CARNAVAL 2018

Cinco preguntas a Gonzalo Palau, el arquitecto de la resurrección de Curtidores

La murga llegó a la instancia final entre las candidatas al cetro de la categoría, tras dos años de baja performance.

Foto: Gentileza Gonzalo Palau.
Foto: Gentileza Gonzalo Palau.

Curtidores de Hongos llegó a la definición liguillera con una buena chance de pelear por la mayor distinción de la categoría, aunque cuenta con rivales de fuste.

Luego de dos años con espectáculos de bajo nivel, el director responsable del grupo, Daniel Carluccio, dio un giro de 180 grados y puso su murga en manos de un equipos de jóvenes artistas que vienen en ascenso desde hace varias temporadas.

Uno de ellos es Gonzalo Palau, quien junto a Rodrigo Guillenea son los encargados de los textos y la puesta en escena.

Ambos dieron capote con la murga de San Carlos, Los Fantasmas se Divierten, que ganó varios certámenes regionales en el interior hace semanas.

Palau y Guillenea crearon el repertoio “Miserias”, junto a Emiliano Tuala y Hebert “Tiburón” Martínez.

Los tablados le han dado un espaldarazo contundente a la murga centenaria del mítico Carlos Céspedes y El País quiso conocer junto a Palau los detalles de un proceso que comenzó hace meses y ahora puede terminar en batacazo.

─ Se reconoce a Curtidores de Hongos como una de las murgas del año. ¿A qué lo atribuye?

─ Detrás de este espectáculo hay mucho trabajo y organización. Formamos un equipo de laburo que engranó muy bien desde el principio, con ganas de dar un vuelco importante en todos los aspectos. Estamos muy conformes por el resultado alcanzado y, por sobre todas las cosas, porque todas las etapas planificadas se cumplieron tal como fueron previstas.

─ "Miserias” es un espectáculo con fuerte trasfondo humanista. ¿Cómo surgió?

─ Fue una idea creada junto a Rodrigo Guillenea al finalizar el pasado carnaval. Lo propusimos a Daniel Carluccio con bloques marcados y una estética definida, ya que lo visual jugaría un papel muy importante. Luego intervinieron los técnicos de cada área, que lo hicieron mutar, crecer, con preciosos aportes sensibles e individuales.

─ Palau y Guillena ya son una marca registrada en carnaval. ¿Desde cuándo trabajan juntos?

─ Comenzamos en (la murga joven) Zarto Disparate, en 2009. Nos conocemos desde hace muchos años, de modo que nos acoplamos muy bien para escribir.  Nos gusta trabajar en conjunto, lo disfrutamos, y hemos generado una confianza brutal.  Ese vínculo es fundamental para ir hacia atrás y adelante si algo no nos convence. Estamos todo el año pensando ideas y en nuestro chat del Whatsapp debemos tener una decena de espectáculos en las gateras (risas). Trabajamos realmente en equipo, ya que uno mete mano en lo que propone el otro de modo natural; esa es la fórmula para armar una buena ensalada.

─ Defina los tres conceptos principales de este espectáculo.

─ Quisimos poner en evidencia el lado oscuro y miserable de los seres humanos. Hablamos de la convivencia y de todo aquello que, a sabiendas que está mal, reprimimos para poder existir como sociedad. Y buscamos un remate que hable del amor como alternativa a un mundo jodido.

─ Vienen “sonando” fuerte en los tablados y el Teatro de Verano. ¿Qué hablan en la interna?

─ Somos conscientes que estamos para algo importante, pero lo tomamos con mesura. Sentimos que la murga pega en los tablados, de modo que eso nos nutre de energía para romperla en el Teatro de Verano. La liguilla dirá, realmente, para qué estamos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)