Carnaval 2018

Cinco preguntas a Mariana Escobar, la actriz que descolló con la revista Tabú

Se perfila como una de las referentes de la categoría, combinando canto y actuación de primer nivel. Su participación en el espectáculo “Decisiones” la perfila como uno de los mayores destaques individuales del año

Tabú
A la derecha, Mariana Escobar de Tabú

—Tabú abrió la noche del miércoles en el Ramón Collazo, ¿están contentos con lo hecho?

—Viví de una manera muy especial lo que pasó. Estaba bastante tranquila pero, al mismo tiempo, fue la primera vez que hicimos una pasada completa ante tanta gente. A los ensayos de las revistas va la gente más cercana y nunca tenemos grandes cantidades de público, por eso había incertidumbre. Quedamos bastante contentos porque rindieron las cosas que nos planteamos, aunque obviamente hay detalles para corregir.

Decisiones es un espectáculo integral de música, danza, colorido y actuación. ¿Qué tan difícil fue armarlo?

—El desafío era encontrar cómo armonizar todas esas aristas, sin perder la coherencia. No fue fácil, porque planteamos una historia que va hacia delante y hacia atrás, corriendo el riesgo de que no siempre se entienda.
En ese sentido, cuando no se apuesta por un desarrollo de la narración lineal, cobra una dimensión fundamental el desarrollo del personaje. La decisión de contar esta historia con una pareja homosexual enfatiza la idea de Tabú de hablar desde otro lugar. Si se cuentan historias con normalidad por parte de una pareja heterosexual, ¿por qué no hacerlo con una pareja gay? Nosotros nunca plantemos un discurso, ni llevamos una bandera; simplemente propusimos una historia y eso es lo bueno del espectáculo. La idea central fue proponerlo y que el público tomara sus propias conclusiones.

—El espectáculo habla de múltiples historias de vida. ¿En qué o quienes se inspiraron para relatarlas?

—Nosotros siempre vamos participando y plasmando lo que nos pasa. En la escena de las madres nos plantemos qué significa ser mamá o también los roles y la implicación de ser mujer, en una sociedad que te encasilla, que entiende que, por ser mujer, tenés sí o sí que ser mamá. Nosotros proponemos una idea de libertad, que busca romper las estructuras y hablar de los derechos y las múltiples posibilidades de ir por la vida, sin moldes ni ideas preconcebidas. Trabajamos mucho en equipo para que el espectáculo se viera lo más orgánico posible: fue un trabajo de hormiga.

—La idea de la representación de lo femenino está muy presente en este repertorio. ¿A qué se debe?

—Considero que está bueno esto que está sucediendo en Carnaval, donde los espectáculos que hablan de lo femenino están en el boca a boca de todos los carnavaleros. Ya sea por Falta y Resto —murga que cuenta con seis mujeres— o por La Compañía, que cuenta con una orquesta con chicas.
Sin embargo, también pienso que hay mucha hipocresía ya que, en algunos casos, es políticamente correcto hablar de esto. Ahí es donde cada uno tiene que ser autocrítico y sincero, porque es una responsabilidad importante abordar estas temáticas. Hay que tener mucho cuidado en lo que se cuenta y después ser consecuente en la vida. No se trata de quedar bien para la pantalla y después, en la cortita, no tener un comportamiento acorde. Lo que está bueno es llamar a la conciencia de que el carnaval no es de los hombres: es de los hombres y de las mujeres.

—¿Con qué objetivos sale Tabú?

—Tabú sale con el objetivo de contar un historia. Estamos en un concurso y queremos ganar, también. Confío en mis compañeros, trabajamos mucho y fuerte para esto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)