MÚSICA

Chicas con gracia y objetivos claros

La orquestina Las Taradas, mañana en La Trastienda.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Seis mujeres integran Las Taradas. Foto: Difusión.

Son seis mujeres en escena, cada una con un alter ego y recreando un sonido y una atmósfera que ya sólo parece encontrarse en ficciones de época. Lo suyo podría ser un arte performático, que además está cargado de humor e ironía, pero Las Taradas es una banda de música, y una buena: la mayoría son salidas de conservatorios.

Pero el concepto principal es el de "orquesta de señoritas", que en 2010 decidieron sacar del olvido y al que hoy transformaron en un éxito en Argentina. En enero, La Nación se refirió a este grupo como "la última sensación de la escena indie".

Esta sensación toca mañana a las 21:00 en La Trastienda (en formato big band, pues serán ocho). Quedan entradas en Red UTS desde 460 pesos. Será la segunda vez de la orquestina en Montevideo: la primera fue hace un año aproximadamente.

"Fue un éxito, quedó gente afuera", recuerda Paula Maffía (cantante, instrumentista y fundadora de Las Taradas) en charla con El País. "La gente se paró y bailó, cosa que sé que no es regular en el público montevideano. Fue increíble", dice.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

Proyecto.

Las Taradas nació con la inquietud de sacar del baúl canciones de las décadas de 1940 y 1950 (cualquier cosa previa a 1958), y de recuperar una sonoridad perdida. "Es un proyecto que fue ideado como recopilatorio, no sólo por el repertorio sino por lo de la orquesta de señoritas. Empezar a incluir cosas nuevas y nuestras, pero que se mantuvieran dentro de la estética, fue un desafío bastante grande", dice Maffía.

Es que la banda acaba de editar su segundo disco, Sirenas en la jungla, en el que por primera vez aparecen composiciones propias. Mucho de lo nuevo se escuchará mañana.

"Estamos tratando de revalorizar la historia de la mujer en la música, porque todavía parece insólito para mucha gente que seamos todas mujeres", admite la artista, que espera que un día se terminen los prejuicios y deje de llamar la atención que las chicas quieran hacer música. Ellas quieren hacerlo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados