AGENDA

Catherine Vergnes, la joven que lleva el folclore a cada rincón de Uruguay

La cantante sanducera se presenta este jueves en Montevideo Music Box, y en paralelo desarrolla el proyecto "Guitarreando" a nivel nacional

Catherine Vergnes. Foto: Difusión
Catherine Vergnes. Foto: Difusión

Los presentadores de los festivales la bautizaron como “la sonrisa del folclore” y ella lo agradece porque está convencida de que “cuando uno lleva algo con alegría, mucho amor y trabajo, se contagia y la gente lo entiende”. Esa es Catherine Vergnes, la sanducera de 24 años que mañana jueves a las 21.00 llega a Montevideo Music Box (Larrañaga y Joanicó) con banda completa y un repertorio criollo, de canciones populares y temas de su disco Soy campera, a lanzar pronto. Las entradas están en Abitab.

Este show es, para Vergnes, la forma de retomar “la rosca que teníamos encima de hace dos años, que veníamos presentándonos todos los fines de semana en distintos escenarios de acá, de Argentina y Rio Grande do Sul”. El suyo es un fenómeno nacional al que la capital le ha sido ajena y que ahora resignificó en una actividad llamada “Guitarreando”, que le permite llegar a instituciones educativas del país con la identidad como bandera.

“Siempre sentí que podía llegarle a la gente con el folclore y desde muy chica intenté llegarle a todo el mundo desde la identificación y no desde la imposición”, dice en charla telefónica con El País.

Su estilo, en la línea del folclore moderno, dialoga entre las milongas, las polkas, la chamarrita y la canción litoraleña y la fusión de ritmos, y además toma algunas formas propias de la música gaúcha, sobre todo en las letras. “Atino a cantarle a lo positivo, al amor, a paisajes, a muchas cosas cotidianas que cualquiera puede vivir, pero traducidas en letras gauchescas y ritmo folclórico.”, explica quien tiene como misión el poder “poder llegarle a todo público, porque el folclore no es solo para la gente que vive en el campo o se viste de gaucho”.

Si bien es consciente de un purismo que prefiere al folclore encorsetado en la tradición, Vergnes entiende que hay que adaptarse a la realidad —en su caso, eso también se ve en sus 75 mil seguidores en Instagram o la admiración por Lucas Sugo—, y apunta a un encare de la música que pasa por transmitir lo que ella entiende de nuestras raíces. “Porque como cantautores somos los difusores de nuestra tradición”, dice y afirma que “que el género se expanda es superlindo y me da felicidad y además un futuro constante en la música”.

Ese foco, esa forma de trabajar, la llevó a gestar en cuarentena el proyecto “Guitarreando”, con el que visita escuelas y liceos de los 19 departamentos con su guitarra y conocimientos y “con la intención de incentivar la identidad y pertenencia de nuestra patria a través de la música”. Es, dice, “un proyecto personal ejecutado a partir de un sueño”, que es posible gracias al apoyo de empresas.

“Guitarreando” no cuenta con ningún fondo público.

Allí plantea una dinámica que implica intercambio, preguntas y música, y que ya pasó por localidades de Artigas, Salto, Cerro Largo, Tacuarembó, Treinta y Tres y claro, Paysandú, donde Vergnes vive. “He ido a pueblos que no tenía idea que existían”, cuenta la cantante, “porque quisimos descentralizar las capitales. Vamos a escuelas que tienen seis niños y es la idea, darles oportunidad”.

“Es muy difícil estar siempre presente en el escenario, generando proyectos; que hay muros y hay obstáculos es una realidad”, dice Vergnes. “Nuestro secreto es ser perseverante, y si no podemos de una manera, probamos alternativas. Todos los días yo hago algo por mi música”, asegura. “Todos los días hay que dar un paso”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error