J BALVIN

"De los cobardes no se ha escrito"

El País en exclusiva con el reggetonero del momento.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
J Balvin. Foto: Difusión.

El viernes estuvo en la apertura de la Copa América Centenario en el estadio Levi’s Stadium de Santa Clara y lo vieron millones de personas. Actuó con el estadounidense Jason Derulo y la banda canadiense Magic!, completando el número musical del evento deportivo del año.

Días atrás, la plataforma VEVO anunciaba que su último single, "Bobo", había roto récords y se había convertido en el videoclip en español más visto a solo 24 horas de su estreno (con 4.9 millones de reproducciones), y también en su primera semana. También el servicio de streaming Spotify reportó marcas históricas de reproducciones para un tema latino.

En noviembre de 2015 abrió la gala de los Grammy Latino con su canción más famosa, "Ginza", y se llevó la estatuilla de Mejor Canción Urbana por "Ay vamos". Hizo el remix latino de "Sorry", de Justin Bieber, e incluso compartió escenario con él en algún show, un hecho inusual para un artista latino.

Con todo eso, quizás muchos de los que están leyendo esta nota no saben quién es J Balvin, sensación de la música latina actual. Pero es probable que en alguna radio hayan escuchado un pegadizo tema que dice "Si necesitas reggaetón, dale": ese es "Ginza", el que sonó en los Grammy y que en YouTube tiene más de 500 millones de reproducciones.

Estos son datos fríos y estadísticas de la carrera corta pero intensa de un compositor que logró insertar definitivamente el reggaetón, hasta ahora género exclusivamente latinoamericano, en el mercado anglosajón. Sus discos Real y El negocio abrieron las puertas, pero fue con La familia, de 2013, que Estados Unidos consagró comercialmente a este hombre nacido José Álvaro Osorio Balvin hace 31 años, quien ahora tiene la frase "hacer historia" casi como leit motiv.

En la entrevista telefónica con El País, que sólo puede durar ocho minutos indica previamente el sello, el colombiano la repetirá varias veces.

Balvin atiende desde Miami —sigue viviendo "en mi hermosa tierra de Medellín, Colombia", aclara— el día en que lanzó a la venta el single "Bobo", que de inmediato se convirtió en número uno en una decena de países. "Es increíble, muy agradecido, sorprendido también con ver que realmente se siente esa fuerza, no sólo mediática, sino en el pueblo, en la gente. En un momento como este en que la industria está cambiando tanto, ver cómo la gente decide comprar la canción y volverla número uno en pocas horas, me parece realmente asombroso", dice.

A pesar de su sorpresa, su éxito va al ritmo de los tiempos que corren: los que triunfan son sus sencillos, tal como se está dando a nivel internacional sobre todo en las plataformas digitales. "Ginza" fue editada en solitario y fue la primera de sus canciones en entrar en las listas internacionales. Llegó al número uno en Estados Unidos, donde además consiguió un Disco de Platino por ventas.

"Bobo", cuenta a El País, es adelanto del disco que publicará en poco más de un mes a través del sello Universal, y en el que colaboró con el famoso productor Pharrell Williams (el de "Happy", de la banda sonora de Mi villano favorito 2). "Es muy bonito que haya colaborado y haya cantado en español, que se haya prestado para hacer historia con los latinos", cuenta.

Historia.

Balvin tuvo en su temprana adolescencia una banda de rock para la que ya componía las canciones, pero fue un viaje a Nueva York unos años después el que marcó su destino artístico. "Me enamoré del movimiento urbano, del rap como tal, y descubrí mi cariño por el reggaetón", dice.

Allí empezó su derrotero, con un equipo que en gran parte lo acompaña hasta ahora. Cuando recibió el Grammy Latino el año pasado, le agradeció a quienes "desde los 17 años trabajan conmigo y hacen parte de este éxito", del que quizás esa sea una de las claves.

"Mi equipo está conmigo desde el principio, siempre ha habido un par de guerreros y soñadores al lado mío, que ven lo que los otros no ven", le cuenta a El País. ¿Qué es lo que no ven los demás? A la persona detrás de la figura, que dedica tiempo a su trabajo y a cultivar un perfil lo más bajo posible.

¿Cuál es la clave del éxito de J Balvin? Es algo más difícil de explicar. El reggaetón parece haberse instalado como un género mainstream en América Latina, con canciones que suenan todas iguales y videoclips que se ven todos iguales, en los que en general hay mujeres en bikini en torno a un hombre bien vestido con gesto de todopoderoso. Pero hasta ahora nada de eso había llamado la atención en Estados Unidos.

Quizás el diferencial de Balvin tiene que ver con que es compositor de la gran mayoría de lo que canta, y que física y musicalmente tiene una estética más americana, más cercana al urban que al reggaetón en sí. Sus letras, aunque muy sexuales, son menos agresivas, y su música es un poco menos invasiva y más sutil que la de la referencia más obvia dentro del género (y también la más popular), Daddy Yankee.

Sea lo que sea, algo tiene el colombiano que resultó atractivo en el hemisferio norte, y lo ha llevado a dar pasos hasta ahora poco comunes para la música popular latinoamericana. Hay mucho de perseverancia, a juzgar por sus palabras.

—Has dicho que con este disco pensás salir de tu zona de confort. ¿Eso qué implica?

—Mayor riesgo, mayor responsabilidad y mayor ganancia para el público a nivel musical.

—¿Cómo te llevás con eso de que en el mundo se hable de vos como un fenómeno latino?

—Para mí es una gran responsabilidad, y por eso con este álbum quiero demostrar que la gente no está equivocada con el concepto de J Balvin. Que sepa que venimos a refrescar la industria musical.

—¿Qué crees que tenés que lograste entrar al mercado estadounidense y posicionarte con tanta fuerza como para compartir escenario con, por ejemplo, Justin Bieber?

—Creo que la capacidad que tengo de soñar y la energía que le metemos, la terminamos materializando ahí donde los sueños se hacen realidad.

—En tus videoclips por lo general protagonizás una historia de amor, te salís un poco del estereotipo de reggaetonero rodeado de mujeres. ¿Por qué? —Queremos ir una milla extra, tener un extra mile ahí para demostrar que queremos lo que hacemos, respetamos al público y queremos hacer historia, y para hacer historia pues hay que arriesgarse. De los cobardes no se ha escrito nada.

—Hablas mucho de tus ganas de hacer historia. ¿Qué sería para ti hacer historia?

—Ser uno de los latinos que vuelva a la música latina mainstream cantando en español, sin necesidad de pasar al inglés, que sé que no lo vamos a hacer. Vendrá el momento quizás, pero vamos a llevar el español hasta que las personas que canten conmigo se pasen al español, a que el mundo entero reconozca la música de Balvin.

Uruguay, el éxito, la fama y más.

“Uruguay no lo conozco, no he tenido la oportunidad ni el placer”, dice J Balvin, quien promete venir cuando lo convoquen. El colombiano cuenta que hace pocos años sufrió una depresión que casi lo mata, pero que logró recuperarse soñando en grande.

“Le pido a Dios que me mantenga con el corazón limpio frente al éxito, y que no me deje desconectarme de la gravedad. La palabra fama no me causa tanta gracia”, cuenta en su charla con El País.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)