CRÍTICA - DISCOS

Cómodos en el lugar de siempre

Hay bandas que nunca envejecen y eso está bien cuando se trata de un género como ese power pop disfrazado de punk que hace blink 182. Los mejores de ese género (Fountains of Wayne, por encima de todos) han ido madurando dentro de las limitaciones de letras ingeniosas y melodías pegadizas en canciones sencillas que no superan los tres minutos.

Sacando a Green Day, que son otra cosa y de una generación anterior, blink 182 mantuvieron vivo cierto espíritu festivo y skater del punk en la década de 1990. Gracias a canciones pegadizas y videos bobones tuvieron un éxito importante con su disco Enema of State que incluía "Whats My Age Again?", "All the Small Things" y "Adams Song", tres himnos adolescentes. Desde entonces han seguido al pie de la letra su consigna aunque tanto suceso les pegó a la altura de la credibilidad.

California, el nuevo disco de blink 182, los ve cómodos en aquella fórmula. Tan cómodos que ni se nota la salida de Tom DeLonge, miembro fundador de la banda, aquí sustituido por Matt Skiba. Mark Hoppus y Travis Baker siguen donde siempre. Están más maduros, eso sí, y la salida de DeLonge, la producción de John Fieldman y la ausencia de la necesidad de una confirmación del camino elegido los hace sonar más sueltos.

Están los estribillos pegadizos los "na na na" para que coree la hinchada y todos los ingredientes que sus fanáticos del comienzo (que hoy rondan los 30) van a encontrar tan frescos.

A los que nos costó más sacarles la onda, puede resultar una sorpresa. Sin ser una de las grandes bandas del mundo, blink 182 se han ganado un espacio gracias a perseverancia y desparpajo. ¿Hay algo más punk pop que eso?

California [****]

Artista: blink 182. ¿Está en Spotify? Sí. ¿Está bueno? Si tiene 30 y se siente un adolescente, le va a encantar

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados