MÚSICA

Una cooperativa inquieta que está siempre creando

Los Prolijos y Juan Wauters tocan hoy en la Camacuá.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los Prolijos están siempre haciendo cosas, componiendo, preparando shows y tocando. Foto:A. Pintos

Todos los años les pasa lo mismo, dice Fede Graña. Los Prolijos, además de los compromisos propios y los ensayos que tienen agendados (que son dos por semana), se recargan de actividad los últimos meses del año y después no les queda prácticamente tiempo libre.

El verano lo tomaron con calma y descansaron, y en pocas semanas prepararon el show que dieron el 5 de marzo en la Fiesta Bisiesta. Esta noche vuelven a las canchas formalmente, por así decirlo: tocan en la Sala Camacuá (Camacuá 575) a las 21.00, y las entradas están en venta en Tickantel y boleterías a 350 pesos.

No estarán solos: los acompañará Juan Wauters, el uruguayo radicado en Nueva York que toca por última vez en Montevideo antes de volverse a Estados Unidos. Wauters es amigo del baterista de Los Prolijos, Gonzalo Redín, y además le supo prestar la casa a Graña cuando fue a tocar a Austin.

"Está de más lo que hace. El loco tiene una magia, unas melodías alucinantes, y esa cosa que no abunda ni acá ni en el mundo: la voz propia, la forma auténtica de hacer las cosas, y eso medio anti", resalta Graña de la propuesta de Wauters.

De lo que van a hacer esta noche, y si tocarán juntos o separados, el cantante y guitarrista no da pistas. "No me jodas, yo no te voy a dar ningún adelanto", comenta entre risas.

Prefiere hablar del presente de su banda, ese grupo de amigos que resolvió hacer música y logró establecerse en la escena montevideana con un proyecto original, divertido, difícil de encasillar en géneros o estilos. Un proyecto al que los silencios y los huecos le incomodan, y necesita fluir tanto en vivo como en el día a día.

"Nosotros estamos empezando siempre. Estamos revolucionando el ambiente, tratando de tener canciones nuevas, de hacer alguna cosa divertida. Tener una excusa para inventar cosas", dice Graña. En ese sentido, recuerda cuando el tecladista Pablo Massaferro se animó a hacer un monólogo sobre una línea de piano, veta que (esperan) explotará más.

"Nosotros le perdimos el miedo de que nos agarren para la joda. Hacemos las cosas como nos salen, sin mucha historia. Nos damos para adelante entre nosotros, nos manijeamos, nos autoconvencemos de que lo que hacemos está buenísimo, y cuando salimos a tocar salimos con alegría...", reflexiona el cantante que, aclara, no es "el cantante" de Los Prolijos.

Según Graña, el verdadero cantante de la banda es Nicolás Román, también bajista, que se pondrá al frente en el próximo disco. Se llamará Rústico (posiblemente), los temas son todos de su autoría y mezclan influencias uruguayas y brasileñas con una veta folclórica: si todo va bien, lo presentarán entre setiembre y octubre.

Pero de eso no habrá mucho en la Camacuá. Los temas que sí aparecerán, además de las ya conocidas canciones del álbum Feria, son los del EP Arielo que lanzaron el año pasado, que fue una excusa para presentar finalmente la canción "Arielo".

El 24 de diciembre de 2014, Graña terminó una composición, la grabó precariamente y se la mandó a quien la inspiró: Arielo, el fletero del grupo. "Un regalito para el Papá Noel del rock", le dijo cuando se la envió, y a Arielo le encantó. Al final terminó ilustrando con su propio rostro este nuevo material.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

"Hay un bagaje de canciones salvaje", reconoce Graña sobre Los Prolijos, una especie de cooperativa donde casi todos se animan a probarse como autores y mostrar las composiciones. "Ahora Pablo (Massaferro) vivió un cambio grande en su vida y en ese proceso se compuso como 20 temas, uno más bueno que el otro", revela.

Ciclo de Otoño desde mañana.

La Sala Camacuá, que está presentando una variedad de espectáculos en su cartelera desde este mes, inaugura esta semana un ciclo otoñal de música y cantautores.

Se trata de Canciones de otoño, que abre mañana a las 21.00 Señor Faraón, el experimento solista de Ismael Varela, y las entradas cuestan 200 pesos. El próximo jueves, a la misma hora, la rochense Florencia Núñez tocará tras su vuelta de Estados Unidos y México; y el 28 les tocará a Matador con Salvador y Toto Yulelé.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados