CRÍTICA

"Carmina Burana": un coro y una orquesta a la altura del ballet

Más allá de los aspectos coreográficos, una mirada a la música del espectáculo que está realizando el BNS

Carmina Burana
Carmina Burana, un estreno todo por lo alto. Foto: Difusión

Carl Orff calificó a su obra Carmina Burana de cantata dramática. Su estreno tuvo lugar en 1937 en la Ópera de Frankfurt, dirigida por Oskar Waeterlin. Diecinueve años después se estrenó en Montevideo, y desde entonces ha sido una de las obras más representadas por el Ballet, Coro y Orquesta del Sodre, desde los sesenta.

La coreografía y la puesta en escena que presentó el coreógrafo argentino Mauricio Wainrot fue muy original y se caracterizó, a diferencia de coreografías anteriores, por no tomar en cuenta los textos, dejando que la música diera rienda suelta a su imaginación. Así creó movimientos corporales perfectamente coordinados con la música, que de no haber sido con músicos en vivo, hubiera perdido su encanto.

La labor de Diego Naser fue excepcional. Dirigió a la orquesta en el foso, a los solistas en los extremos de los palcos bajos y a la masa coral en dos palcos de cada lado. La Ossodre mostró solvencia, calidad en los matices, precisión rítmica y sensibilidad. Si bien gracias a la acústica del Auditorio las voces de solistas y coreutas se proyectaban dando una extraordinaria sensación estereofónica, no era el lugar adecuado para el papel importantísimo que tienen en la obra.

Carmina Burana
Carmina Burana, una noche inolvidable. Foto: Santiago Barreiro

Los solistas tuvieron un desempeño muy satisfactorio. El tenor Fabián Villalba rindió en muy buena forma, logrando superar su actuación del año pasado en la misma obra. La soprano Natalia Vega comenzó con cierta timidez al inicio, pero se fue afianzando, y el momento más sublime fue cuando cantó “Amor volat undique”, en el comienzo del “Cour d’amours”. La gran revelación fue el barítono Rodrigo Cabeda, que mostró un excelente dominio de los graves y los tiranos agudos y falsetes que exige la obra. Si se agrega su excelente dicción, que dio gran transparencia a su fraseo, y la desbordante carga emotiva que brindó, Carmina Burana parece hecha a su medida.

Es un gran espectáculo del BNS, que alcanza la cúspide gracias a la participación de la Orquesta, Coro y Solistas del Sodre.

ficha

Carmina Burana

Música de Carl Orff; espectáculo del Ballet Nacional del Sodre. Orquesta Sinfónica del Sodre; director: Diego Naser. Coro Nacional del Sodre; director: Esteban Louise. Coreografía: Mauricio Wainrot. Solistas: Natalia Vega (soprano), Fabián Villalba (tenor) y Rodrigo Cabeda (barítono). Diseño de escenografía y vestuario: Carlos Gallardo. Diseño de iluminación: Eli Sirlin. Dónde: Auditorio Nacional del Sodre. Cuándo: hay funciones hasta el 5 de abril (esta reseña es sobre el 21 de marzo); entradas en Tickantel.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)