MÚsica

Los cinco puntos fuertes del Montevideo Sound City

Ayer fue la segunda edición de un festival invernal que es fiel reflejo de lo que está pasando en la escea musical local. Acá, sus mejores cosas.

Montevideo Sound City 2017. Foto: Darwin Borrelli
Montevideo Sound City 2017. Foto: Darwin Borrelli
Socio en la Sala Fabini. Foto: D. Borrelli
Socio en la Sala Fabini. Foto: D. Borrelli
El Montevideo Sound City 2017. Foto: D. Borrelli
El Montevideo Sound City 2017. Foto: D. Borrelli
Chillan las Bestias. Foto: D. Borrelli
Chillan las Bestias. Foto: D. Borrelli
Santi Mostaffá y Hache con Los Buenos Modales. Foto: D. Borrelli
Santi Mostaffá y Hache con Los Buenos Modales. Foto: D. Borrelli

1. La logística

Igual que el año pasado, Montevideo Sound City sorprendió por su prolijidad y efectividad. Todos los shows empezaron en hora y los cinco escenarios montados sonaron a la perfección, aprovechando además de la mejor manera posible (incluso mejor que en 2016) los espacios del Auditorio Nacional del Sodre. La iluminación también fue buena en cada show, y todos esos son puntos que en festivales de estas características, donde se mueve tanta gente en escena, son bastante difíciles de controlar. Más de uno dijo por ahí que no había nada que envidiarle a los eventos del primer mundo, y es muy cierto.

2. Las sorpresas

La presencia de Emiliano Brancciari fue un gran toque del Sound City. El cantante de No Te Va Gustar hizo con La Triple Nelson el tema "Cielo todo gris", y luego se dejó ver cantando entre las primeras filas del público de Boomerang. Pero no fue el único cruce interesante del festival: Christian Cary hizo tremenda versión de "Gris" de Loop Lascano a dúo con Fede Lima, y Martín Cáceres se infiltró en el equipo rapero de Los Buenos Modales en una mezcla llamativa.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

Emiliano Brancciari con Christian Cary. Foto: Darwin Borrelli
Emiliano Brancciari con Christian Cary. Foto: Darwin Borrelli

3. El escenario de trovadores

Algunos de los conciertos más interesantes del día pasaron por el Escenario Trovadores. Estuvo Papina de Palma haciendo un precioso dúo con Juan Pablo Chapital, con quien presentó versiones de los temas de Instantes decisivos; y también el rochense Nicolás Molina con un nuevo formato, en trío con el tecladista Pablo Gómez y el baterista de Buenos Muchachos, José Nosar. Allí, además, mostraron sus proyectos Riki Musso que abrió la tarde, Fede Graña con Diego Maturro y la gran cantante Lu Ferreira con Santiago Cutinella y el argentino Luca Bocci, uno de los internacionales, que terminó dedicándole unos versos a Uruguay acompañado del también indie de la vecina orilla Simón Poxyrán.

Papina de Palma con Chapital. Foto: D. Borrelli
Papina de Palma con Chapital. Foto: D. Borrelli

4. La potencia de Chillan las Bestias y el rock de Socio

Chillan las Bestias fue una de las grandes sorpresas del día y cautivó al público que se acercó a la Sala Hugo Balzo —despojada de butacas— para conocer esta propuesta ascendente en la escena rioplatense. Pedro Dalton desplegó todo su magnetismo y acompañado de una troupe porteña que con teclados y violín (entre otros instrumentos) le da un aire arrabalero a este rock, encabezó uno de los números del Sound City. Qué buena banda es para ver en vivo.

Más temprano, en la Sala Fabini, Socio mostró su versión más rockera con un repertorio perfecto que se basó en Mini glorias, y que sirvió para mostrar con las mejores condiciones lo bien que suena esta banda y lo bien que canta Lima, hoy uno de los mejores cantantes del rock nacional. Este proyecto atraviesa lejos, su mejor momento.

Socio en el Auditorio. Foto: D. Borrelli
Socio en el Auditorio. Foto: D. Borrelli

5. Los Buenos Modales

Y se podría repetir como punto alto cinco veces este mismo ítem porque lo vale. Los Buenos Modales —que son los raperos que responden a los nombres de Dubchizza y Pan, acompañados para la ocasión por los raperos Berna, Hache, Santi Mostaffá, Eli Almic y más— dieron el mejor espectáculo del festival demostrando que acá se hace hip hop del bueno y poniendo a bailar hasta al más tímido. Disparando rimas sin parar (y qué bueno es Mostaffá en eso) sobre un groove hipnótico, los recientes ganadores del Graffiti a mejor álbum de hip hop la rompieron. Sencillamente así.

Santi Mostaffá en acción. Foto: D. Borrelli
Santi Mostaffá en acción. Foto: D. Borrelli
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)