Obituario

Claudio Taddei, un músico inspirador y que repartió alegrías

El cantante murió a los 53 años y deja una obra que fue pionera de mucha música uruguaya

Claudio Taddei.
Claudio Taddei, un músico que inspiró a otros.

"Qué más puedo pedir / Si a mí la vida me deja jugar de nuevo / Qué más puedo pedir al sol / Tengo guitarra y tambor / Toco madera pa’ que no se apague la buena”, cantaba Claudio Taddei en “Cositas buenas”, una de las canciones más emotivas y personales de su carrera. “Te toca la pena, también la alegría y el amor / No dejes que nada espere, la vida hace siempre lo que quiere / Más vale echarle picante y hacer que las cosas se vivan bien pa’ delante”.

Taddei falleció ayer a los 53 años en Lugano, Suiza —el lugar donde estaba instalado hace más de 15 años— tras luchar durante años con una larga enfermedad. Al conocerse la noticia en la mañana del viernes, el día, que ya venía cargado de tintes melancólicos por la lluvia y el frío invernal, se terminó de poner gris por la sorpresa de la muerte del músico y pintor.

“Esta mañana nos enteramos con gran tristeza que murió Claudio Taddei, gran artista uruguayo. Claudio fue el productor artístico de nuestro primer disco, Deskarado. Estamos llenos de anécdotas y recuerdos felices de esa época en la que nosotros estábamos empezando y él ya estaba haciendo su camino. ¡Gracias Claudio! Tu magia seguirá viva en el Deskarado y en cada una de tus obras”, escribieron en Facebook los músicos de La Vela Puerca. Pero, además de la escena del rock, los mensajes llegaron desde músicos de otros géneros: funk, hip-hop, folcore, candombe, murga y jazz.

Es que a lo largo de los discos de Taddei, que se caracterizan por una fusión constante, el oyente se puede topar con canciones que abordan los géneros nombrados anteriormente. Su disco más importante es La iguana en el jardín, el disco de 1995 que incluía una versión de “Why Did You Do It?” —un clásico de los setenta cantado por la banda Stretch— y “Estoy contento, nena”, dos canciones con arreglos funky y soul donde también cantaba Ruben Rada. Ambos temas, que sonaron bastante en las radios uruguayas, presentaron a una voz propia que es inmediatamente reconocible: ese timbre grave y un canto cargado de sensualidad y de sentimiento popularizados por los cantantes negros de los sesenta y setenta.

Sin embargo, el sello de su voz era renegado por el propio Taddei. En una entrevista realizada para El País en una de sus últimas visitas a Montevideo, el músico admitió: “Ya no me disgusta mi voz. Me amigué con ella”. En esa charla de principios de 2018, se mostraba en un momento de reencuentro y aceptación con su vida, que además de pelear con el poco reconocimiento que tuvo, también habló sobre el cáncer, una enfermedad que padeció desde 2002.

“Cuando me fui, no sabía si iba a vivir. Pero fui aprendiendo que no sirve de nada preocuparse, porque es como que te estás anticipando, no viviendo la situación”, explicó en ese momento. Y en Natural, el último disco que publicó en vida, se pueden encontrar varias canciones que hacen referencia a esa etapa de reencuentro y de reflexión en su vida. Presentado como “grandes y pequeños éxitos desconocidos”, el álbum recoge canciones de tres discos editados en Europa -Puerto mestizo, Montevideo conexión e Intuitivo-, otras de Para el sur, el norte está lejos, editado en Uruguay en 2003 y tres nuevas.

Uno de los ejemplos es la nueva versión de “Conservá tu luz” (editado originalmente en Para el sur...), que incluye a su hija, Dana, como voz invitada. “Conservá tu luz / Sin perder el color de tu alma, / Respira con tu cruz / Que te ayuda en el bien y en el mal”, cantaban padre e hija.

El disco —que está nominado a tres categorías de los Premios Graffiti—también incluye “Cositas lindas”, la hermosa letra que se citaba al principio de esta nota, y “Sereno”, una canción acústica que cierra el disco con una letra muy personal: “Ahora es así y quiero ir despacio, / Solo sé que me encuentro mientras estoy andando / Todo lo que aprendí en mi tiempo / Todo lo que deseo es estar sereno”.

Su último recital en Montevideo fue el 21 de septiembre en La Trastienda. Allí se presentó junto a nueva banda, repasó varios de los clásicos de su carrera, iba y venía en el escenario para pintar en un lienzo y celebró poder estar en escena sin bastón. Esa es la mejor manera de recordarlo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)