Entrevista

Coco Echagüe: "Siempre he tratado de reciclarme"

El cantante volvió a la música con su primer disco solista, y de eso conversó con El País

Coco Echagüe
Coco Echagüe habla del proceso de su nuevo disco

Casi no pasan autos por la calle arbolada del barrio Atahualpa en este mediodía de verano, tanto que parece la hora de la siesta en alguna ciudad del interior. Atahualpa es, metros más o metros menos, la zona en la que Coco Echagüe vivió durante toda su vida y en la que sigue viviendo ahora, en un hogar que se esconde tras una fachada fría y sin timbre, con una familia que incluye un perro San Bernardo que aportará varios ladridos durante esta charla.

En el rincón más personal de su casa —un espacio amplio con puerta directa al fondo, varios discos, los premios y reconocimientos que ha ganado en su carrera, un par de tambores, whiskies importados, recuerdos de distintas partes del mundo y hasta una mesa de pool—, Echagüe repasa pasado y presente musical y va tirando algunas frases que lo caracterizan. Dice que es un atrevido profesional (su biografía de Twitter lo confirma), que utiliza el no como una necesidad y no como una negativa; y que cuando a él le gusta algo, usando la metáfora futbolística, está bravo para los otros.

“Si considero que me gusta algo, creeme que va a hacer un poco de ruido. Nunca estuve ni en el éxito ni en el fracaso, me estuve moviendo en el medio. Quizás en un momento más cerca de uno que del otro, no lo sé, pero en base al crédito que me ha dado la gente”, afirma en entrevista con El País.

Figura del pop latino nacional, actor de televisión y teatro, conductor, coreógrafo y vendedor de una empresa de impermeabilizantes, Echagüe está entusiasmado porque volvió a la música y, después de años de idas y vueltas, editó su primer disco solista, Con los pies en la tierra?, en el que se vuelca a la balada pop rock para renovar sus propios sueños y seguir, como dirá varias veces, reciclándose.

—Este disco solista, Con los pies en la tierra?, se demoró. ¿Cómo manejaste la ansiedad?

—Soy un ansioso de película. Pero creo que jugó a favor el tiempo, porque cuando lo escucho no me quedo con ningún debe, y se logró el sonido que queríamos.

—¿Escuchás el disco?

—Todos los días, nadie lo va a escuchar más que yo. Siempre he tratado de reciclarme o renovarme, entonces sigo buscándole la quinta pata al gato. Pero creo que está bueno.

—En el momento en que sentiste que al fin este disco iba a salir, ¿cómo querías que sonara, qué querías que tuviera?

—Quería lograr un sonido internacional, que la gente se sorprendiera. Una de las cosas que me gustó mucho, hablando con Andrés Sanabria de Bizarro, es que él hizo un testeo sin decir quién era; habló con programadores de radios y les dijo: “Escuchá este tema”. Y gustó el estilo, la musicalidad. Y cuando decía que era Coco Echagüe se sorprendían, porque también en estos cinco años yo vengo estudiando canto, que es una de las pocas cosas que estudié en mi vida.

Coco echague. Foto: Captura de pantalla
Coco Echagüe opina del resultado de Con los pies en la tierra?

—La voz de este disco es muy diferente a la voz del Coco de Nietos del Futuro, que es lo que la gente conoce de vos.

—Claro, lo que pasa es que me da la impresión de que para cantar “Uka Shaka” no se necesitaba de demasiado registro vocal. Por eso cuando tengo que definir este trabajo digo que es pop rock, totalmente diferente a lo que hacía antes; un poco por el gusto musical, y también porque a través de esa búsqueda quiero reciclarme, salir de la zona de confort.

—¿Te parece que acá hay público para el estilo que planteás? Si bien este tipo de pop que viene de afuera es bien recibido, ningún artista nacional ha logrado posicionarse.

—(Piensa) Pero vayamos por partes. La primera era poder armar las canciones, y ya pasé de la cocina al comedor: el plato está servido, el disco está pronto. Por ahora las devoluciones han sido muy buenas, hay temas sonando en las radios... Yo ya gané. Si le gusta a alguien, bárbaro, y acepto el “no me gusta”. Lo que no me permitiría es que me digan que es un trabajo mal hecho.

—Después de Nietos del Futuro, ¿te peleaste con la música?

—Yo no soy actor y recibí un Florencio, no estudié comunicación y conduzco un programa. Pero es por haberme atrevido respetando al otro, porque eso es respetarme a mí. En 2011, cuando estaba haciendo ficciones, no pensaba hacer un disco. Y cuando baja Nietos del Futuro, ¿12 años después vuelvo a la música? Bien, en el medio tuve un programa infantil y todos esos años sacamos disco, o sea que siempre estuve vinculado a la música. Capaz tuve un impasse, pero esta lucecita se prendió hace cinco años.

—¿Se ha hablado de un reencuentro con Nietos?

—Yo cada tanto tiro alguna cosa. Porque nosotros no tuvimos despedida. Después de haber logrado ir al festival de Viña del Mar, de Cusco, giras por Bolivia, Chile, Perú, Argentina, Estados Unidos, terminamos una noche de junio de 2005 en el Club Democrático de Tacuarembó. Se había quebrado todo en 2002, nos bajó muchísimo el trabajo y había que remarla en dulce de leche con un escarbadientes. Pero quizás, con todo lo que habíamos hecho, nos merecíamos otro final. Yo creo que si nos juntamos, por lo menos para una última presentación, tendría muchos adeptos, pero cada vez está más lejos. En algún momento lo pensé con más fuerza, porque para mí fueron 10 años maravillosos.

Coco echague. Foto: Captura de pantalla
Coco Echagüe sobre Nietos del Futuro

—Tuviste que ver con muchas coreografías del pop latino.

—El batido de “Mayonesa”, “Gelatina”, “La momia”, “Paola”, “Lucerito”... Todas.

—Y eso fue parte fundamental de que las canciones pegaran de la manera que pegaron.

—Sí. Una de las cosas que nos planteamos cuando empezamos a ver la movida que se venía, era qué iba a pasar cuando sonaran las canciones en el baile y el grupo no estuviera. Un poco guiado por “La Macarena”, quise asociar los coros de las canciones a un movimiento que la gente hiciera. Cuando me traen “Mayonesa” me quería matar, pero empecé a imaginarme a un gran cocinero y eso me lleva a las panaderías, a las batidoras, me imaginaba al cocinero, y por ahí me empezó a gustar.

—¿Te dejó rédito económico el pop latino?

—En algún momento me dejó un buen pasar. Pero yo siempre fui un busca, y con la música hubo un momento en que no podía hacer otra cosa, porque no solo era cantante y animador de Nietos, sino que tenía ensayos diarios con las otras bandas. Entonces viví nueve años o más, pura y exclusivamente de la música. Y desde 2008 en adelante, más allá de las actividades que he tenido, trabajo para una empresa de impermeabilizantes. Quizás si la grifa mía dijera Made in Argentina, podría estar viviendo de regalías. A ver, por mi forma de ser, sé que siempre estaría metido en alguna rueda, pero quizás más tranquilo.

—Ya que te considerás un atrevido, ¿sentís que la gente te toma en serio?

—Creo que la gente me ha dado crédito. La gente me toma como un tipo divertido, que no tiene problemas; yo creo que soy una persona energética y que todo va en un tema de energía. Quizás hay otros que te encasillan y seguís siendo el mismo. Ahora, si a mí me encasillan, ¿dónde me ponen? Porque yo iba a actuar con los Nietos del Futuro al Club de Anita, y al otro día estaba conduciendo un programa infantil. Y hoy por hoy conduzco un programa de mañana, y de tarde trabajo en una empresa de impermeabilizantes. ¿Qué tiene que ver una cosa con la otra? No sé si me ha ido bien o mal: me he revuelto.

Presente

Un nuevo escalón a un camino variado

El disco Con los pies en la tierra? marca el regreso de Coco Echagüe a la música, 12 años después de la disolución de Nietos del Futuro, la banda que le dio fama a nivel nacional. Con un repertorio que pasa por el pop, el rock y hasta una versión de “Stephanie” de Alfredo Zitarrosa, el álbum que fue producido por Andrés Arnicho, y para el que grabaron músicos de primera línea como Martín Ibarburu, Nico Arnicho o Artigas Leal, tiene un fin solidario, que es destinar lo recaudado a la Fundación Corazoncitos.

Mientras se embarca en esta aventura, Echagüe sigue al frente de Desayunos informales, se prepara para un nuevo Pasión de carnaval, y tiene previsto para este año participar de dos obras teatrales, todo además de su trabajo de vendedor.

Tres facetas de una figura

En Argentina y Uruguay

Actor de televisión

En 2010 y 2011, Coco Echagüe sorprendió actuando en televisión. Primero fue el galán de la ficción Porque te quiero así de Canal 10, compartiendo protagonismo con Florencia Peña y Catherine Fulop en una y otra temporada. Y después estuvo en la sitcom argentina Sr. y Sra. Camas, emitida por Canal 7.

Ganador de un Premio Florencio

Actor de teatro

Como actor, el punto más alto de Echagüe estuvo en el teatro. Su trabajo en la obra Y si te canto canciones de amor, de Dino Armas y dirigida por Lila García, le valió el Premio Florencio a Mejor actor de comedia en 2015. Entre otros personajes que encarnó, en 2014 fue el hijo de la prestigiosa Dahd Sfeir en Conversaciones con mamá.

En varios programas

Conductor versátil

Como conductor, mostró varias facetas diferentes aunque siempre con el humor como sello distintivo. Estuvo al frente del programa infantil Loco de vos en Canal 10 durante seis años, condujo un show de talentos en VTV, sigue al frente de Pasión de Carnaval en ese canal y ahora está en Desayunos informales, en La Tele.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)