MÚSICA

Combinación de piano y guitarra con aire festivo

Julio Frade habla de su concierto navideño del sábado 12.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Frade hará tangos, milongas, folklore y candombe. Foto: Archivo El País

La Navidad va empezando de a poco, como todos los años. Y el concierto de Navidad que Julio Frade da cada año es una de las fechas del almanaque que, para muchos amantes de la buena música, anuncia las fiestas navideñas. Este año será el sábado 12 a las 21.00, en La Colmena (Maldonado 2182 casi Joaquín Requena): el conocido músico y actor compartirá escenario junto al guitarrista Julio Cobelli. Las entradas anticipadas valen $ 350, y pasan a costar $ 400 el día de la función. Las reservas se pueden hacer por el 2402 7868 y el 099 397 191.

"Vamos a hacer primero temas navideños, y luego tangos, milongas, folklore y candombe, todo relacionado con el Río de la Plata. No va a faltar lo más conocido, como Los mareados, o Adiós Nonino, La puñalada, Responso. A mi me gusta todo el tango, de todas las épocas, porque yo lo hago con un estilo actual. Yo no respondo a una época: lo hago contemporáneo, todo. Y Julio Cobelli también, él lo hace con su estilo de guitarra, porque es un gran guitarrista, lo hace absolutamente contemporáneo", adelantó Frade a El País.

El maestro remarca que entre el piano y el tango hay un nexo con mucha historia. "Es un vínculo muy rico, y yo lo rearmonizo en mi estilo los tangos, y también los hago con arreglos propios. Yo no tengo un referente, no hago un estilo de alguien conocido, sino que lo hago con mi estilo".

Y sobre su partenaire, agrega: "Durante muchos años trabajé con Mario Núñez, y teníamos un grupo que se llamaba Tango Sur. Núñez falleció, y creo que el referente ahora, el número uno de la guitarra, es Cobelli, y con él hicimos el dúo inmediatamente, y armamos esto que suena muy, pero muy, bien. Estamos muy contentos, y creo que eso se refleja en el espectáculo".

"Con Cobelli lo hacemos bastante parecido, porque los dos somos improvisadores. Las líneas de tango de nuestros solos son improvisadas. No son variaciones, como se llaman en el tango. Son improvisación, que el tango permite muchísimo. En realidad los tangueros no eran improvisadores: ellos eran de escribir las variaciones. Nosotros las hacemos todas las veces, todos los días, distintas. Salen en el momento, y salen muy bien porque esa espontaneidad es muy buena para el espectáculo", asegura Frade, reconociendo que para llegar a eso hay que tener la destreza que da el oficio, el estudio, el conocimiento.

"El piano y la guitarra se combinan muy bien, porque las combinaciones armónicas se dejan para el piano, y la guitarra hace la armonía más de base. Es una cosa muy bonita. Y la guitarra como la maneja Cobelli, que hace percusión a través de la púa, hace que los solos sean de un virtuosismo muy especial", agrega del intérprete y actor.

Frade reconoce que le gusta compartir el escenario con otros artistas: "Me gusta mucho, porque de ese enfrentamiento de los músicos sale el virtuosismo que la gente está esperando cuando se sienta a ver un concierto. Con Panchito Nolé, por ejemplo, ya es una tradición eso que hacemos, que se llama combate a dos pianos, y ahí sí que hay dos estilos diferentes".

El músico reconoce que para tocar bien tango tuvo que pasar mucho antes por Mozart y Beethoven. "Para toda la música, tener una formación clásica ayuda. Pero ahora les cuesta mucho más estudiar a los muchachos. Porque el estudio de los clásicos lleva mucho sacrificio, y las generaciones actuales parece que eluden el sacrificio, remata el artista".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados