MÚSICA

Un coro que es mucho más que eso

Sobre "All the way", el nuevo espectáculo del coro uruguayo Fermata.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Plus: la banda Dios salve a la reina, invitada de Fermata. Foto: Marcelo Damiani

Decir que Fermata es un coro es un poco extraño. Tiene instancias corales, sí, sobre todo cuando aparecen en escena los más chicos de todo este grupo que supera con creces el centenar de personas, pero con todo lo demás se parece más a una compañía musical que a otra cosa.

Es que sobre el escenario, esta vez en el Auditorio Nacional del Sodre, hay de todo. Hay más de 70 niños y adolescentes con impecable vestuario (que cambiarán varias veces), un buen rendimiento vocal y una actividad coreográfica precisa que acompaña; conviviendo con una orquesta por un lado y una big band con guitarras, bajo, batería y vientos por otro. Se van repartiendo el trabajo, siempre bajo las órdenes y respetando los arreglos de Guillermo Freijido, el director de este grupo.

Después entrará en escena un subgrupo de este "coro", los Fermaltos, que son once chicos de entre 10 y 15 años que marcan los momentos más altos de la noche. Primero hacen "Rescata mi corazón" de Manuel Wirtz; después dos en italiano, "Viva la Mamma" y "Mamma María", y más adelante un bloque de música disco enganchando "More than a woman" y "Heaven must be missing an angel".

También pasarán un par de solistas invitados (Andrea Vence y Sebastián Ramírez) para acompañar el buen rendimiento de la tarea grupal, pero serán algunas voces de Fermata Adultos las que tendrán el mejor desempeño con sus solos.

Lo de Santiago Hounie poniéndole voz a las canciones de Frank Sinatra —"Come fly with me", "Ive got you under my skin" y, claro, "New York New York"— parece de otro planeta: no se entiende cómo le cabe tanta voz a ese cuerpo, ni cómo se mueve por el escenario con tanta seguridad. Se lleva la ovación más grande de la noche, como Florencia Garcá al final del show, con una sobresaliente versión de "Never can say goodbye" de Gloria Gaynor.

Pero entre todo eso, lo que Fermata muestra es de otra categoría: lo que propone es de estilo estadounidense, un tipo de puesta en escena como la que mostraba la serie Glee y que, hasta ver esto, nadie se imagina que se puede hacer así de bien en Uruguay.

El espectáculo es completo, desde la puesta en escena hasta cada movimiento, como si hubiera mucho de comedia musical incorporado en la propuesta.

En esta vuelta al Auditorio, Fermata desarrolló All the way que fue un concierto en el que repasó todo lo hecho hasta ahora en la historia de este grupo. El lunes, además, incorporó a la banda argentina Dios salve a la reina (un aclamado tributo a Queen) y puso el canto coral al servicio del trabajo que hace Pablo Padín reviviendo a Freddie Mercury. Lo que compone el argentino desde lo físico, con cada mínimo movimiento, es tremendo.

Salvo las transiciones entre los números, algo lentas, esta compañía coral demostró en el Auditorio que algo de tanta calidad es posible, y eso entretiene, asombra y entusiasma.

All the way [*****]

Fermata Music. Arreglos y dirección general: Guillermo Freijido. Coreografía: Ethel Goldman. Banda invitada: Dios salve a la reina (Argentina). Repertorio: "You are the voice", "Rosanna", "All the way", "Rescata mi corazón", "Emociones", "Come fly with me", "I’ve got you under my skin", "New York New York", "Fly Love", "Real in Río", "Earth Song", "Part time lover", "Gimme Gimme Gimme!" y más. Dónde: Auditorio del Sodre. Cuándo: Lunes 28 de noviembre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados