Minaj y Swift intercambiaron tweets belicosos por el rol de la mujer en el pop

Las chicas solo quieren pelearse

Nicki Minaj contra MTV. Taylor Swift contra Nicki Minaj. Katy Perry contra Taylor Swift, utilizando a Rihanna como argumento.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Nicki MInaj, Taylor Swift, Katy Perry y Rihanna metidas en un lío mediático.

Los responsables de los MTV Video Music Awards pensaban que contratando como presentadora a Miley Cyrus perfeccionaban la estrategia del control de daños, pero en el universo actual de las divas del pop toda precaución es poca. Este año, las polémicas asociadas a los MTV VMA empezaron con las nominaciones.

"Cuando otras chicas lanzan un video que rompe récords y tienen un impacto cultural son nominadas". Y tras la frase, 40 emojis de carita sonriente y sonrojada. Este es uno de los tuits que publicó el pasado 21 de julio la rapera y cantante estadounidense Nicki Minaj. Ella estaba profundamente contrariada ante el hecho de que el jurado de la cadena musical no hubiese nominado el videoclip de su tema "Anconda" en las categorías de mejor video del año y mejor coreografía. Toda una afrenta, si tenemos en cuenta que, según recordaba la propia Minaj, el baile había sido celebrado y promocionado por la misma cadena que otorga los galardones, y la ropa y los movimientos habían sido un éxito durante el último Halloween. El video sí fue nominado como Mejor video de hip hop y como Mejor video de artista femenina. Pero para Nicki eso no fue suficiente.

Dos horas más tarde de su mensaje, la rapera pareció haber llegado a entender los motivos por los que su grabación no aspiraba a los galardones que merecía: "Si tu video es una celebración de las mujeres con cuerpos esbeltos, te nominarán al video del año". Y tras la frase, 15 emojis de carita sonriente, y artículos en medios de comunicación de todo el mundo compartiendo la ira de Minaj, seguros de que "Anaconda" no tenía más nominaciones por exceso de volumen de sus nalgas y por la tonalidad de su piel.

Este último mensaje fue el que desencadenó una batalla de divas. Taylor Swift, esbelta y la artista con más número de nominaciones en los citados premios, le respondió en Twitter a Minaj, recordándole que no había hecho nada aparte de darle apoyo y que era muy feo enfrentar a una mujer contra otra, pues tal vez su puesto entre los nominados se lo habían dado a un hombre.

Luego, la invitaba a subir al escenario junto a ella en caso de ganar un premio. Ahí Nicki respondió que no entendía por qué la autora de "Bad blood" se había dado por aludida. Ayer, Taylor colgaba un mensaje en el que aparecía sosteniendo un cartelito en el que se leía "sorry" (lo siento).

"Anaconda" ostentó el récord de más visionados en su día de publicación en el portal Vevo con 19,6 millones, hasta que Swift lanzó "Bad blood" y la superó en medio millón.

Este último tema de la responsable del disco 1989 parece estar dedicado a otra diva del firmamento, Katy Perry, otrora gran amiga, hoy silenciosa enemiga. Las rencillas parecen venir de un movimiento ejecutado por Perry por el que se quedó con tres de los miembros del cuerpo de baile de Swift.

Hasta ahora, Perry se había mantenido al margen. Lo único que explicitaba la frialdad entre ambas es que hacía más de un año que no se hablaban por Twitter. Pero la controversia entre la rapera y su examiga fue la excusa ideal para Perry, que se metió en la lona y le recordó al mundo que la verdadera afrenta cometida por el jurado había sido no nominar a Rihanna por su enorme "Bitch better have my money". Luego respondió a Taylor Swift y su mensaje de hermandad femenina. "Me parece irónico que alguien hable de lo malo de enfrentar a mujeres cuando se ha capitalizado de forma inconmensurable la destrucción de otra mujer", tuiteó Perry. Mientras, Rihanna, mantuvo silencio porque sabe que no hay nada más vulgar en el mundo del espectáculo que explicitar que te importa que te den o no un premio.

Más allá de las disputas entre Minaj, Swift, Perry o Rihanna, lo llamativo es que el pop global se ha convertido en un asunto casi exclusivamente femenino. Es difícil encontrar artistas masculinos que lleguen a semejante grado de popularidad y reconocimiento como este grupo de chicas, al que se agregan Beyoncé, Carly Rae Jepsen y Miley Cyrus.

Como ilustración de esta exclusión de los hombres de la arena del pop globalizado está la derivación de la discusión entre Minaj y Swift.

Ed Sheeran y Bruno Mars se empezaron a mandar tuits entre ellos, parodiando la discusión entre las chicas, revelando que hoy los artistas hombres son casi espectadores. Sheeran y Mars, además, son los únicos nombres que se acercan en algo al predicamento de las canciones de las estrellas femeninas. Justin Bieber sigue en el limbo luego de todos los escándalos que protagonizó el año pasado, Justin Timberlake es más estrella de cine que musical y One Direction ya comenzó su proceso de desintegración como todas las "boys bands" que la precedieron, fenómenos de consumo que vienen con la obsolescencia programada (hasta que la nostalgia se encarga de reactualizarlos, como hoy a Backstreet Boys y NSync, que harán una película juntos).

El pop vive del cambio, pero es difícil vislumbrar un futuro en el cual los hombres recuperen algo del terreno perdido.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados