Carnaval 2018

Las dos condiciones de Kanela a Pinocho para hacer “su” parodia

Los dos referentes del parodismo y el candombe estaban distanciados, pero la decisión del director de Zíngaros los volvió a unir, después de varios años

Julio Sosa "Kanela" es uno de los históricos vecinos del barrio. Foto: Ariel Colmegna.
Kanela contó los detalles de su vida a los Zíngaros. Foto: Archivo

“El personaje lo tenés que hacer vos”, le dijo Kanela al director de Zíngaros, Ariel “Pinocho” Sosa, hace tres meses, en una breve conversación telefónica. Ambos referentes del parodismo y el candombe estaban distanciados por razones internas y de la política del carnaval desde hacía varias temporadas, aunque aquellos enojos, como suele suceder en los pasillos de Momo, eran únicamente pasajeros.

“La admiración estaba intacta”, contó Pinocho Sosa, cuando El País lo consultó sobre el proceso de trabajo de Zíngaros para el 2018.

Sosa narró que Zíngaros venía manejando la posibilidad de interpretar la vida del caquique del Medio Mundo, Juan Ángel Silva, aunque dicha idea finalmente no prosperó. “¿Por qué no Kanela”, le dijo su entorno familiar, un reducido equipo liderado por su esposa Noelia y su hijo Gastón, que con el paso de los años ha ganado un protagonismo determinante en la selección de temas que posteriormente Zíngaros lleva a escena.

La idea se transformó rápidamente en realidad y el grupo, que ya había incorporado a Fabricio Speranza y Leonardo Pacella al elenco, puso manos a la obra para escribir la obra.

Y en ese marco surgió la otra condición: hablar abiertamente de todo. Es que Kanela ha sido una figura que trascendió largamente la cultura candombera, al punto que varias de sus apariciones más sobresalientes han sido para reivinidcar su identidad sexual, sus posicionamientos políticos, sus creencias religiosas o algunas luchas de carácter social.

Las más íntimas, incluso, fueron contadas por Kanela a los autores y autorizadas, sin prejuicios, para relatarlas en la obra, contó Speranza —autor del trabajo— a El País.

“Tuve dos reuniones iniciales, largas, con Kanela, donde me contó toda su vida”, expresó el artista acerca del proceso de elaboración de la parodia. Una tercera fue decisiva, dijo, porque en ella ya estaba en marcha parte del libreto y allí se ajustaron los detalles finales, añadió.

En tanto, Ariel Sosa tuvo otras tantas reuniones con Kanela, por su cuenta, donde también se relataron otra serie de detalles.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)