían demostrado los otros dos adelantos del álbum (“Straight to Hell” y “Under the Graveyard”), Ordinary Man no baja el nivel y se gana un merecido lugar entre lo mejor de la carrera solista del excantante de Black Sabbath. Este disco llega luego de unos cuantos problemas de salud graves: una infección por estafilococos, una caída tan intensa que requirió una cirugía y el diagnóstico de la enfermedad de Parkinson. De esta manera, el tema de la muerte y de la resistencia atraviesa varias de las canciones del álbum.

“Hoy me desperté odiándome / La muerte no responde cuando lloro por ayuda”, canta con un dolor grito conmovedor en las primeras líneas de “Under the Graveyard”. A medida que el enojo y la impotencia van creciendo, la música acompaña con una intensidad definida por un riff de guitarra a lo Black Sabbath y golpes explosivos de batería. “Ya no quiero vivir esta mentira / Hace frío en el cementerio y todos morimos solos”, repite con un grito cada vez más fuerte sobre el final.

Por esta dirección va “All My Life”, donde Ozzy mantiene el grito en el canto en una canción que pasa de dulces arpegios de guitarra a un solo frenético de Andrew Watt. “El cielo pedo llevarme, pero nadie puede salvarme del infierno”, asegura el británico.

La canción más emocionante, junto a “Ordinary Man”, es “Holy for Tonight”. En esta balada que incluye coros femeninos que parecen haber sido arreglados por el Jeff Lyne que produjo Cloud 9 (el clásico de los ochenta de George Harrison) le agrega una especie de toque góspel que le agrega todavía más dolor a la historia. “¿Qué pensaré cuando pronuncie mis últimas palabras? / ¿Cómo se sentirá? / Y me pregunto si va a doler / Solo me queda una milla y ya puedo saborear el beso de la muerte / ¿Qué pensaré cuando tome mi último aliento?”, se pregunta Ozzy.

“Me estoy quedando sin tiempo para siempre / Sé que soy alguien que no van a recordar”, agrega sobre el final del tema, para retomar esos miedos que definen a “Ordinary Man”. 

Quedate tranquilo, Ozzy, tu obra ya es inmortal.

ficha
Ordinary Man. Foto: Epic.
Ozzy Osbourne
Disco:Ordinary Man
¿Está online?
¿Está bueno?Es excelente.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)