CLÁSICA

Crítica: así fue la última versión de "La flauta mágica" en el Teatro Solís

Ligia Amadio dirigió a la Orquesta Filarmónica de Montevideo en este Singspiel de Mozart

Ligia Amadio. Foto: Facebook Ligia Amadio
Ligia Amadio

Si nos atenemos a las exigencias del libreto original de La Flauta Mágica de Mozart, sería una de las obras más costosas a ser representadas en Uruguay; por eso esta versión, al igual que la de 2016, trasladó la historia a la época actual. Ambas buscaron que el espectador reflexionara sobre los problemas que el hombre ha provocado en la naturaleza y sus lamentables consecuencias.

La regisseur italiana Zamira Pasceri, integrante del grupo La Fura dels Baus, introduce en la obra de Mozart el conocido “efecto overview” que se trata de lo que padecen los astronautas, cuando ellos ven la pequeñez y fragilidad de la Tierra desde la inmensidad del espacio. Estas puestas no convencionales se han vuelto muy frecuentes en todo el mundo pues poseen una gran ventaja: no necesitan altísimos presupuestos para su representación. A diferencia de la de 2016, que fue muy transgresora, esta se puede calificar como visualmente atractiva, pero poco profunda.

FICHA

"La flauta mágica"

Singspiel de Wolfgang Amadeus Mozart. Orquesta Filarmónica de Montevideo. Dirección musical: Ligia Amadio. Régie, escenografía, vestuario, iluminación y video: Zamira Pasceri. Dirección de coro: Ignacio Pilone. Elenco: Savio Sperandio, Álvaro Zambrano, Oriana Favaro, Camila Titinger, Federico Sanguinetti, Sandra Silvera, Julia Bregstein, Stephanie Holm, Sofía Drever, Geilson Santos, Débora de León, Clementina Moreira, Lea Amaro, Alfredo Belloni y Álvaro Godiño.

Dónde: Teatro Solís. Cuándo: 14 de agosto.

La dirección musical de la maestra Ligia Amadio fue convincente, acompañó notablemente a los solistas sin opacarlos en ningún momento, y sumamente precisa en las entradas. Las voces del coro, preparadas por Ignacio Pilone, mostraron buen empaste, afinación y excelente calidad sonora. El bajo brasileño Savio Sperandio en el rol de Sarastro lució gran potencia vocal, sin adentrarse demasiado en el estilo mozartiano. Excelente actuación vocal e interpretativa del tenor chileno Álvaro Zambrano como Tamino, a pesar de su pequeño caudal vocal. Su pronunciación del alemán fue perfecta; no en vano se formó como cantante en Alemania.

El virtuosismo y la fuerza del personaje de la Reina de la Noche no colmó expectativas. La joven soprano argentina Oriana Favaro tuvo dificultades con los agudos y su escenificación fue un tanto endeble. La soprano brasileña Camila Titinger como Pamina fue la gran revelación. Su hermoso timbre de voz, la riqueza de matices y su fina sensibilidad hicieron que fuera la más aplaudida. El barítono Federico Sanguinetti no tuvo su mejor noche; compuso un Papageno hiperquinético con notorias dificultades con el idioma. Sandra Silvera, Julia Bregstein y Stephanie Holm como las tres damas tuvieron un desempeño satisfactorio.

A pesar de su incómodo vestuario, resultó graciosa la actuación de la soprano Sofía Drever como Papagena. La deslumbrante voz del tenor brasileño Geilson Santos como Monostatos no concilió la velocidad de los tiempos con la precisión de la dicción que exige su aria. Actuaciones convincentes de Débora de León, Clementina Moreira y Lea Amaro como las tres sabias, y resaltan los progresos del tenor Alfredo Belloni y la calidad del barítono Álvaro Godiño (hombres con armaduras).

Hubiera sido más accesible, para el elenco y para el público, hacer los diálogos hablados pertenecientes al Singspiel en castellano; así se alivianaba el libreto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)