SODA BY CIRQUE

Un circo lleno de pop argentino

La interna de un show que vendió 200.000 entradas y llegará a Montevideo hacia fines de 2018.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Zeta Bosio y Charly Alberti. Foto: Difusión

La fiebre generada por Pokemon Go acapara los espacios públicos y los llena de adolescentes dispuestos a cazar sus monstruitos con el celular. En librerías, shoppings, parques y en las inmediaciones de una manifestación: por cualquier calle de Buenos Aires hay alguien hablando de eso.

En simultáneo, en esa misma ciudad hay otra fiebre que no está tan esparcida, sino que se ha concentrado en el Luna Park en los últimos días. Es la sodamanía, que se reavivó como en su momento de mayor ebullición, cuando Soda Stereo empezaba a cambiar el rumbo de la música latinoamericana y conquistaba un mercado continental con su estética glamorosa y su sonido pop.

Es la sodamanía que se percibe en afiches callejeros en los que hay un planeta, colores vibrantes y el título Sep7imo día. Es la sodamanía que se hace evidente en los kioscos, donde diarios y revistas hablan de un espectáculo que se viene y donde también se encuentran posters de unos jovencísimos Gustavo Cerati, Charly Alberti y Zeta Bosio con aquellos raros peinados nuevos ya viejos.

"Yo salí ayer a la calle con Zeta y lo paraban todo el tiempo de vuelta como en 1997. Le tocaban bocina los autos, nos paramos en una esquina a hablar y fue imposible: venía gente y gente a sacarse fotos", dice a El País Daniel Kon, el manager de toda la vida de Soda Stereo, dando fe de lo que pasa.

Las primeras personas que se agolparon en el Luna Park para comprar entradas para este espectáculo se iban con lágrimas en los ojos y hablaban de lo que iba a ser volver a ver a Soda Stereo. Como si Soda Stereo estuviera de vuelta, como si eso fuera posible. Como si la banda no se hubiera separado, como si Cerati no se hubiera muerto.

¿A qué se debe tanto revuelo? El 9 de marzo de 2017 se estrenará Sep7imo día, no descansaré: la nueva puesta del Cirque du Soleil, que por primera vez coproduce un espectáculo y por primera vez lo hace en base a una banda sudamericana. El circo más famoso del mundo llevará la historia y las canciones de Soda Stereo a un nuevo formato que en Argentina batió record: en dos semanas se vendieron 200.000 entradas y se agotaron más de 20 funciones.

El espectáculo girará durante 2017 por el continente (Córdoba, Perú, Chile, Colombia y tres ciudades de México) y su llegada a Montevideo, donde el Cirque Du Soleil presentó este año Kooza, está prevista para 2018 como parte de una gira por el continente. Habrá que esperar.

"Algo como el Cirque".

Después del éxito de la gira Me verás volver de 2007 a Soda Stereo le ofrecieron de todo: hacer una película, una miniserie, un reality para televisión, ser jurado en un programa, hacer una comedia musical... Nada motivaba lo suficiente como para decir que sí.

Pero en 2013 Kon con Roberto Costa y Diego Saenz, presidente y CEO de PopArt respectivamente, se fueron a Las Vegas y vieron dos de los espectáculos fijos del Cirque du Soleil: Love, sobre The Beatles, y One sobre Michael Jackson, y entendieron que eso era lo que buscaban. Después de todo, ¿qué tan delirante puede ser para tres argentinos soñar con hacer un show con el mejor y más famoso circo del mundo?

A través de uno de los 5.000 trabajadores de la empresa Cirque du Soleil, Saenz llegó al jefe de producción Charles Joron y le envió una completa presentación sobre Soda Stereo: qué era, por qué era importante, qué había hecho para merecer su atención. Consiguió finalmente una entrevista telefónica que terminó en una pregunta sugerente: "¿les gusta el clima frío? Los invito a que vengan a conversar".

En noviembre de 2013 Kon, Saenz y Costa se fueron a Canadá a hacer una presentación y a vender la utopía de girar con este show. "¿Te acordás que en el medio de la reunión Joron agarró un papel y se puso a dibujar, diciendo lo que se imaginaba?", le dice Kon a Saenz en un apartamento que está repleto de discos, libros y revistas. En el piso, contra una pared, está apoyado el Disco de Oro que Soda recibió por Me verás volver, el disco recopilatorio de la que fue su última gira.

"Nos pidieron un estudio de mercado", cuenta Saenz a El País, "pero tiempo después nos confesaron que antes, habían juntado a todos los empleados latinos del circo, los habían invitado a almorzar y les dijeron: vamos a decirles dos palabras, levante la mano el que las conoce. Las palabras son: Soda Stereo, y se volvieron todos como locos".

"Pero nos enteramos que casi se cae todo un día antes porque Jean Francois Bouchard, el guía creativo del circo, está casado con una latinoamericana y le contó que estaban empezando a explorar a Soda Stereo, y ella le dijo: ah, no la conozco. Lo que pasa que era brasileña", dice Kon.

El estudio de mercado reveló que había muchos puntos de contacto entre Soda y el Cirque como proyectos y marcas, y ese fue el quiebre para que Sep7imo día empezara a tomar su forma final (ver recuadro). Al proyecto se sumaron Zeta Bosio, Charly Alberti y Laura Cerati, la hermana de Gustavo, y de repente todos en el circo estaban tarareando aquellos éxitos del rock argentino de los ochenta y los noventa.

"Hoy recuerdo que muchas de las cosas que se dijeron en aquellas charlas muy incipientes, hoy están en el show. Por ejemplo, este es el primer espectáculo del Cirque con gente de pie en el campo, y eso sale de una idea de los Soda", cuentan Kon y Saenz.

Todo lo mágico que tiene este encuentro entre Soda Stereo y el Cirque du Soleil —que incluso nacieron en el mismo año, 1984—, y esta suerte de vuelta de una banda emblemática que ha reavivado la pasión en miles y miles de fanáticos, tiene una carga emocional brutal: es el primer proyecto de la banda sin Gustavo Cerati, quien murió justo cuando el espectáculo recibía el primer sí, hacia fines de 2014.

En ese momento, Kon le planteó a Laura Cerati pausar el proyecto o cancelarlo definitivamente. La familia fue tajante: había que seguir, era la única opción.

"Zeta y Charly están trabajando en la música de la obra, los temas originales de Soda tratados de una manera distinta, y también está involucrada la familia Cerati porque los necesitamos. Hace un par de días llevé a Benito al estudio, empezó a escuchar los temas y los conoce a la perfección. Fue un momento íntimo, maravilloso, de esos que este proyecto nos está generando. Lo que está pasando entre Zeta y Charly trabajando juntos, pensando todo el tiempo en Gustavo, en cómo haría las cosas él", relata Kon, uno de esos habitantes históricos del planeta Soda Stereo.

Gran parte del trabajo musical se ha hecho en Unísono, el estudio de Cerati, lo que ha contribuido a la mística de todo el proceso del que también es parte Adrián Taverna, el sonidista de siempre de la banda y de Cerati.

"Escuchar las cintas abiertas de Soda, y por momentos escuchar solo la voz, es muy conmovedor. En ese sentido el espectáculo está lleno de sorpresas, hay una versión inédita de un tema muy famoso y un montón de cosas maravillosas", indica Kon.

Un planeta estéreo.

En ese planeta logró meterse el equipo del Cirque du Soleil, que visitó las casas de la infancia de cada uno de los Soda y el cuarto de la adolescencia de Cerati, que su madre ha mantenido casi en idénticas condiciones. "Hasta vieron los libros de ciencia ficción que Gustavo leía", apunta Kon.

La reconstrucción de esa parte del planeta Soda, reconoce el manager, fue la más "shockeante" a nivel emocional, aunque toda esta experiencia ha sido conmovedora porque los ha obligado a todos a revisar su propia historia, lo hecho durante estos 30 años.

—¿Y qué creen que tuvo Soda que caló tan hondo?

Daniel Kon: El fenómeno Soda en toda Latinoamérica, no sé si tanto en Uruguay, es el signo de una época que dejó marcada a varias generaciones. Soda trascendió las generaciones y el mito, la épica siguió viva. Los grandes fenómenos históricos están en el alma de la gente y están vivos ahora. Soda fue muy grande en el pasado, pero lo más apasionante es que está vivo en el presente.

Un planeta llamado Soda Stereo.

Sep7imo día, no descansaré es el nombre de este espectáculo, que remite a la canción "En el séptimo día" del disco Canción animal y directamente al concepto de esta obra que de alguna manera recrea el mundo Soda Stereo con la música de la banda, que ha sido tratada por Zeta Bosio y Charly Alberti específicamente para el espectáculo en base a las obras originales.

Sep7imo día tiene un personaje central que está atravesando la adolescencia con esa necesidad de cambiar el mundo. Cuando escucha la música de Soda Stereo por primera vez se libera y le encuentra un nuevo sentido a todo. Según ha dicho en la presentación Michel Laprise, director de este espectáculo, hay un mensaje final que se busca transmitir: la música es más fuerte que la muerte.

Los detalles técnicos de esta apuesta.

El escenario para este espectáculo se construyó en Montreal y empezará a viajar hacia Buenos Aires en setiembre. La carga será trasladada en 20 camiones y el show no estará montado en la típica carpa del Cirque du Soleil, sino que tiene el perfil de show de estadio. Habrá 35 artistas en escena y 42 personas trabajando detrás, habrá público de pie y toda la música será grabada.

Los directores de Sép7imo día, no descansaré son Michel Laprise, quien comandó el MDNA Tour de Madonna y Chantal Tremblay, la directora de creación del musical Love de los Beatles.

Este será, además, el primer show del circo que no será ensayado en Montreal: toda la preparación se hará directamente en Buenos Aires, donde la obra debutará el 9 de marzo del año que viene.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados