Show

Chamarrita que pasa por una sala montevideana

El grupo Maciegas toca mañana a las 21.00 en la Zitarrosa

Maciegas
 Maciegas nació en Rivera, cumple 38 años y tiene varias generaciones nuevas en su equipo. Foto: difusión

Una vez al año, Maciegas, la banda que hace más de 25 años lidera Roberto Valdivieso, pasa por alguna sala montevideana. Este no será la excepción y en el medio de una gira que los tiene por teatros del interior, la banda hará una Zitarrosa. Será mañana a las 21.00 con entradas disponibles a 300 pesos, por Tickantel.

Su habitat natural, como lo es el de todos los folcloristas uruguayos, es el interior, el campo, los festivales, pero esa fecha montevideana no la pueden dejar, hay gente que les pide que pasen por acá, dice Valdivieso a El País.

El músico riverense cree que en la capital faltan más espacios para el folklore, que “la gran carencia de Montevideo es no tener un festival de canto folklórico”. Dice que hay que recordar que la ciudad se ha “nutrido de gente del interior y a veces esa gente no tiene la posibilidad de ir a su pago natal” y sabe, porque hace 30 años está en el medio, que a muchos montevideanos natos también le gusta una chamarrita. “Acá, el folklore la sigue peleando”, afirma.

Anita Valiente, montevideana y última Charrúa de Oro del Festival de Durazno, Pablo Estramín e incluso el mismísimo Alfredo Zitarrosa son ejemplos claros de que la música de raíz, la de la guitarra criolla, también nace por la capital. A la inversa, Mario Carrero y Eduardo Larbanois o Los Olimareños son cantores que han sabido llegar a la ciudad. Ese vínculo recíproco, piensa Valdivieso, debería ser suficiente para creer que en Montevideo, donde vive desde hace años, podría haber lugar para un festival del género.

En el interior es todo lo contrario el alcance que tiene: “Si vas al Festival del Olimar, vas a ver a 30 mil personas, gente joven, cantando canciones de folklore como si fueran de rocanrol. El sostén del canto uruguayo ha sido la gente.” De ahí vienen, después de pasar por Cerro Largo, Maldonado, Rocha y Florida. Y para ahí van después de la Zitarrosa, porque la gira todavía tiene que pasar por el Teatro Bastión de Colonia, el Macció de San José y terminar en el Parque Dionisio Díaz de Treinta y Tres, el 22 de diciembre.

La gira se llama Viajantes, y Maciegas la hace junto al grupo Viajeros del tiempo. Surgió a través de los Fondos de Incentivo Cultural y tiene dos consignas como base: que a cada lugar que vayan, toque un músico de esa localidad y que el dinero que se recaude con las entradas vaya a beneficio de diferentes instituciones.

A las canciones ya clásicas en su repertorio, como “Juan Pueblo” o “Santa Bárbara”, Maciegas sumará el año que viene dos discos nuevos, que está grabando con Sondor. Uno con temas propios, otro con artistas invitados, entre los que están Valiente, Pepe Guerra y Carlos Alberto Rodríguez. Ahí también harán una versión sinfónica de “Caminitos de tierras coloradas”.

Ese poema de Agustín Bisio que musicalizó Alan Gómez se convirtió en un símbolo de Rivera y ha tenido unas cuantas versiones en su historia: la de Los Olimareños, por ejemplo, e incluso una montevideana de Fernando Cabrera. Valdivieso dice que como todo aquel que es del interior, le gusta ponerse la camiseta de su ciudad natal; cantar y difundir esta canción es una forma. Para esta canción, que Maciegas ya ha interpretado en varias ocasiones, ahora se suman Víctor y Daniel, Carmen Leticia (“La Chita”) y Luis Alberto Fontes, otros fronterizos. “Estamos felices de la vida”, confiesa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)