MÚSICA

Del Cerro a las ligas mayores por causa del destino

El bajista Daniel Maza toca mañana en Sala Zitarrosa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Personal: el uruguayo viene a presentar el útlimo trabajo de su proyecto. Foto: Difusión

Daniel Maza quiso tener una banda de candombe beat con sus primos, los tres del Cerro, pero enseguida hubo problemas: los tres tenían guitarras eléctricas, ninguno quería abandonarla y la idea de agregar un bajista tampoco tenía mucho sentido. La historia se resolvió por sorteo: el que sacara el palito más corto, o sea el que perdía, dejaba las seis cuerdas para pasarse a las cuatro, un sacrificio por la causa. Y el destino quiso que el que perdiera fuera Daniel Maza, hoy uno de los bajistas uruguayos con más reconocimiento internacional.

Entonces tocó sobre cuatro cuerdas de esa guitarra que tenía que abandonar, hasta que su madre le compró en 36 cuotas su primer bajo: de industria uruguaya, malo, pero todavía guardado entre las pertenencias de este instrumentista que, antes de que su nombre se hiciera conocido, estuvo en una orquesta tropical y salió en varias agrupaciones de Carnaval.

Hoy, el currículum de Maza es de esos que impresionan: grabó en cientos de discos, ha tocado con figuras como Larry Carlton, Djavan o Celia Cruz; está en los dos últimos álbumes de Mercedes Sosa, y es parte del Cuarteto Oriental que tras la muerte de Osvaldo Fattoruso completan su hermano Hugo, Fabián Miodownik y Leonardo Amuedo. El año que viene lanzarán "un discazo", adelanta el bajista con entusiasmo.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

Y todo eso lo forjó desde Buenos Aires, donde vive hace 35 años tocando mucho, dando clases particulares y siendo parte de un proyecto educativo para chicos que viven en la calle. "Vengo poco, pero a veces me entra la saudade, mi mujer arma unos sándwiches de milanesa y nos venimos manejando de noche", cuenta a El País.

Ahora, la música lo trae de vuelta a su tierra natal: mañana a las 21:00 presentará en la Zitarrosa el último disco de su proyecto personal; las entradas están en venta en Tickantel y boleterías desde 400 pesos. El disco en cuestión se llama Vo!!. Argentina le dio mucho, pero no le sacó ese hablar, que más uruguayo no puede ser.

"Yo soy del Cerro y allá no existe eso del estrellato; yo del barrio conservo todo", dice Maza, que recién hace dos años tomó sus primeras clases de música porque sintió la "necesidad" de mejorar su improvisación. Fue a buscar a otro músico prestigioso, Ricardo Lew, quien en cinco encuentros le pasó todo el conocimiento que pudo, pero al final el uruguayo se dio cuenta que ya tenía demasiado incorporado su propio sistema, su propia manera de tocar, la que le sale. Dice, igual, que todas las mañanas estudia en su casa, "porque ahora los gurises se tocan todo y si no estudiás, te quedás atrás".

Camino propio.

"Yo consideré que estaba en un camino medio correcto cuando Osvaldo Fattoruso me llamó para tocar con él y con Hugo. Me temblaban las piernas, y eso fueron las ligas mayores para mí", dice Maza, que ahora se pone al frente para mostrar su propia música, versiones y composiciones propias que plasmó en este Vo!!, que estuvo nominado a los Gardel de este año por Mejor álbum de jazz.

"Todos mis discos son más de canciones, nunca hice discos demasiado fusioneros. Pero este quería que fuera más fusionero, es más tocado, hay más solos, y eso es lo que me gusta: que realmente a la gente le gustó mucho, porque yo no hago música para músicos", aclara. "Cuando yo tengo que salir a tocar lo mío, por ahí me pongo más nervioso, hasta que escucho los tres primeros compases: ahí te das cuenta de todo".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados