Fiesta

Carnaval 2018: lo que tiene para mostrar y para decir la fiesta popular

El concurso arranca mañana en el Teatro de Verano, y las murgas prometen revitalizar la competencia con perfiles bien definidos

Carnaval 2018
Postal del Desfile de carnaval. Foto: Marcelo Bonjour

El foco de atención carnavalera se correrá mañana hacia el Teatro de Verano, cuando desde las 20.30 y con entradas a $ 330 y $ 240, la comparsa Integración dé inicio a un nuevo certamen, cuya extensión se prevé hasta principios de marzo.

Con el puntapié inicial, la nutrida agenda de polémicas entre los organizadores quedará a un lado y el eje estará en las propuestas artísticas que, según parece, prometen revitalizar un carnaval de nivel oscilante entre luces y sombras.

Y es unánime: en murgas y parodistas estará todo el condimento de las tres ruedas de un certamen donde nadie se atreve a vender la piel del oso antes de cazarlo.

Saltimbanquis —con un plantel de lujo—, las renovadísimas Momolandia y Curtidores de Hongos, la casi segura revelación del año Doña Bastarda, y la histórica y tradicional Línea Maginot se batirán en los cuatro primeros días, en un cóctel murguero delicioso.

Saltimbanquis regresa el martes 30 al Collazo después de dos décadas, enarbolando las banderas de La Unión con ritmo, humor y canto fuerte.

Pese a reivindicar su pasado casi centenario, la murga echó mano a figuras jóvenes afines a las nuevas corrientes, como Diego Berardi, Agustín Pittaluga o Martín Melgarejo o Diego Bello.

Su propuesta tendrá mucha autorreferencialidad y será jugada al humor: satirizarán a sus antiguos personajes pintorescos de camisas floreadas, se burlarán de los viejos líos y revuelos con la prensa y los jurados, y propondrán el clásico humor picaresco a través de un personaje que busca revivir aquella mística, pero traída jocosamente a este tiempo. Vienen de ganar la prueba de admisión, y una actuación contundente la hará marcar el pulso de la primera rueda.

Pero pese al ruido y las expectativas generadas por la murga del Loco Pamento, por los pasillos ya se conversa abiertamente sobre Doña Bastarda, una murga juvenil que promete ser la revelación.

Obtuvo el tercer premio en la prueba de admisión con un libreto solvente de Camilo Abellá y Emiliano Tuala, una dupla que ya mostró la hilacha el pasado año con La Lunática. Tienen en contra la difícil tarea de abrir la categoría, mañana; y a favor, la mano creativa y siempre sapiente de Pinocho Routin, que ordenó los tantos del espectáculo Un cuento de terror, donde habrá crítica, humor y una afinada mirada sobre la niñez.

La etapa de mañana será cerrada por La Línea Maginot, que presentará Máster Murga, con textos de César Núñez y Favio Trinidad, cuyo eje temático serán los concursos televisivos.

Su mejor antecedente es el segundo lugar en la prueba, y una dupla actoral integrada por Ricardo Aulet y Pablo García, dos viejos zorros del humor.

Renovación

Pero no sólo de tradición y posibles sorpresas se nutren las expectativas de los primeros cuatro días. Es que entre miércoles y jueves será el turno de Curtidores de Hongos y Momolandia, dos murgas que supieron ser animadoras de fuste y que ahora hicieron borrón y cuenta nueva.

Curtidores otorgó la dirección artística a los jóvenes Gonzalo Palau y Rodrigo Guillenea, que crearon el espectáculo Miserias, de corte humanista y con mucha crítica de actualidad. Anuncian como punto fuerte los cuplés sobre una terapia (humorístico) y otro sobre los abusos (serio).

Momolandia, en tanto, sumó a Jimena Márquez en los textos y a Coco Rivero en la dirección general de La propia historia, al tiempo que reeditó la exitosa dupla de cupleteros conformada por Albino Almirón y Charly Álvarez, que tanto dio que hablar en Los Diablos Verdes. Las relaciones humanas, los relatos y las típicas anécdotas de amigos serán el disparador de un espectáculo muy jugado a lo poético.

En tanto, La Venganza de los Utileros completa la primera serie de murgas antes de la pausa del 2 de febrero, en la que no habrá etapa por la festividad de Iemanjá. El espectáculo se denomina Si es carnaval que se note, viene con los libretos de Rodrigo Franco y aunque no tuvo una gran prueba, suele ser de las más contundentes en el humor.

Paridad

El plato caliente de la principal categoría del carnaval se servirá en la primera semana de febrero, pues La Gran Muñeca anunció que viene con la pluma y cuchillo afilados. Habrá muchas cuartetas venenosas para el Frente Amplio y el oficialismo, a cuyos políticos satirizarán y pedirán una Rendición de cuentas. En la misma línea, Araca la Cana, siempre punzante, propondrá La Vereda de en Frente, que también aludirá al gobierno y sus militantes.

Más poética será la propuesta de La Trasnochada, que celebra sus 10 años con El cuadro de barrio. En sintonía se presentarán Los Patos Cabreros, que harán Todo me pasa a mi; y La Clave, en tanto, realizará Brutal, con una corrosiva mirada de actualidad. Su punto fuerte será la crítica política y un cuplé sobre los cuadros de fútbol.

Las murgas jóvenes también salen a la cancha con fuerza. Cayó la Cabra presentará Las Aventuras del Escuadrón Rebelde, con libretos de Martín Mazella y del actual director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Álvaro García.

Por su parte, Metele que son Pasteles realizará el espectáculo Sentido común, que brilló en la prueba de admisión pese al quinto puesto, mientras que La Mojigata hablará sobre la niñez y el mañana. Falta y Resto realizará una Misa Murguera, con seis mujeres en escena; La Bohemia tendrá un consejo de ministros ficticio en sus cuplés, y La Margarita propondrá En observación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)