CLÁSICA

Un concierto inolvidable saludado con una merecida ovación

El quinto concierto de la temporada 2017 del Centro Cultural de Música tuvo como director y solista al consagrado violinista y violista lituano Julian Rachlin, quien condujo a la prestigiosa orquesta de cámara británica Royal Northern Sinfonia.

Comenzó la velada con la obertura de la ópera Le nozze di Figaro de Mozart. La versión de Rachlin se caracterizó por la fidelidad del estilo mozartiano y por la precisión en el fraseo. Luego llegó el bellísimo Concierto para violín y orquesta en mi menor de Mendelssohn, quien en esta obra muestra su habilidad de combinar virtuosismo con lirismo. Si bien este concierto está colmado de líneas melódicas que brotan del violín aparentemente sin esfuerzo ,el autor logra explotar con sabiduría todo el potencial técnico del instrumento. La actuación como solista de Rachlin puede ser calificada como corresponde a un instrumentista de primer orden. Posee una limpieza completa en la articulación, una pureza especial de sonido y un don de afinación tal que le permite practicar pasajes, intervalos melódicos y dobles cuerdas, con soltura y eficacia. Su volumen sonoro es único e inigualable.

La segunda parte se inició con Trauermusik ("Música fúnebre") para viola y orquesta de cuerdas de Paul Hindemith. La interpretación de Rachlin fue de una riqueza de matices e intenciones que hicieron que el público temiera aplaudir para no cortar la profunda espiritualidad que reflejaron tanto el director como los músicos en esta sentida página musical. Para cerrar este maravilloso concierto interpretaron la Sinfonía Italiana de Mendelssohn. Rachlin supo dar al contenido de esta sinfonía pulcritud de acentos, tanto en los pequeños ritmos del detalle como en los grandes ritmos de su arquitectura. También ofreció una consumada depuración de las expresiones de sentimientos que requieren delicadeza y de los enlaces contrapuntísticos que exigen musicalidad. El público aclamó con una merecida y prolongada ovación y estos retribuyeron con una estupenda transcripción de "The man I love" de Gershwin para violín, violoncello y orquesta de cuerdas.

Fue brillante la actuación de Jonathan Dormand —primer violoncellista de la orquesta— quien conformó un dúo sin igual con Rachlin en este inolvidable bis.

Julian Rachlin

Una presentación del Centro Cultural de Música. Director y Solista: Julian Rachlin. Programa: Obertura de Le nozze di Figaro de Mozart,Concierto para violín y orquesta en mi menor op.64 de Mendelssohn, Trauermusik para viola y orquesta de cuerdas op.48" de Hindemith y Cuarta Sinfonía op 90 de Mendelssohn. Dónde: Solís. Cuándo: 3 de julio

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)