CARNAVAL

El cierre de la primera rueda mostró espectáculos de buen nivel

Nazarenos tuvo humor y emoción, La Clave y Falta y Resto presentaron puntos altos y House dejó un show de alto voltaje humorístico.

Murga Falta y Resto. Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País

La primera rueda del Concurso Oficial llegó a su final, en una fría y ventosa noche en el Teatro de Verano “Ramón Collazo”, con entradas agotadas.
El cierre de la jornada fue protagonizado por la murga La Clave, que mostró un trabajo ampliamente destacado a nivel global, aunque la propuesta mereció un mayor rebote y comunicación a la obtenida de la platea, principalmente a partir de su libreto, que es muy parejo y tiene destacadas ocurrencias.

La mejor devolución queda pendiente en el área humorística sobre el inicio de la propuesta, que fue actuada de un modo acelerado.

Allí también se requerirá una mayor precisión coral en su vuelta al Collazo.
Su el espectáculo se donimina “Brutal” y traza paralelismos entre una sociedad bárbara, primitiva y tribal, cuyas cualidades se corresponden con los acontecimientos de este tiempo, en los que el hombre replica tales conductas en la construcción del día a día, dice La Clave.

Con un marco estético de los mejores que han pasado en su género, la murga de San Carlos propone una sucesión de bloques cortos, en contraste con las fórmulas utilizadas en años anteriores, donde la apuesta era por fragmentos más definidos y extensos.

Así, pues, la sucesión de momentos generan un espectáculo que permite abrir múltiples ráfagas de crítica a lo largo de sus cuplés.

En especial, las de de carácter político fueron venenosas, punantes, al grano, y, por efectivas y acertadas, levantaron polvareda.

Una canción sobre la violencia tuvo un clima muy bien logrado desde el costado reflexivo. Otro momento sobre la murga -que cumple 20 años de vida, diez de los cuales transcurrieronen Montevideo- fue su punto más logrado en materia de risa.

En tanto, su canción final preparó el clima para su despedida dedicada los tesoros de la vida, donde ponen de relieve a la familia y los amigos como verdaderos refugios. Dicha pieza fue de exquisita belleza poética.

PARODISMO

A tercera hora actuó Nazarenos, con las parodias “La Bella y La Bestia” y “China Zorrilla”, que combinaron fantasía y realidad, matizando dos relatos construidos en base al humor y la nostalgia, en un marco de impecable realización técnica, que es la marca en el orillo de los espectáculos de la familia Villalba.

“La Bella y La Bestia” es el punto más alto del espectáculo. Tiene un texto muy efectivo en la búsqueda del humor, varios cuadros musicales y coreográficos de impacto visual, así como un estupendo ritmo e interpretaciones de sus figuras, Aldo Martínez y Claudio Melcón, que la protagonizaron.

La segunda representación, en tanto, tuvo con comienzo tibio, que fue encontrando momentos más logrados a medida que avanzó.
Sobresalió la interpretación de Martínez en su composición de China Zorrilla.

Los puntos más elogiables estuvieron en los quiebres serios, sobre el final, que alcanzaron un buen grado de emotividad.En tanto, la presentación y despedida, así como el conjunto de áreas técnicas son de pesados quilates.
Un capitulo aparte fue un sobresaliente homenaje a Miguel Pendota Meneses, retirado del carnaval tras 54 años y múltiples premios en el parodismo.

MURGA PARITARIA
La segunda hora de la noche fue protagonizada por Falta y Resto, que volvió al carnaval con su estilo removedor, cargado ideológicamente, de permanente búsqueda, con mucha sustancia y riqueza en el libreto, así como un elaborado marco visual.

Su principal novedad es la incorporación de seis mujeres y una multiplicidad de reivinidicaciones de género, que no solo estuvieron enunciadas, sino que, de un modo muy coherente, las llevaron a la acción teatral, que es el verdadero campo de batalla de sus afirmaciones.

El mayor mérito del espectáculo es estar en sintonía con la sensibilidad que viene ganando terreno en este país, cuyos pilares son la igualdad y los derechos.

Allí las mujeres son protagonistas y toman las riendas, a través de la música y la actuación. La propuesta se denomina “Misa Murguera” y sus cuplés se presentan a modo de invocación de una divinidad que llegue para devolver al carnaval su carácter festivo, participativo y dionisíaco, dejando de lado las posturas rígidas, propias de una cultura basada en las lógicas del mercado.

Aunque puedan encontrarse en el show algnos breves pasajes de menor elaboración, el conjunto de reivindicaciones de Raúl Castro siempre tienen un carácter contracultural, que detectan lo esencial y ponen su mejor grado de belleza poética en el tiempo histórico justo, abriendo caminos.
Sobresalieron cuatro momentos: su presentación, su despedida a Daniel Viglietti, el cuplé sobre la historia del machista y la feminista y otro denominado “Juana, la murga”.

REVISTA
La apertura de la noche correspondió a la revista House, con un show entretenido y jugado al humor, con estilo revisteril tradicional, basado en la alternancia de cuadros actuados y bailados.

Su trabajo habla sobre los múltiples modos de hacerse cargo de los acontecimientos y situaciones que surgen en el día a día, sin abondar en profundidades conceptuales, ya que su norte es la risa, que discurre de principio a fin.

Hubo un adecuado trabajo musical y coral, el cuerpo de baile tuvo ductilidad en los distintos ritmos y la escena estuvo cuidada.
Es un espectáculo de buen nivel, muy carnavalero, especialmente recomendable para quienes busquen un show de humor, con notables actuaciones de Lucía Rodríguez, Germán Medina y Pablo Ohyenart.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)