MÚSICA

Carlos Saura entre zambas y chamamé

Hoy se estrena el musical Zonda, folclore argentino.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Hoy se estrena el musical de folclore argentino Zonda. Foto: Difusión

El director Carlos Saura ha llevado al cine distintas disciplinas de la danza. Primero fue Sevillanas (1991) y luego, Flamenco (1995). En 1998, el cineasta español se adentró en la música rioplatense con Tango, aunque volvió a los ritmos musicales de Europa, con Fados (2007) y Flamenco, flamenco (2010). Para este año anuncia La jota.

Ahora, a sus 83 años, presenta una película sobre otros ritmos típicos de Argentina. La película se llama Zonda, folclore argentino y se estrena hoy a las 19:30 en Cinemateca Pocitos.

Con la intención de hacer un musical sobre la música y el baile del noroeste argentino, aquellos ritmos inmortalizados por Atahualpa Yupanqui o Mercedes Sosa (ambos homenajeados en esta película), "me pareció un proyecto tentador, porque desde joven me habían impresionado los ritmos musicales argentinos, como la zambas, las chacareras, el malambo y el chamamé", comentó Saura a El País de España. Es que "son ritmos que tuvieron vigencia en Europa, y sobre todo en España, tiempo atrás y algo olvidados en la actualidad. Hicimos un viaje de prospección por aquella zona de Argentina —el noroeste—, con parajes inolvidables y tuve la fortuna de escuchar sus cantes y sus bailes. En resumidas cuentas, dije que sí a un proyecto que me pareció apasionante y que además completaba un ciclo de música y danza en Argentina. Con un retraso de dos años por mi culpa, porque estaba metido en otros trabajos, hicimos Zonda, nombre de un viento cálido que azota aquellas regiones", explica el tres veces nominado al Oscar.

Zonda, una seguidilla de canciones del folclore argentino, reune a los más destacados cantantes: Soledad Pastorutti, El Chaqueño Palavecino, Tomás Lipán o Peteco Carabajal, entre muchos más.

"Siempre he considerado el cine como una aventura y un riesgo personal que hay que correr", comentó Saura sobre su Zonda. "Lo más complicado en este tipo de cine musical es organizar las diferentes actuaciones jugando con los ritmos, con la escenografía, con la luz y con los movimientos de la cámara. En este caso decidí, en vez de innovar, aprovechar anteriores experiencias aunque de otra manera, sobre todo contando con la colaboración de Chango Monti como director de la fotografía. Se trata siempre de respetar al máximo, e incluso potenciar, cuando es posible, el trabajo de los artistas, algo que me propuse desde que hice Sevillanas", reflexiona. Como en ocasiones anteriores, las escenografías son simples, "bastidores plastificados que pueden iluminarse por delante y por detrás, algo que vengo haciendo desde Sevillanas, cuando decidí prescindir de los decorados", cuenta el autor de clásicos del cine español como Cría Cuervos o Deprisa deprisa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)