ENTREVISTA

Clemens Rehbein, de Milky Chance: el éxito de "Stolen Dance" y la historia de "Colorado"

El cantante de Milky Chance habló con El País sobre el lanzamiento de "Colorado" y la evolución del grupo que grabó su primer disco de forma casera y que terminó girando por el mundo

Philipp Dausch y Clemens Rehbein, de Milky Chance. Foto: Anthony Molina.
Philipp Dausch y Clemens Rehbein, de Milky Chance. Foto: Anthony Molina.

Clemens Rehbein está cansado. Y se nota. Son casi las 23.00 en Berlín y el cantante del grupo alemán Milky Chance —responsable de “Stolen Dance”, el hit de 2013 que acumula 817 millones de reproducciones en Spotify— pasó las últimas tres horas hablando sin descanso con medios de toda Latinoamérica sobre “Colorado”, su nueva canción.

Sin embargo, apenas se le menciona el show que ofreció en Plaza Mateo en marzo de 2018, el músico de lentes redondos y de bigote finamente cuidado se entusiasma. “Oh, ¡yeah, yeah! Recuerdo ese lugar; estaba frente a la playa. Montevideo fue precioso”, le comenta a El País desde el otro lado de la videollamada por Zoom.

En ese momento, Rehbein —experto en el manejo de la voz afectada, el susurro y los estribillos memorables— llegó a Uruguay junto a su colega Philipp Dausch en el marco de sus shows en los Lollapalooza de Argentina, Brasil y Chile. En YouTube hay varios videos que registran aquella fiesta en el Parque Rodó. El público bailó e hizo pogo con “Sweet Sun”, coreó a todo volumen el estribillo de “Stolen Dance” y hasta se sumergió en la introspección de “Cold Blue Rain”.

A casi 10 años de su formación, todavía sorprende pensar en todo lo que logró el grupo nacido en Kassel, una ciudad ubicada a 300 kilómetros de Berlín. Grabaron su primer disco, el celebrado Sadnecessary (2013), en la casa de los padres de Rehbein y en cuestión de meses ya estaban girando por el mundo con los hits “Stolen Dance” y “Down By the River”.

Es más, apenas se le menciona ese dato, al cantante se le dispara una sonrisa. “Es bastante loco, la verdad”, dice. “Grabamos el disco como pudimos en la casa mis padres y gracias a internet terminó recorriendo el mundo. ‘Stolen Dance’ demostró que si a la gente le gusta una canción, no importa si la grabaste en un estudio o en tu garaje”.

En estos años, el grupo lanzó otros dos discos: Blossom (de 2017, que incluyó el hit “Cocoon”) y Mind the Moon (de 2019, que grabaron junto a grandes invitados como Ladysmith Black Mambazo). En ambos, se dedicaron a alimentar su sello: canciones bailables que se construyen en torno a letras melancólicas y contemplativas.

“Escribir canciones siempre se trató de afrontar emociones. Todos tenemos luchas internas y altibajos, por eso me interesa escribir ese tipo de letras. A la vez, siempre me gustó la música de ritmo bailable y que te levanta el ánimo. De ahí surge esa combinación”, explica.

Y, claro, su último estreno tiene mucho de esos ingredientes. “Colorado”, que publicaron a mediados de junio, habla de todas esas sensaciones a las que uno se enfrenta cuando una relación fracasa. “Cuando estás con el corazón roto y la vida te sobrepasa, es necesario tomarse un descanso de la tristeza. Por eso nos juntamos con amigos y tratamos de escapar”.

Sobre líneas de bajo repetitivas y un estribillo explosivo, la canción que ya tiene más de tres millones de reproducciones en Spotify invita a tomarse un respiro en tiempos oscuros. “’Colorado’ tiene un sentimiento muy universal y es hermoso ver cómo la música conecta con personas de todos los idiomas y edades”, dice. “Ojalá podamos hacer esto por mucho más tiempo”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados