La canadiense a la que hay que escuchar

Confesiones de una chica poderosa

Alessia Cara, la artista nueva que los Grammy premiaron con tres años de demora

Alessia Cara. Foto: Creative commons
Alessia Cara. Foto: Creative commons

Uno de los temas a discutir de la última edición de los Grammy fue la elección de Alessia Cara como mejor artista nuevo. Y es que para trazar una referencia local, uno espera que un premio a un artista nuevo vaya, como en el caso de los Graffiti, para alguien que editó su primer material en la última temporada. A esta canadiense, la Academia llega tarde otra vez.

Las listas de temas que todos deben escuchar de los medios especializados ya daban cuenta de Alessia Cara en 2015: hace tres años atrás, su primer sencillo “Here” era sugerido como obligatorio por publicaciones como Billboard o la Rolling Stone; y hasta fue una de las canciones del verano para la plataforma Spotify.

Alessia Cara
Escuchá "Scars To Your Beautiful", uno de los éxitos de Alessia Cara

Su ópera prima Know-It-All, también editada ese año, siguió el mismo camino: fue bien recibido por la crítica y tuvo impacto comercial, dos factores que la convirtieron, rápidamente, en una artista del momento.

Desde entonces, Cara ha estado nominada a diferentes premios, hizo una gira internacional y fue, como la cantante Dua Lipa de la que hablábamos el lunes pasado en estas páginas, invitada para abrir algunos shows de Coldplay en su tour.

Lo que ha cautivado de esta chica de cabello ondulado y sonrisa triste son dos elementos que juntos son dinamita: su preciosa voz, y el dominio que tiene de ella para bucear en aguas del pop y del soul, una combinación deliciosa a la que le agrega una veta R&B y una intención de ir por caminos alternativos. A estas dos condiciones se le suma una honestidad brutal, que habla de una capacidad compositiva que todavía tiene para explotar.

“Pensaba que me mentía cuando me decía que me tomara mi tiempo para soñar, y ahora desearía poder congelar el tiempo en los 17”, canta en el estribillo estridente de “Seventeen”, que abre el disco Know-It-All. Y a ese electropop de libro lleno de oh-ohs y palmas lo empasta con “Here”, un R&B seductor en el que sigue en plan confesional, cantando o más bien rapeando, que lo suyo no son las fiestas y que “no bailo, no preguntes, no necesito un novio, así que te podés ir”, en un gesto de empoderamiento.

El discurso empoderado y la línea autobiográfica son, además de los atributos mencionados, lo que hicieron de Know-It-All un disco tan interesante, y de Cara una artista a la que hay que tener en el radar porque además, se para desde un lugar de madurez o más bien de lucidez (como Lorde, por ejemplo), que le da peso a sus versos.

Y cuando en “Scars To Your Beautiful” dice que “debés saber que sos hermosa así como sos, y no tenés que cambiar ni una cosa. El mundo podría cambiar su corazón”, nadie repara en que puede ser muy novata para dar consejos de vida. Muy por el contrario, la industria pop debería agradecer que chicas de veintipocos años empiecen a enviar estos mensajes al público.

Pero a Cara, que grabó “How Far I’ll Go” para la banda sonora de Moana, tema que estuvo nominado al Oscar, al Globo y que acaba de alzarse con un Grammy (aunque no por su versión sino por la original de la película), y tuvo un par de nominaciones más para estos Grammy, la Academia la premió por el simple de 2017, “Stay”. En esa colaboración con el productor Zedd, la morocha está más electrónica que nunca, hablando una vez más de que “podemos permanecer jóvenes por siempre, viviendo en mi sofá, tomando ron con coca”. Un plan tentador.

Entonces está claro que Cara, que es la primera canadiense en ganar como artista nuevo (en 2011, los Grammy no reconocieron a Justin Bieber ni a Drake, sino que eligieron a la bajista de jazz Esperanza Spalding), se merecía este reconocimiento: el problema es que se lo tendría que haber llevado antes, y entonces el de 2018 podía haber sido para la estadounidense SZA, cuyo aclamado Ctrl es de 2017.

“Soy consciente de que mi música ha ganado popularidad en el último año”, se descargó Cara en Instagram tras hacerse eco de las críticas que generó la premiación. “Pero me estoy esforzando para usar la plataforma que se me ha concedido para hablar de estos asuntos y arrojar luz en cosas que no son justas. (...) Algo divertido: llevo toda mi vida pensando que soy lo peor, incluso desde antes de saber lo que era serlo”. Ahí está otra vez la honestidad brutal, que la hace demasiado encantadora como para andar cargando con errores de grandes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)