Un disco póstumo, un multitudinario recital y un proyecto circense

Cerati: un legado que permanece vivo

Un artista, en cualquier disciplina, alcanza la inmortalidad a través de su obra. Con una vida finita, dejar registro de textos, pinturas o músicas augura un futuro eterno.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Mamá sabe bien, perdí una batalla".

Eso no hace que el dolor o el impacto ante una muerte sea menor, pero sí lo amortigua, en la mayoría de los casos. Con Gustavo Cerati no parece haber pasado eso, y sorprende más de la cuenta considerando que antes de fallecer, en setiembre de 2014, estuvo internado inconsciente por cuatro años.

Desde su muerte, las maneras artísticas de recordarlo han sido varias y constantes, lo que se explica en una necesidad urgente de mantenerlo con vida; una necesidad que no solo involucra a sus admiradores sino a sus colegas, que este último fin de semana se reunieron para celebrarlo.

El guitarrista Richard Coleman —su amigo y compañero en Ahí vamos (Sony, 2006) y Fuerza natural (2009)—, en colaboración con el gobierno de Ciudad de Buenos Aires fue el hacedor de "Gracias Gustavo", un espectáculo gratuito y multitudinario que el domingo convocó a decenas de miles de personas en el Planetario. Miranda!, Leo García, David Lebón, Pedro Aznar y Fernando Ruiz Díaz de Catupecu Machu, entre otros, le pusieron voz a las canciones de Cerati, igual que su hijo Benito.

El concepto que hiló el show, según confesó Coleman en su Facebook, fue "rendir tributo a la música de Gus como él pensó que era la mejor forma de presentarla en vivo", con los arreglos realizados para las últimas dos giras. Así, las canciones que conformaron este espectáculo emotivo —que tuvo algunos fallas, como una arenga ilógica de Alejandro Lerner rompiendo con el clima, o un micrófono abierto de Bebe Contemponi que ensució la transmisión— sonaron fieles a Cerati, interpretadas por la banda que lo acompañó en los últimos años. Coleman, Gonzalo Córdoba, Fernando Nalé, Leandro Fresco y Martín Carrizo por Fernando Salamea hicieron la música, y los invitados sólo ocuparon el hueco del centro del escenario.

"Gracias Gustavo" tuvo lugar días después de que el Cirque du Soleil anunciara la realización de un espectáculo en base a la música de Soda Stereo, la banda que catapultó la fama de Cerati. Este montaje, que será estrenado en 2017, comenzó a gestarse en silencio en 2013, con la complicidad de la hermana del cantante, Laura, y los exmiembros de la banda, Charly Alberti y Zeta Bosio.

Será la primera vez que el circo más famoso del mundo homenajeará a una banda latinoamericana (ya hizo shows referidos a The Beatles, Michael Jackson y Elvis Presley), lo que no sólo marca la trascendencia de Soda Stereo sino la dimensión que ha cobrado desde 2010, cuando sufrió el accidente cerebrovascular en Caracas.

El show "Gracias Gustavo" y este anuncio coincidieron en junio, sin excusas de ningún aniversario, con el lanzamiento de Cerati Infinito (Sony, 2015), un disco que recoge en 19 canciones lo mejor de la obra solista del cantante y compositor. "Fuerza natural" es la primera canción y "Puente" la última, y en el medio aparecen algunas como "Dèjá vu", "Lago en el cielo" o "La excepción", simbólicas de distintos momentos de la carrera que construyó.

Con Cerati infinito sus cinco discos post Soda Stereo se encuentran y se fusionan, como muestra definitiva del talento que el músico y compositor supo demostrar. Cerati es un artista que tanto puede hacer bailar con letras banales como emocionar y calar hondo con reflexiones muy sentidas. Es necesario mantener viva esa virtud.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados